“Rock al Parque es patrimonio de toda Colombia”: Gareth Gordon

El gerente del área de Música de Idartes cuenta cómo se desarrollará el evento que cumple un cuarto de siglo y que ha posicionado a la ciudad como referente

Por:
julio 01, 2019
“Rock al Parque es patrimonio de toda Colombia”: Gareth Gordon
Foto: Cortesía / Juan Santacruz - Idartes

Gareth Gordon está a 8.182 kilómetros de su natal Irlanda del Norte, y pese a estar tan distante por más de 15 años de su país, aún conserva la cadencia del inglés que habla y se cuela en el español que pronuncia con cuidado, pero que con ritmo usa. Gordon nos contó algunos de los elementos más sorprendentes de Rock al Parque; uno de los festivales de este tipo de música, gratuitos y al aire libre más concurridos de Latinoamérica y al que llegarán más de 250.000 personas para conmemorar los 25 años de vida.

¿Cómo se genera ese cambio de Irlanda a Colombia?

(Risas) La verdad  llevo muchos años por fuera de mi país, y a Colombia llegué en 1996; porque vine de intercambio a estudiar español a la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia en Duitama, Boyacá. Yo estudiaba Licenciatura en Español e  Inglés, -y por fortuna-, debí hacer un intercambio y lo hice en Colombia.

¿Qué referencias tenía usted de la música de Colombia ya hace 23 años?

No conocía absolutamente nada; pero de hecho estaba un poco más familiarizado con la literatura, que con la música.

¿Cuál es el espíritu de Rock al Parque para esta celebración de los 25 años?

El festival tiene su propio ADN constituido y realmente Rock al Parque es un patrimonio de toda Colombia. En esencia, ha cambiado por la misma evolución de la ciudad. Para estos 25 años la programación responde a otros factores y realidades y este es un momento para que la ciudad se entere de lo majestuoso que es su festival.  En algunos momentos creo que la misma ciudad no se ha dado cuenta, incluso, artistas de Bogotá o del país, no se han dado cuenta de la misma grandeza del festival. Y es que hacer este festival implica que los ojos del mundo Latino y una buena parte, del planeta, estén pendientes de lo que aquí hacemos y sabemos de las ganas de bandas de Colombia, de Latinoamérica y del mundo por estar acá.

Tenemos una responsabilidad muy importante de sacar adelante el festival de rock más grande de Latinoamérica y uno de los del mundo. Esta edición en particular le hará entender a la ciudad lo que se ha logrado desde la cultura y la oportunidad de ciudadanía; porque este evento posibilita que miles de personas vengan de Colombia a Bogotá; así como de diversas partes de Latinoamérica y así dinamizar el deseo de que cientas de bandas quieran estar en el festival.

Foto: Juan Santacruz - Idartes

Foto: Juan Santacruz - Idartes

¿Cómo se genera el proceso de curaduría de Rock al Parque para configurar el cartel de los 25 años?

Realmente la conformación del festival que se realiza cada año, comienza cuando se finaliza el anterior, es decir al día siguiente. Esto es el resultado de un año de gestión. Pero trabajamos muy bien con una línea curatorial que se realiza en esencia bajo la asesoría de Chucky García. Nosotros tenemos una categoría de bandas distritales, y ellos pasan por un proceso de postulación de la propuesta, luego selecciones de un jurado, acto seguido, audiciones con un comité en vivo y así escogemos las 20 bandas que estarán en el festival. También hay grupos nacionales que reciben una invitación de acuerdo con la línea curatorial y el comité del festival, y por su puesto de las bandas internacionales. Así es que armamos el festival.

Este año es un poco distinto, ya que la programación es especial para conmemorar este cuarto de siglo de vida. En este 2019 realizamos una convocatoria para banas de larga trayectoria; porque queremos que la misma ciudad reconozca la grandeza de su festival y es que por eso hemos propuesto algo muy único.

¿Qué tanto aporta Rock al Parque al fortalecimiento de las bandas y que no suceda que sean agrupaciones que se conformen para estar en el festival y ya?

Este festival no se puede entender de manera aislado, en relación a lo que hace el distrito con la Secretaría de Cultura y el Idartes. El festival tiene convocatorias para bandas emergentes, que se van consolidando poco a poco; así como becas de circulación en ciudad, nacional y a nivel internacional. Entonces, los artistas encuentran muchas oportunidades. También diría, que un artista debería tener como meta el llegar a Rock al Parque; ya que esta es una instancia de expansión de su carrera de manera estratégica, porque de esta manera es que crece una propuesta artística. El tema no es crear un grupo y decir que en dos años voy a tocar en Rock al Parque.

