Opinión

Se armó la moña en carnaval: el Joe vs. J. Balvin en la campaña de Águila

La desafortunada campaña de Águila murió antes de nacer, pero es el reflejo de un país racista que el Joe denunció con la violencia y la pobreza

Por:
marzo 04, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Se armó la moña en carnaval: el Joe vs. J. Balvin en la campaña de Águila
A Bavaria le tocó retirar la valla de la discordia, ofrecer disculpas y bajarle el volumen a la estrategia publicitaria. Foto: Facebook/Edwin Salcedo Vásquez

“Se armó la moña en carnaval” -como diría el Joe- por cuenta de una campaña racista que lanzó cerveza Águila y que murió antes de nacer, porque la reacción fue tan mala, que a Bavaria le tocó retirar la valla de la discordia, ofrecer disculpas y bajarle el volumen a la estrategia publicitaria antes de que la cosa se complicara todavía más.

Pero lo qué pasó no es solo el reflejo de un trabajo mal desarrollado (¿acaso no la probaron con grupos focales en la costa?), es el reflejo de un país que es racista por costumbre, por definición, y ni siquiera se reconoce como tal.

Es también una muestra del profundo desconocimiento de la historia del carnaval, de la historia musical del caribe y de cómo esa historia está atada a las luchas por la emancipación racial, de la rebelión contra un estado de cosas que se mantuvo después de la independencia y que está en la base de nuestros conflictos sociales. El carnaval, para quien lo ha vivido, es una experiencia que unifica y reúne a todas las clases sociales alrededor de la celebración de la alegría, de la necesidad de encontrarnos todos en lo esencialmente humano.

 

El Joe usó su talento para llevar al debate público temas muy complejos
por la única vía por la que parecía posible hacer denuncias
sin ser tildado de guerrillero: la música

El Joe, que nació en Cartagena pero murió en Barranquilla y cuyo aporte musical estará por siempre atado a los carnavales, usó su talento para llevar al debate público temas supremamente complejos por la única vía por la que parecía posible hacer denuncias sin ser tildado de guerrillero: la música. Una música que nos pone a reflexionar mientras la cantamos. Precisamente por eso, sus contenidos siguen siendo tan relevantes y tan actuales. En No le pegue a la negra, el Joe moviliza nuestra indignación cuando retrata el maltrato del español contra la esclava. El grito, “que aún se escucha en la verja”, es la realidad social de la Cartagena de hoy, de una ciudad de mujeres negras que trabajan en condiciones ilegales, por mucho menos del salario mínimo en las grandes casas de la ciudad. Son la palenquera del retrato típico, la mujer nacida en una ciudad que arrastra cada vez más a los pobres hacia la periferia. En La Guerra de los Callados el Joe habla de la guerra a la que nos sometió el narcotráfico en los 90’, de cómo todos éramos víctimas de la situación y estábamos condenados a callarnos, a agachar la cabeza.

La profundidad del trabajo del Joe, su legado, está asociado a la denuncia del racismo, la violencia y la pobreza en nuestro país, y de la dignidad de quienes lo sufren. Precisamente por eso es tan desafortunada la campaña publicitaria: es un ataque contra ese legado vigente.

J.Balvin es un músico muy talentoso, disciplinado y que se ha ganado su carrera a pulso, pero decir que su música es “la evolución”, comparándola con la de El Joe, es como lanzar una campaña en el Festival Vallenato alegando que la música de Diomedes ya no está de moda. Ni Joe, ni Diomedes hacen parte de una moda y es por eso que son inmortales. Son y serán por siempre queridos, porque su música y su historia son un reflejo del sentir de su pueblo.

-Publicidad-
0
4488
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Petrocracia: el poder según Petro

Petrocracia: el poder según Petro

Ministro Botero, ¡renuncie!

Ministro Botero, ¡renuncie!

(Sub)estimado Gustavo (Petro): ¿por qué es tan popular?

(Sub)estimado Gustavo (Petro): ¿por qué es tan popular?

¿No quieres votar?: léeme primero

¿No quieres votar?: léeme primero

Las traiciones de Santrich

Las traiciones de Santrich

¿Podemos pedirles a las venezolanas que dejen de parir?: respuesta a Claudia Palacios

¿Podemos pedirles a las venezolanas que dejen de parir?: respuesta a Claudia Palacios

¿Que los narcos se tomaron la Corte Constitucional?

¿Que los narcos se tomaron la Corte Constitucional?

El poder de la prensa, a propósito de Semana

El poder de la prensa, a propósito de Semana