¿Realmente cesó la horrible noche?

En una sociedad que parece no querer dejar de odiar, el conflicto armado parece haber sido un chivo expiatorio para ocultar las verdaderas causas del fracaso de Colombia

Por: Andres Rojas Muñoz
noviembre 23, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Realmente cesó la horrible noche?
Foto: Presidencia de la República

Próximamente, el 24 de noviembre, se cumplirán dos años de la firma del acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y el grupo guerrillero de las Farc. En consecuencia, vale la pena preguntarse y reflexionar sobre qué ha pasado en estos años y qué balance nos ha dejado este acuerdo.

Cabe resaltar que el actual clima político del país es, por decir lo menos, tormentoso. Las corrientes políticas reinantes confluyen y chocan, creando un huracán político que arremete y se lleva por tierra a toda la ciudadanía. Además, reina el descontento y el fuego del fanatismo político, alimentado por las declaraciones irresponsables de los protagonistas de esta telenovela llamada "política colombiana". Ah, y son pan de cada día los casos de corrupción, las acusaciones de bando y bando... ¿será que el problema que truncaba al país no era el constante conflicto armado que se vivió durante los últimos 50 años sino otra cosa?

Lo anterior me hace pensar que el estado natural de la sociedad colombiana es el conflicto, la incapacidad de reconocer las diferencias en las orillas políticas opuestas, o pensamientos ideológicos diferentes, lo cual conlleva al fracaso como sociedad. En estos dos años el pueblo colombiano no ha cambiado la percepción sobre los antiguos combatientes, la costumbre y el adoctrinamiento a la guerra y al conflicto del ciudadano es tal que siempre está en la búsqueda de un enemigo público, por tanto es necesario culpar a alguien de todos los asuntos sin resolver.

Después de dos años de la firma, la ciudadanía continúa con sus problemas estructurales de toda la vida, corrupción, falta de acceso a servicios básicos como salud, educación, agua potable, etc. Además, la desigualdad social sigue tremendamente acentuada. Con eso en mente, parece que el problema del país no era el conflicto interno, ¿acaso este era tan solo un chivo expiatorio para ocultar las verdaderas causas del fracaso de Colombia como nación emergente?

Tristemente y me apena decirlo este acuerdo de paz está condenado a fracasar, puesto que el gobierno nacional no se ha comprometido con la implementación de los puntos acordados, el tema de la financiación del posconflicto se encuentra actualmente en entredicho. El gobierno insiste en buscar recursos para costearlo mediante la ley de financiamiento, la cual no es más que otra reforma tributaria que socava las mismas bases ideológicas del acuerdo final de paz, como la equidad social.

Por otra parte, y para nadie es un secreto, el gobierno actual se hizo elegir proponiendo cambios estructurales al texto del acuerdo, lo cual va en contravía del principio básico de la negociación, en el cual dos personas acuerdan puntos en consenso. Este cambio de reglas a la mitad del juego no es adecuado ni correcto para el mantenimiento del posconflicto.

Para cerrar, el clamor nacional debería consistir en superar las diferencias y hacer los máximos sacrificios en pro de mantener la paz: la aceptación del antiguo enemigo como un ciudadano más, el reconocimiento de que a pesar de las diferencias somos seres humanos con las mismas necesidades y sentimientos. Mientras que la paz no pase a formar parte permanente de la política de Estado, y deje de ser la agenda política de los políticos de turno, será simplemente otra bandera politiquera (de quienes la defienden y de quienes están en su contra, buscando ganar popularidad explotando el odio y el resentimiento de una sociedad que parece no querer dejar de odiar).

-.
0
387
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Los siguen matando

Los siguen matando

El glamour de la guerra y el que busca la paz

Un baño de rosas donde huele a podrido

Un baño de rosas donde huele a podrido

Nota Ciudadana
El espejismo de la paz (Parte II)

El espejismo de la paz (Parte II)