A este espacio pueden llegar bandas que quieran tener una oferta para el mundo; teniendo en cuenta que pueden pasar por Rock al Parque, en dos o tres años, y así proyectarse para girar la región y luego por Europa. Todo esto, comprendiendo que primero van a conquistar la localidad, su ciudad y acá se dan a conocer con 30 programadores entre los que están los nacionales e internacionales, y de acá muchos grupos salen para ir a tocar a México, a Chile, a Argentina, a España.

Nosotros contamos con alianzas formales que le permiten a cuatro bandas sí o sí, estar en otras latitudes del planeta. Entonces esos programadores generan diversos tipos de negociaciones para establecer contratos con bandas que van a estar en diversos escenarios. Es que Rock al Parque tiene un sinnúmero de posibilidades de darse a conocer, de grabar, de hacer trabajos musicales, de tener presentaciones en el exterior y de solidificar su carrera.  Este festival no es un momento único; sino que acá suceden muchas cosas para los artistas que lo entienden como parte de un proceso.

Foto: Juan Santacruz - Idartes

Foto: Juan Santacruz - Idartes

¿Qué tantas personas asisten a Rock al Parque?

Sabemos que en las primeras versiones del festival, lograban asistir unas 80 mil personas, que estaban distribuidas en los escenarios como: La Media Torta y El Estadio Olaya Herrera; esperamos para esta edición en el Parque Metropolitano Simón Bolívar unas 250.000 personas; lo que permite convertirnos en unos de los eventos gratuitos y al aire libre más concurridos de Latinoamérica y del mundo. Es muy gratificante que la ciudad se apropie del festival de rock. Sabemos que hay de todo tipo de reacciones, tanto negativas como positivas; pero lo que sabemos es que el festival está en el centro del alma de Colombia y de la escena roquera global y de cómo debe ser la escena rockera del país.

¿Cómo se desarrollará la división de los grupos por géneros y la presentación de los mismos?

La selección de los grupos no responde a cuotas de género como tal; sino más bien a una línea curatorial que intenta satisfacer las ganas de permitirle un acceso a la ciudad de una oferta de la más alta calidad. Sabemos que Rock al Parque nació como un evento puramente metalero y conserva su esencia. El día sábado estará con toda el punk, el metal y  el trash. El día domingo será mucho más mezclado y el día lunes tendrá un enfoque con el rock Latino; porque Rock al Parque es un gran ejemplo de la escena del rock de nuestra región.

Tenemos un show de cierre que recoge la misma escena del festival y contamos con la presencia de la Orquesta Filarmónica de Bogotá y con 10 canciones de diferentes grupos; que involucran la historia y la presencia de ese festival. Sabemos que será un momento único y no es cuestión de género; porque allí estarán todos reunidos. Este festival ya tiene un suficiente nivel y queremos demostrarlo desde lo sinfónico a través de la inclusión de diversas vertientes. Buscamos un balance entre los subgéneros del metal para que estén presentes allí, en estos 25 años de vida musical. Es una tarea muy larga, dispendiosa, pero que se hace con mucho corazón y eso proviene de la misma propuesta que realiza el propio programador.

¿Cómo lograron que Juanes esté en Rock al Parque?

La verdad no hubo que convencerlo. Para él ha sido realmente un sueño estar en Rock al Parque. Realmente teniendo en cuenta que la carrera de Juanes está marcada por su presencia en el corazón del metal  y ha sido un artista que ha evolucionado y buscando constantemente formatos; pero para nosotros fue muy emocionante ver a una figura de ese tamaño diciendo que quería estar. Quien estuvo detrás de toda la presencia de Juanes en el festival fue Chucky García, quien le preguntó al cantante que se presentaba en México y él de una aceptó venir al país, además en un festival en el que él jamás ha estado.  Yo sé que Juanes ha estado dos veces como asistente dentro del público, pero como asistente, y no presentándose.

¿Cómo se evidencia que Rock al Parque es un espacio real de tolerancia e inclusión?

Se hace una medición y nos complace saber que en nuestro festival se duplica el nivel de tolerancia de los demás contextos en Bogotá y casi que le podemos decir a la ciudad que si quiere descansar de ambientes de tensión, vengan a Rock al Parque y eso se refleja en todos nuestros festivales como Colombia, Salsa o Jazz al Parque. El festival es realmente un espacio para compartir en torno a la música, debido al alto nivel de comportamiento.

