Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

¿Por qué Santrich debe volver a la Universidad del Atlántico?

La trascendencia del momento que se vivió esta semana en la universidad se basa en la posibilidad real de que regresen a su seno todos aquellos que jamás debieron partir

Por: William Alexander Aguirre Antolínez
Abril 20, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Por qué Santrich debe volver a la Universidad del Atlántico?
Foto: El Heraldo

El martes pasado la Universidad del Atlántico presenció el lanzamiento del programa institucional: “Uniatlántico y su compromiso con la Paz”. Este tiene por objetivo desarrollar desde la academia toda una serie de iniciativas en pro de la implementación del Acuerdo de Paz. Sin embargo, el escenario no era cualquiera, estábamos frente al histórico reencuentro de Seuxis Hernández con su alma mater.

Quienes hemos vivido la cotidianidad de los pasillos de la Uniatlántico conocemos toda la expectativa que existía desde el inicio mismo de los diálogos de paz y el nombramiento de ‘Jesús Santrich’ como plenipotenciario por parte de las FARC-EP en la mesa. Todos aquellos que compartieron aulas de clase, discusiones y anécdotas con Seuxis, tenían la esperanza de que el ahora comandante guerrillero pudiera regresar a la casa que lo vio crecer. Muchos de quienes fueron sus maestros y compañeros aún recuerdan el espíritu enérgico, la capacidad argumentativa, así como la genialidad académica y política del entonces líder estudiantil, representante ante diferentes instancias de dirección universitaria.

La partida de Seuxis hacia la insurgencia dejó, sin duda, una gran marca en la historia de la universidad. Su ingreso a filas se dio en un contexto trágico de guerra sucia y genocidio. Justamente, el nombre de “Jesús Santrich” fue tomado de uno de los tantos estudiantes uniatlanticenses asesinados a lo largo de este conflicto social y armado. Así pues, las armas fueron para “Santrich” la forma de dar respuesta al horror que vivía el movimiento popular que cada mes, cada semana y cada día, se veía convocado al sepelio de un nuevo compañero asesinado a razón de su filiación política.

Ahora, la trascendencia del momento que vivió esta semana la universidad está basada en la posibilidad real de que regresen nuevamente a su seno todos aquellos que jamás debieron partir. Por ello, las diferentes manifestaciones de afecto, los pendones de bienvenida y las consignas que tocaban las fibras más profundas del corazón de los estudiantes. Ese contexto de reencuentro es justamente lo que irrita a aquellos que hicieron todo lo posible por cercenar de forma violenta las voces críticas. En ese sentido, el pequeño altercado masificado amarillistamente por los medios no es otra cosa más que la contradicción social entre quienes están dispuestos a utilizar todas las formas posibles para evitar la reconciliación y la paz.

Hoy es un joven histérico el que calienta un auditorio con gritos llenos de odio heredado, que quizás ni el mismo comprenda. Ojalá mañana no sean nuevamente las balas apuntadas contra quienes siempre han buscado la forma de alcanzar la paz. Esperamos que vuelva nuevamente “Santrich” y con él los miles de seres humanos que jamás debieron partir a la guerra.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
1825

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
“La guerra de las Farc se acabó en el 2015”: León Valencia

“La guerra de las Farc se acabó en el 2015”: León Valencia

El último semestre del 2015 ha sido el de menos confrontaciones de las Farc en sus 30 años de existencia
Sobre la nominación de Timochenko al premio Nobel de la Paz

Sobre la nominación de Timochenko al premio Nobel de la Paz

¿Qué tan dispuestos estamos a ver a un hombre como Timoleón Jiménez recibir el reconocimiento al aporte a la paz mundial?

Por qué no les creemos a las Farc

Las causas justas en las Farc hace rato agonizaron. Y sin embargo ellos creen que triunfaron, y aspiran a la misma gloria de los poderosos que tanto desprecian

Grandeza y Gratitud

La mayoría de los actores del proceso de paz han hecho un esfuerzo genuino y les cabe el reconocimiento de todos por el camino recorrido, pero hace falta el paso final