Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Regalo verde de Navidad

La coalición entre Sergio Fajardo, Claudia López y Jorge Robledo se hizo feliz realidad. Solo faltó unificar listas parlamentarias -para hacer una gran bancada- y que estas fueran cerradas

Por:
Diciembre 15, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Regalo verde de Navidad
Fajardo, López y Robledo dejaron atrás sus egos y en dos días alcanzaron los acuerdos que no había sido posibles en dos meses.

Cuando en un desliz inesperado, Claudia se anticipó a enterrar por tuit esta alianza, muchos como caímos en un profundo desconsuelo que nos llevó a pensar que las cartas de la renovación política también se enterraban ese día. Guardadas las proporciones reviví la desolación que sentí cuando asesinaron a Galán. Simplemente esa y esta vez también nos quedábamos en manos de los mismos, con las mismas, con los crespos hechos.

Afortunadamente personas cercanas a los protagonistas, empezando por Iván Marulanda y el propio Robledo salieron al ruedo para evitar que se terminara la confianza y se fueran cada uno por su lado. La generosidad de Claudia y Fajardo también fue clave, entendieron a tiempo que los errores, cuando son de forma y no de fondo, se superan. Dejaron atrás sus egos y en dos días alcanzaron los acuerdos que no había sido posibles en dos meses.

Faltó que se pudieran unificar las listas del Polo con las de Compromiso Ciudadano y Alianza Verde. Habría sido una bancada enorme, con gran fortaleza para enfrentar esa derecha que se está armando con el Centro Democrático, el Partido Conservador y todas las vertientes cristianas que se les unan.

 

 

Habría sido una bancada enorme,
con gran fortaleza para enfrentar esa derecha que se está armando
con el Centro Democrático, el Partido Conservador y las vertientes cristianas

 

Quiero creer que las dificultades legales para armar coaliciones fueron las causas, puesto que el líder del Polo Democrático demostró tanta amplitud en los acuerdos que no creo que los impedimentos para unir estas listas se hayan debido a ninguna objeción política. Quedaron sí en un mismo equipo los representantes de Fajardo y los de la Alianza que ahora deberán jugársela por separado con el Polo, disputando votos que deberían ir hacía un mismo lado.

La otra estrategia que no se logró fue la de ir con listas cerradas. Hay la tendencia a creer que cuando se trabaja con voto preferente los candidatos de la lista trabajan más… podría ser, sobre todo cuando se trata de la vieja política, esa que no se apoya en partidos, ni creencias, la del personalismo y la clientela. Esa que le funciona muy bien a los politiqueros, pero que va en contravía de conformar bancadas sólidas e identificadas en el propósito de renovación.

Eso fue lo que demostró el Centro Democrático que se presentó por primera vez hace cuatro años, sin historia política y poquísima recordación y logró un resultado muy importante, pero además fue lo que le permitió a Uribe mantener una bancada de oposición cerrada, impenetrable. Habría que ver qué hubiera pasado si esos votos fueran conseguidos por cada uno de los 17 senadores del CD. Estoy segura que muchos habrían caído en la mermelada y se habrían dejado arrastrar fácilmente hacia las mayorías del gobierno.

Los beneficios de una lista cerrada son muchos. No importa si quien se atrevió a usarla fue Álvaro Uribe, que ahora desconfiando de su propia estrategia y hizo el ejercicio contrario del voto preferente o lista abierta. Esperemos a ver cómo le resulta esta bancada.

Pero ya las cartas están jugadas y nos fuimos a las parlamentarias con dos listas que podrían haberse unido y con la operación avispa dentro de cada una. Esa operación de la que hablaba López Michelsen, que en un momento de crisis, para salvar al Partido Liberal estableció que era mejor el “sálvese quien pueda” y por ese camino se fue deteriorando tanto la ideología liberal que dio paso a figuras tan antiliberales como Viviane Morales. Ojalá no le pase eso al Verde o al Polo y tengamos bancadas coherentes respaldando a Fajardo.

[email protected]

http://blos.elespectador.com/sisifus

 

 

Publicidad
0
825
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Margarita Londoño

Violencia paramilitar en campaña

Violencia paramilitar en campaña

El sacrificio de Martin Luther King y Jaime Garzón evocan el asesinato político cuando la violencia hace de las suyas en una campaña electoral para escoger nuevamente entre la guerra y la paz
Estoy confundida

Estoy confundida

Empezando por Oprah vs Catherine, los confusos hechos de género con los que inauguramos el año, tienen que ver con violencia y acoso
Un fiscal impedido

Un fiscal impedido

Néstor Humberto Martínez atornilla su posición como máximo rector de la investigación de Odebrecht con argumentos aparentemente jurídicos, pero que intentan camuflar un interés oculto hacia entidades como el Grupo Aval
La paz no es de Santos

La paz no es de Santos

No podemos caer en los errores protuberantes que estamos cometiendo, porque si la paz fracasa, fracasamos todos
Tampoco el pene tiene la culpa

Tampoco el pene tiene la culpa

Sobre las columnas de Antonio Caballero y Héctor Abad Faciolince en torno al lenguaje inclusivo
¡No soy asesino!

¡No soy asesino!

El genocida de los Balcanes se suicidó de cara al tribunal internacional. Frente a las atrocidades no hay que temer a la CPI: ¡que venga y se lleve a todos los Praljak!
María Fernanda: ¡estudie vaga!

María Fernanda: ¡estudie vaga!

Negar la masacre de las bananeras con argumentos más ideológicos que históricos es un ejemplo de posverdad, y de su pretensión de reescribir las luchas campesinas y obreras desde la óptica de los grandes patronos
Sin Turban o con Turban

Sin Turban o con Turban

Sorprende que se enciendan de nuevo las alarmas en Santurbán, sorprende la reacción airada de la ciudadanía al proyecto de Emiratos, y sorprende su alcahuetería con la minería ilegal