Relájese y vaya a ver ballenas

“Esperemos que al terminar estas elecciones todo vuelva a la normalidad, cesen los ataques en las redes, en los grupos de WhatsApp y en las reuniones familiares”

Por: Helmer Castro Devia
Junio 12, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Relájese y vaya a ver ballenas
Foto: Pixabay

No soy mucho de opinar y controvertir posiciones políticas, pero pensé que haciendo pública mi forma de ver las cosas podría salir de la confusión que tengo y hacerme caer en cuenta si realmente estoy equivocado, así que en estas letras les cuento un poco el contexto en que me encuentro:

Mi voto fue por Sergio Fajardo y lastimosamente nos faltó el centavo para el peso. Soy de los que piensa que si él hubiese pasado todos tendrían más claro por quién votar y no existiría tanta polarización, dudas e insultos por todos los medios entre un bando y otro.

Se dieron los resultados, se aceptaron y bueno hay que seguir adelante, pero lo que genera mi confusión es por qué se indignan aquellos seguidores de los candidatos finalistas por la posición tomada por Sergio y muchos de sus simpatizantes… esa de “no apoyar a ninguno de los dos”. De repente sacaron parte del odio destinado a su archienemigo y le regalaron un poquito a Sergio: que Fajardo es un Poncio Pilatos, un tibio, un incoherente, que tenía sed de poder, que no piensa en el futuro del país y una cantidad innumerable de adjetivos despectivos a los que no les encuentro la razón de ser. A continuación mis razones.

Primero que todo, Sergio no prometió apoyo a ninguno de los dos si no pasaba a segunda vuelta. Entonces no era su obligación adherirse a ninguna campaña, ¿incoherente? Uno de sus eslóganes de campaña fue “Ni Duque ni Petro” y ahora le piden que se una a alguno de los dos. Por favor, qué convenientes, por eso pregunto: ¿eso es ser incoherente?

Por otra parte, lo tildan de tibio cuando Petro no es capaz de reconocer que en Venezuela existe una dictadura y un gobierno que tiene a su pueblo viviendo en la miseria, maquillando su respuesta con términos tan sensacionales como “principio de autodeterminación de los pueblos”; que pena, señor Petro, pero por algo no se acerca al fuego. Y en la otra esquina tenemos al Señor Duque que se flagela y se da golpes de pecho defendiendo a su mentor, el cual cuenta con el récord de funcionarios y asesores de sus mandatos en la cárcel, investigados o prófugos de la justicia, otro con falta de carácter para llamar a las cosas por su nombre… a ver, ¿quiénes son los tibios?

Por otra parte, afirman que el voto en blanco es ser cómplice, pero ¿cómplice de qué?, ¿de no querer escoger entre viruela y sarampión? La verdad, me siento como en la época de la violencia entre liberales y conservadores cuando salían con sus machetes a enfrentarse en las calles; solo que ahora lo hacen con sus celulares y desde sus casas, ofendiendo e insultando al que no piense igual que ellos.

Hablamos coherencia cuando Claudia López se une a Petro, ¡oh ella sí es coherente! Hace menos de un mes le criticó a Petro su falta de pantalones al referirse a Venezuela y tildó su gestión en la alcaldía como saqueo a Bogotá… y hoy es la mejor opción para Colombia. Me asombra la coherencia de algunos. Y si por acá no escampa, del otro lado tenemos al señor Duque que se llena de orgullo al hablar de una renovación de la política la cual él representa, cuando vemos que se le unen los partidos corruptos que vienen gobernando desde hace 200 años y todos estos expresidentes que no sirvieron para nada en sus mandatos. Qué frescura, señor Duque.

Entonces la respuesta de todos estos es la célebre frase del exministro Sabas Pretelt: “la política es dinámica y cambiante”. Este famoso “principio político” se utiliza para disfrazar la incoherencia e inconsistencias de algunos que solo ven en dónde se pueden beneficiar más y sacar el mayor provecho posible. Pero, ¿será que los valores y principios son dinámicos? ¡¡No señor!! El que cambia de convicciones como el camaleón no es digno de confianza y esta es la triste realidad de nuestros dirigentes. Un día dicen una cosa y al otro cambian. Qué pena, pero nada justifica cambiar tus convicciones, idéales y valores por más que te critiquen y juzguen, y en eso nos identificamos muchos con Fajardo.

Algunos dicen que Fajardo quería el poder y no tenía ideales, nada más falso que esto. De ambas campañas le ofrecieron los ministerios que él quisiera cogobernar con algunos, en pocas palabras el pote de la mermelada. Tendría el poder de obtener lo que pidiera, pero el muy sensato prefirió seguir de profesor, antes de ensuciarse con toda esta inmundicia, y por esto quedó en medio del fuego cruzado.

La parte chistosa del asunto es que tenemos dos caricaturas como candidatos: uno es Buzz LightYear, un pequeño robot que se cree un superhéroe y le cuesta aceptar que es un juguete más de los tantos de Andy; y por otra parte, tenemos a los padrinos mágicos a los cuales Timmy les pide deseos para que en su vida todo sea perfecto, pero estos deseos llevan a empeorar la situación y todo queda fuera de control. Juzguen ustedes mismos quién es quién.

Amigo lector, ahora que sabes mi opinión y mis argumentos, ¿será que estos están sesgados y lejos de ser respetables por lo que no comparten la misma ideología política?

Esperemos que al terminar estas elecciones todo vuelva a la normalidad, cesen los ataques en las redes, en los grupos de WhatsApp y en las reuniones familiares, etc. Nadie tiene que pensar igual que usted y mucho menos votar por el que usted quiere. Relájese y vaya a ver las ballenas, siga trabajando, siga estudiando y sea mejor persona, que esta vaina la mejoramos nosotros, no fórmulas mágicas.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
630

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
La muerte, más allá del tabú

La muerte, más allá del tabú

Nota Ciudadana
Corrupción, un mal que trasciende lo público

Corrupción, un mal que trasciende lo público

Nota Ciudadana
Distorsión en el debate político

Distorsión en el debate político

Nota Ciudadana
La desgracia y el infortunio de ser médico en Colombia

La desgracia y el infortunio de ser médico en Colombia