Opinión

Ramiro Suárez, el rey de un peladero llamado Cúcuta

Nadie como el exalcalde ha sabido interpretar mejor el carácter del cucuteño. Suárez Corzo es gritón, ordinario, vulgar, oportunista y ladrón

Por:
enero 07, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Ramiro Suárez, el rey de un peladero llamado Cúcuta

Al cucuteño promedio poco o nada le importa que Ramiro Suárez haya ordenado matar a uno de sus enemigos, que se le juzgue por el asesinato de otro, que le haya alcahueteado al Iguano la creación de hornos crematorios en Juan Frío y Puerto Santander en donde las AUC desaparecieron a más de un centenar de personas, que en su pasada administración endeudase en 150.000 millones de pesos al municipio con obras tan innecesarias como el puente de La Gazapa y que simpatizara con las fuerzas paramilitares que a mediados de la década pasada se apoderaron de la ciudad.

No hay nadie más querido en este peladero que Ramiro. La razón de tanto cariño es que nadie como el exalcalde ha sabido interpretar mejor el carácter del cucuteño. Suárez Corzo es gritón, ordinario, vulgar, oportunista y ladrón. Mientras fue alcalde acostumbraba a atender a su fanaticada descalzo, con la camisa desabotonada hasta el ombligo y la jerga propia de un camionero. Es increíble que los cucuteños se burlen de Maduro por haber sido conductor del Metro de Caracas cuando Ramiro fue analfabeta hasta los 20 años e ingresó a la política siendo el chofer de Manuel Guillermo Mora, un exalcalde de la ciudad del que aprendió más de un truco. Con palabras tan cucuteñas como “Desembuche” o “Hágale toche” el mandatario invitaba al siervo a que contara sus cuitas y, usando el presupuesto del municipio como si fuera su propio monedero, regalaba plata para almuerzos, ropa o para celebrarle los 15 años a una niña en un barrio de invasión.

Durante su administración el Cúcuta Deportivo pasó de ser un equipo de la B a ganarle al Boca Juniors de Riquelme en semifinales de Copa Libertadores, un sueño que el cucuteño promedio no le atribuye a Jorge Luis Pinto, Jorge Luis Bernal o a Blas Pérez sino a Ramiro.

Gracias a los favores de Cristo,
Ramiro va a terminar de pagar su pena
en los dos últimos pisos del Hotel Casino

A pesar de la delicada situación económica y social en la que está sumergida Cúcuta desde el año 1983, en la frontera se respira optimismo. Con alborozo se recibió la noticia que, gracias a los favores de Cristo, Ramiro va a terminar de pagar su pena en los dos últimos pisos del Hotel Casino. Se dice que para adecuar el lugar al gusto de este asesino se invirtieron 250 millones de pesos que salieron del presupuesto municipal. Desde ese lugar Ramiro le dará las órdenes directas a César Rojas, su títere, quien desde el primero de enero oficia como nuevo alcalde de este moridero.

Los que lo conocen dicen que tiene afán de recuperar los 40.000  millones que invirtió en la campaña de Rojas y que ya cobró el 20 por ciento a los contratistas por la comisión de los 250.000 millones de pesos que están destinados para meter otros dos centros comerciales en Cúcuta, noticia que tiene dichosos a mis paisanos a quienes no les importa que no haya empleo y educación en la ciudad pero sí que exista un lugar bonito, con aire acondicionado, para pasear en las infernales tardes del valle de la muerte.

Con el regreso de Ramiro a la alcaldía y de William Villamizar, el rey de la minera ilegal, a la gobernación, Cúcuta se apresta a vivir otros cuatro años oscuros. Para tapar las muertes y la miseria que se extenderán sobre San José de Guasimales, bastará con contratar a un par de buenos jugadores, un técnico de primer nivel, subir el Cúcuta a la A y volverlo a sacar campeón.

A este pueblo miserable, ignorante, cínico y corroncho con eso le basta y le sobra.

-Publicidad-
0
36059
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
¿Por qué los uribistas odian a mujeres como Margarita Rosa?

¿Por qué los uribistas odian a mujeres como Margarita Rosa?

Los papitos uribistas y su obsesión por el aborto

Los papitos uribistas y su obsesión por el aborto

La televisión colombiana necesita más narcoseries

La televisión colombiana necesita más narcoseries

¿De verdad pretenden que paguemos para escuchar las bobadas de Faryd?

¿De verdad pretenden que paguemos para escuchar las bobadas de Faryd?

Ser la pesadilla de Claudia: el nuevo oficio de Gustavo Petro

Ser la pesadilla de Claudia: el nuevo oficio de Gustavo Petro

Los venezolanos le quitaron el hambre a los cucuteños este diciembre

Los venezolanos le quitaron el hambre a los cucuteños este diciembre

Carlos Vives, ya te perdoné

Carlos Vives, ya te perdoné

Lo que Colombia le debe a Álvaro Uribe

Lo que Colombia le debe a Álvaro Uribe