Opinión

Reencuentro con la guitarra de Héctor González

Noticias de la otra orilla

Por:
Mayo 04, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Reencuentro con la guitarra de Héctor González

A Héctor González tuve la oportunidad de conocerlo en Cali, su ciudad, hace muchos años, a instancias de León Octavio, el gran señor de Villamaga, amigo de ambos. Ese día me regaló dos de sus trabajos más celebrados: 500 años de guitarra iberoamericana, CD que ilustra con 19 temas seriamente interpretados una investigación publicada bajo ese mismo título, y su disco Al corazón del Laúd, que recoge la Suite para Laúd No. 8 de Silvius Weiss, para laúd barroco y 4 Danzas Inglesas de Robert Johnson, para laúd atiorbado.

Tanto los criterios formales y conceptuales de su investigación, su rigor y seriedad en las ideas, dominadas esencialmente por la sencillez y la claridad, así como la acertada selección de las músicas y su interpretación, en uno y otro disco, me sirven de nuevo para esta columna ahora que acabo de volver a encontrarme con estos trabajos luego de largos días de no escucharlos. En sus trabajos está cabalmente definido lo que yo no dudo en calificar como uno de los valores excepcionales de la música colombiana, no sólo en el campo de la interpretación de la guitarra, sino como creador, como investigador, como pedagogo y como hombre sintonizado con una visión universal de la creación y del conocimiento.

 

 

Su interpretación de los guitarristas iberoamericanos antologados en su disco de los 500 años…, que reúne nombres como de Narváez, Sor, Albéniz, Rodrigo, Barrios, Lauro, Fernández, Villalobos y Ginastera, encarna sin duda una gran prueba de fuego, al igual que en su trabajo dedicado al laúd en el que consagra su extraordinaria interpretación a dos de las más representativas figuras de la historia de este instrumento, destacando que los laúdes que toca aquí son réplicas fieles de sendos instrumentos de época fabricados por el luthier colombiano José Luis España.

González, que estudió con Hernán Moncada, Alirio Díaz y el reconocido pedagogo español José Tomás, y que ha sido concertista en Alemania, Italia, Venezuela, Cuba, España y Austria, es autor, además de la investigación mencionada, del libro Música antigua en el siglo XX y del ensayo Música para cordófonos en Colombia.

Pues bien, el mismo músico del que venimos hablando en estas notas es el que también nos entrega un maravilloso trabajo discográfico titulado Antología de la guitarra colombiana, que reúne lo más representativo de los últimos cincuenta años de este instrumento en Colombia representado en nombres como Guillermo Uribe Holguín, Luis Carlos Figueroa, Silvio Martínez, Clemente Díaz, Gentil Montaña, Blas Emilio Atehortúa, Juan Carlos Marulanda, Alberto Guzmán. Mario Gómez-Vignez y el propio Héctor González. Algunas de las obras que recoge este disco han sido dedicadas por sus autores a Héctor González en función precisamente de la presente antología, como es el caso de las de Silvio Martínez, Clemente Díaz, Gentil Montaña y Alberto Guzmán, lo que habla bien del prestigio de intérprete que este guitarrista caleño tiene en el concierto de la guitarra colombiana contemporánea.

 

 

Este hermosísimo trabajo guitarrístico, que si bien deja por fuera obras de compositores como Mejía y Mazzilli, por ejemplo, contiene un repertorio que revela un muy respetable criterio profesional en su elección de temas y autores que es el que seguramente le garantiza a este disco su importancia. Así, el repertorio es el siguiente: Tres bosquejos, de Guillermo Uribe Holguín, único trabajo para guitarra en la profusa obra de este compositor, dedicado además a Gentil Montaña; Evocación, pieza de Luis Carlos Figueroa, que en su abierto carácter español recrea con prodigio las particularidades de un lenguaje de complicados menesteres musicales; Fantasía y Llanerita, dos valses criollos de exquisito gusto y admirable estructura, de Silvio Martínez; Fantasía No. 2, de Clemente Díaz, una pieza de gran calidad melódica que reelabora y resume el espíritu de lo más sensible de la música típica colombiana; Suite No. 1, pasillo, guabina, bambuco y canción que sirven de pretexto al gran guitarrista y compositor Gentil Montaña para construir una estupenda pieza guitarrística que da aires de gran música a los motivos básicos de nuestra música andina; Preludio, un homenaje de Blas Emilio Atehortúa al maestro brasileño Heitor Villalobos, con cierto tono de gravedad y misterio; Dos momentos, de Juan Carlos Marulanda, dos piezas conceptualmente muy contemporáneas que explotan, en su primera parte, las resonancias expresionistas del instrumento, y en la segunda, las “armonías de la escuela post-impresionista”; Atavismos, de Alberto Guzmán, otro trabajo en el que inspiración y construcción técnica se resuelven en una pieza memorable; Preludio, Paráfrasis y Fuga, es una pieza del propio Héctor González, en el que vuelven a estar de manifiesto no sólo sus especiales dotes de intérprete sino las pruebas fehacientes de su talento compositivo. Esta obra recibió Mención honorífica en el Mozarteum de Salzburgo (Austria) en el marco del Concurso Internacional “Agustín Barrios”, en el año 2000, y reúne en sus motivaciones temáticas aires del Caribe, los Andes y el Pacífico. Destaco por su especial belleza, originalidad y pericia interpretativa la paráfrasis del conocido tema Pesares, del maestro Jorge Villamil, que González convierte en una pieza llena de novedad e ingenio; y por último, la pieza 6xl en 6, de Mario Gómez-Vignez, obra que según la glosa que presenta el tema en el disco “muestra otras alternativas posibles de sonido en la guitarra”, dada la utilización de formas de “alto contenido aleatorio” que permiten la posibilidad de un más libre desempeño en el intérprete.

Con este disco, pues, Héctor González logra demostrar que hay en la guitarra colombiana valores y argumentos que le permiten entrar en diálogo con el amplio mundo guitarrístico iberoamericano.

 

 

-Publicidad-
0
424
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Miguel Iriarte Diazgranados

Memorias de un viaje a Montreux (III)

Memorias de un viaje a Montreux (III)

Memorias de un viaje a Montreux (II)

Memorias de un viaje a Montreux (II)

Memorias de un viaje a Montreux (1)

Memorias de un viaje a Montreux (1)

Esculturas en bronce de Jorge Correa

Esculturas en bronce de Jorge Correa