Foto: Juan Santacruz - Idartes

Foto: Juan Santacruz - Idartes

¿Qué está haciendo Rock al Parque para que más mujeres se vinculen a los diversos instantes, tanto en la escena como en presencia de asistencia?

En primer lugar estamos hablando con las mujeres para que no solo estén en las tarimas de Rock al Parque; sino que estamos generando espacios con ellas para mejorar cada vez más la presencia de dentro del festival. Estuvimos en un ejercicio con el Instituto de Participación Ciudadana, IDPAC, para que más mujeres por medio de una convocatoria, nos pudiesen contar lo que le cambiarían al festival, para que puedan asistir con más frecuencia.

Sabemos que la gran mayoría de asistentes son hombres; pero nos preocupa saber por qué no están asistiendo en el mismo número que los hombres y lo estamos cambiando para mejorar el ambiente. Lo estamos haciendo con mejor infraestructura y logística. Nosotros estamos en una labor importante de visibilizar el trabajo que ellas realizan y así consolidar espacios en el que puedan estar solo ellas. Por ejemplo, la tarima femenina será un lugar donde estarán presentes las mujeres del rock colombiano, de Bogotá y de Latinoamérica,  cantando y dando lo mejor de sus talentos. Queremos decirles a las mujeres de Bogotá, que las puertas están abiertas y las estamos esperando. Seguro que estamos generando las condiciones para que ellas también asistan de la misma manera y con la emoción que los hacen los hombres.

¿Qué tanta responsabilidad exige el desarrollo de un festival como Rock al Parque?

Es 100 %, porque la verdad no puedes descuidar ningún elemento. La responsabilidad no solo se mide por la curaduría de las bandas que asisten, nos preocupamos mucho por el bienestar del público; también contamos con la responsabilidad de que las personas tengan unas condiciones dignas de confort, además es muy grato trabajar con un equipo que pone otorga su cariño y pasión a este evento.

¿Qué tanto nivel tiene el rock colombiano?

Creo que en comparación a la escena Latinoamericana, no solo el rock; sino que la música colombiana pasa por un muy buen momento.

Los oídos, por no decir que los ojos, del mundo están muy pendientes de la movida de la realidad musical de Colombia. He tenido la posibilidad de estar en diversos encuentros mundiales de música y los programadores internacionales están a la expectativa de lo que se produce Colombia, y es que en verdad sí existe una explosión de talento, de la música colombiana; y por eso podemos decir que de verdad el futuro promete mucho.

¿Usted por qué cree tanto en la música colombiana?

Creo mucho en la música de este país, y me ha pasado, que tú pones un disco de música que se ha pensado en esta tierra y a los dos minutos estás bailando; y así tengas una semana muy pesada, tú puedes ponerte a bailar solo con escucharla.  Diré un lugar común, la música colombiana tiene esa facilidad de llegar rápidamente al corazón y así sucede con el festival de Rock al Parque; que logra llegar al centro del corazón de los bogotanos. Ese impacto se reflejó cuando publicamos el primer anuncio del cartel; ya que más de 8.000 comentarios reaccionaron frente a esta realidad. Este año vamos a tener shows que jamás habíamos visto y serán momentos únicos, por ejemplo tendremos el espectáculo de 31 minutos, que es una apuesta de rock para jóvenes y niños. Además de bandas que hacen parte del programa CREA, que es de Idartes,  y nos damos cuenta del gran nivel que tenemos; porque esas agrupaciones se ganaron un cupo para estar en Rock al Parque, es por eso que sabemos que Colombia es un país muy musical.

Foto: Juan Santacruz - Idartes

Foto: Juan Santacruz - Idartes

¿Qué tanto apoyo recibe la escena musical desde el Estado, tanto nacional como distrital, para la dinamización de ese sector cultural?

Sabemos que hay diversas instancias que apoyan la circulación desde el Idartes, por medio del área de Estímulos de música; así como para los grupos emergentes, por medio de becas. Tenemos la Beca Circuito Ciudad, que busca generar un ecosistema musical en cinco ciudades del país, además Becas de Circulación Internacional, Becas para promover la asistencia en mercados culturales. Es sabido que el Ministerio de Cultura apoya a bandas colombianas que quieran desarrollar presencia internacional. Los recursos son finitos, y lo mejor es establecer una programación o distribución estratégica de los recursos para fortalecer la escena musical, y de verdad que existe una oferta sólida de las instituciones; y eso es lo importante, para que de esta manera los artistas entiendan los tiempos de estas convocatorias y adquieran los diversos beneficios.

¿Cómo ven los circuitos privados a Rock al Parque? ¿Es competencia?

No son comparables, es una relación muy interesante; porque los privados buscan a Rock al Parque para promover sus propios eventos como los organizadores del concierto de Roger Waters y sabemos que es el mismo público y ellos también hacen parte de un ecosistema musical que funciona todo el año y es importante la oferta que tienen los privados; porque es una oferta distinta  a lo que va tener Rock al Parque y que no se va ofrecer. Somos complementarios y uno ve que festivales como Estéreo Picnic son escenarios totalmente complementarios, me parece que no somos competencia porque tenemos características totalmente distintas.

¿Cómo repiensa usted desde su carrera, que venía desarrollándose en el Teatro en Irlanda y ahora está dedicada a la música en el país?

Yo desde los 18 años venía trabajando en producción teatral y musical, pero finalmente trabajamos es para un usuario al que se le hace la entrega final y por eso mi obsesión de estar aquí en el proceso de producción de Rock al Parque. Uno de mis mayores anhelos es poderle entregar un muy buen producto a las bogotanas y bogotanos para esos tres días y que tenga plena satisfacción desde lo musical; además con el paso del tiempo uno comprende que no se puede tener contento a todo el mundo, pero la verdad si nos esforzamos por realizar un espectáculo para beneficiar a la mayoría. Eso lo tengo muy bien aprendido del teatro y es que no existe un detalle que puedas descuidar. Pero todo es importante, apuntamos a que todo sea posible y que salga perfecto, pero a veces comprendemos que es imposible.

¿Qué puntos de conexión ha visto en Irlanda y que cree que le puede servir a Colombia, que está en proceso de posconflicto y cuál sería el papel fundamental del arte?

He pensado en los puntos de comparabilidad entre mi país y Colombia, para tratar de comprender cómo o de qué manera el arte puede ayudar en esa situación y los puntos son distintos, pero he comprendido que las artes es un muy buen vehículo para construir un nuevo país. En mi anterior trabajo, invitamos a un periodista al Bogotá Music Market. Este comunicador contó la manera cómo la música en Irlanda del Norte ayudó en la unificación de mi país y dio un ejemplo de cómo Bono de la banda U2 en un concierto logró convocar y sellar un pacto de respeto entre el líder de la organización Protestante y de la congregación Católica estuvieron presentes en una tarima y ese espacio funcionó como momento único. Fue un gran momento de unificación nacional.

En Colombia ha habido otros momentos en donde la música ha estado presente, y allí estuvo Juanes, como en el concierto de Paz Sin Fronteras. Lo más interesante es que en Colombia se están desarrollando múltiples respuestas desde la música a esta época del postconflicto.

Foto: Juan Santacruz - Idartes

Foto: Juan Santacruz - Idartes

Algunas cifras de Rock al Parque

  • 250.000 asistentes se esperan en esta edición, 65.000 más que en la edición 2018.
  • 600 toneladas de equipos se requieren para poner en marcha el evento.
  • 323 bandas bogotanas se presentaron para buscar un cupo en las tarimas de Rock al Parque 2019.
  • 300 propuestas de emprendimiento llegaron para Arte al Parque (feria de empresarios pertenecientes a las industrias culturales y creativas adyacente al evento), 100 emprendedores fueron seleccionados.
  • 130 personas conforman el equipo técnico.
  • 72 conciertos se realizarán.
  • 32 invitados internacionales.
  • 40 bandas nacionales, incluyendo 20 bandas bogotanas elegidas en convocatoria del distrito.
  • 16 cámaras en escenario.
  • 5 agrupaciones que representan el talento de los más de 55.829 beneficiarios del programa Crea.
  • 3 tarimas.
  • 3 unidades móviles.
  • 1 concierto tributo con las canciones que marcaron historia en el evento, estas se eligieron entre cerca de 40 propuestas.
-.
0
672
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La noche en que Juanes les calló la boca a los rockeros de Colombia

La noche en que Juanes les calló la boca a los rockeros de Colombia

Nota Ciudadana
Rock al Parque necesita un revolcón

Rock al Parque necesita un revolcón

Las cinco bandas que no se puede perder en Rock al Parque

Las cinco bandas que no se puede perder en Rock al Parque

El pasado

El pasado "sombrío" de 'Pescao Vivo'