¿Se fueron "los malos" y llegaron los "buenos" servidores públicos?

La crítica y la ingratitud son casi inseparables a la función pública: la primera es necesaria, pero sería mucho mejor si tiene una orientación constructiva

Por: Mario Arturo
agosto 08, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
¿Se fueron

A los funcionarios, servidores públicos y en general a todos los ciudadanos no nos vendría mal seguir las enseñanzas que hace 2.000 años el emperador Romano Marco Aurelio plasmaba en su diario íntimo cuando escribía: “al amanecer, cuando te levantes dite a ti mismo: hoy te vas a encontrar con un indiscreto, un desagradecido, un insolente, un envidioso, un insociable; pero no puedo enfadarme ni odiarlo, pues hemos nacido para una tarea común”.

|Le puede interesar: Primera cuota de Francia Márquez en el alto gobierno: el viceministerio de educación

La crítica y la ingratitud son casi consustanciales a la función pública, y de hecho la primera es necesaria, pero sería mucho mejor si tiene una orientación constructiva. Es cierto que por culpa de algunos que consideran a la administración como un botín, la ciudadanía se ha acostumbrado estigmatizar a todo aquel que tenga relación con lo público, sin detenerse a considerar que también en la universalidad que es el Estado existen funcionarios, directivos, jueces, médicos, docentes, alcaldes, congresistas, policías y soldados, personal de servicios generales, etc., que ejercen con vocación y entrega sus tareas.

Muchos sacrifican lo más valioso de la vida que es el irrecuperable tiempo y la familia, en pro de servir con abnegación y decoro a la sociedad. Se debe exigir severidad en el castigo para aquellos proclives a adueñarse de lo público, pero a la vez sensatez y humildad para reconocer a quienes sirven con denuedo.

Hoy cuando las redes sociales se han convertido en el púlpito desde donde todo se juzga de manera incompasiva, no estaría mal acompañar y revestir a la crítica mordaz con algo de formación y conocimiento sobre las lides de la política, del diseño institucional del estado y la administración pública; pues hay juicios y opiniones que si bien son respetables en el marco del derecho a la libre expresión, no hacen otra cosa que ridiculizar a quien de manera desprevenida las emite. Sin duda la ciudadanía siempre deberá descalificar al funcionario incompetente y sobre todo al corrupto, es su derecho e inclusive su obligación.

Tal vez todos los servidores públicos han hecho algún esfuerzo por servir a la sociedad y los que inician mañana en el ejecutivo harán lo propio; ojalá la crítica y la alabanza para los que llegan y los que se van, tengan su asidero en el cada vez más árido campo de la objetividad. Procuremos que la objeción sea un presupuesto edificante para lo que pueda venir y no la pólvora de la radical diferencia con la que se ha hecho detonar históricamente el conflicto en Colombia.

Mario Andrés Arturo G

-.
0
100
La compinchería de Verónica Alcocer con su amiga catalana

La compinchería de Verónica Alcocer con su amiga catalana

Harina Haz de oros, la reina para amasar pan

Harina Haz de oros, la reina para amasar pan

Un carro rojo que cae al vacío: ¿quién iba adentro? El nuevo misterio del Salto del Tequendama

Un carro rojo que cae al vacío: ¿quién iba adentro? El nuevo misterio del Salto del Tequendama

Jennifer López y Ricky Martin, los vecinos de Shakira en el lujoso sector de Miami donde se va a vivir

Jennifer López y Ricky Martin, los vecinos de Shakira en el lujoso sector de Miami donde se va a vivir

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus