Opinión

Reforma tributaria para La Organización

En esta reforma se continúa con estas prácticas clientelistas, todas diseñadas para capar impuestos. Es indignante cómo el Estado está al servicio de los intereses de los dueños del país

Por:
noviembre 11, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

La propuesta de reforma tributaria es buena en general. Se puede decir que es estructural, al eliminar impuestos como el Iman, Imas y Cree. Aumenta el IVA a 19 % —posiblemente quede en 18 % después de la discusión en el Congreso—; se crea un nuevo impuesto a la telefonía celular; las entidades sin ánimo de lucro deben tributar, aunque a menores tasas; el 4 x 1000 se vuelve permanente y se crea un nuevo impuesto para la gasolina.

La primera sorpresa es que después de que el ministro de Hacienda radicó la reforma el vicepresidente Germán Vargas Lleras, con su característica prepotencia, se “rebela” contra el presidente y el Minhacienda, por haber eliminado un beneficio de que gozan los constructores de VIP: no pagan impuesto de renta sobre la porción de sus utilidades producto de la construcción de las mismas.

Ello significa que constructores cercanos al vicepresidente como Luis Carlos Sarmiento y Fuad Char, entre otros, no pagan impuesto de renta por estos proyectos. El argumento es que el margen de utilidad es muy pequeño. En otras palabras, para que el negocio sea atractivo, el gobierno subsidia a los constructores al no cobrarles impuesto de renta.

La Dian eliminó esta norma en las derogatorias, que es siempre la parte más importante en proyectos de este tipo. El vicepresidente convoca a una huelga para que sus financiadores sigan exentos de impuesto de renta. Seguramente en la ponencia se va a revivir el “articulito” que quiso, en buena hora, eliminar beneficios a particulares.

En el proyecto de reforma se meta-legaliza con subterfugios la interpretación de que las Administradoras de Fondos de Pensiones y Cesantías son homólogas a las entidades sin ánimo de lucro. Sus ingresos son gravables a la tarifa general de renta, pero estos no constituyen ingreso gravable ni ganancia ocasional. El resultado es el mismo: no pagan impuesto de renta.

No solo eso.  Peor aún es que, con otros artilugios, Luis Carlos Sarmiento Angulo se financia ahora con el dinero depositado por los clientes en su AFP Porvenir, es decir, hay un tufillo a autopréstamos. Vale la pena recordar, además, que el producido de la venta de ISA se destinaría para crear un fondo, que les prestaría el dinero a los constructores de las vías 4G, léase Luis Carlos Sarmiento nuevamente.

En esta reforma se continúa con estas prácticas clientelistas, todas diseñadas para capar impuestos. Es indignante como el Estado está al servicio de los intereses de los dueños del país. Tres normas diferentes en esta reforma perpetúan los favores fiscales a los negocios construcción de las VIP, mientras que se crean cargas adicionales para el colombiano de a pie.

La sociedad colombiana ve como abiertamente el gobierno y congreso favorecen al nuevo dueño de El Tiempo, que se ha convertido a su vez en el nuevo dueño del país, reemplazando a Julio Mario y Alejandro Santo Domingo.

Soy defensora de la reforma tributaria. Me parece que va en la dirección correcta. El universo de contribuyentes debe ampliarse. En otros países desarrollados todos los trabajadores pagan impuesto de renta. El problema ha sido que para la Dian resulta más costoso vigilar a las personas naturales que ponerles nuevos impuestos. De ahí el poco número de declarantes.

 

Mientras no haya cárcel para los evasores,
no en la norma sino en la práctica,
seguiremos en los históricos bajos niveles de recaudación de la Dian

El Estado no ha coaccionado al contribuyente a pagar porque no tiene armas. Mientras no haya cárcel para los evasores, no en la norma sino en la práctica, seguiremos en los históricos bajos niveles de recaudación de la Dian. En el proyecto de reforma ni se menciona esta opción. El gobierno sabe que esto sería rechazado por los congresistas, y, ante la baja gobernabilidad de Juan Manuel Santos, prefirieron pasar de agache.

Durante años la familia Santos se ha encargado de que el único bien que se importa con arancel cero sea el papel periódico. Así ha sido siempre. Lo presencié en 1991 en una reunión del Arancel Externo Común en Lima, presidida por Santos, en esa época el primer ministro de Comercio Exterior. Además, periódicos y revistas son beneficiarios de la Ley del Libro, o sea exención total de impuestos. De ahí la gran pelea en cada reforma tributaria cuando se trata de desmontar el subsidio implícito a medios escritos. El interlocutor del gobierno no son las editoriales sino los medios enmermelados.

La reforma es necesaria. La única manera de aumentar el recaudo de impuestos es subiendo el IVA. Ante tanta evasión en imporenta, el IVA es uno de los pocos impuestos que todos los colombianos pagamos.

 

Rechazo los grotescos subsidios al hombre más rico de Colombia,
plasmados en esta reforma y en las anteriores

 

Rechazo los grotescos subsidios al hombre más rico de Colombia, plasmados en esta reforma y en las anteriores. Los constructores no pagan impuesto de renta por la actividad contructora de las VIP; las AFP tampoco pagan impuesto de renta, al asimilarlas a sociedades sin ánimo de lucro; Sarmiento se financia con los recursos de todos los colombianos.

Mientras no se corten todos estos privilegios, no habrá justicia fiscal en Colombia.

 

Fanny Kertzman, directora de la DIAN 1998-2000

 

-.
0
1986
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Pobre Sheldon

Las mamás de los LGBT

Medellín 1959