¡Que vuelva el rey!

"Que no me priven a mí, que nací obrero, el placer de ver a las aristócratas pasear por el parque Simón Bolívar. Aristócratas de verdad, no pobres ricachonas nuevas"

Por: Amaury García
marzo 11, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
¡Que vuelva el rey!
Foto: Pixabay

A lo mejor muchos tildarán este artículo de estúpido. ¡Vamos por favor, dejemos la violencia! Estúpido no, inútil y pretencioso sí, pero eso hace parte de las licencias que se puede permitir cualquier ejercicio literario y este no es la excepción. Porque de eso se trata, de un ejercicio. El rigor se lo dejo a los doctores de la lengua (o de la lengüe, ya no sé cómo se debe decir sin que lo castren a uno)

Ahora bien, por favor no me malinterpretes. Cuando digo que este ensayo es pretencioso lo hago en referencia a su estilo, no a la manera de Polo Polo y su relación con el Centro Democrático. A esta edad no estoy yo para esos ridículos lamebotismos (con perdón) que no me llevan a nada. Lo que hablo, lo hablo desde la sinceridad de mi entender y como me sale de las criadillas. Ahora al tema, que no voy a descubrir el agua tibia.

Hace ya cincuenta años en Conversación en la Catedral, la novela de Vargas Llosa, uno de sus personajes se pregunta: ¿En qué momento se jodió el Perú? Y es válido que se lo pregunte, porque el Perú está en Latinoamérica y creo que todos los latinoamericanos alguna vez nos preguntamos: ¿en qué momento se jodieron Perú, Colombia, Argentina, Chile Paraguay y los demás? (de Venezuela ya tenemos una idea ¿no?) Porque jodidos estamos. Y ya dependerá de la escuela económica que escojas para definir el nivel de jodidez en que nos hundimos a diario. Algunos le llaman a los gobiernos de estos países nuestros: Estados Fallidos. O sea fallido como cuando metes al horno un pan y se quema. Un pan fallido. Ahora imagínese que en ese pan usted tiene que criar a sus hijos y mantener un nivel aceptable de salud mental. ¡Un duro!

Hay varios sospechosos de este estado de cosas (de meter el pan al horno), al menos en Colombia, y tienen nombre (y aquí es donde lo cuelgan a uno). Yo me decantaré por ahora solo por uno. Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios Ponte y Blanco. Simón Bolívar. Y ojo, antes de que todas las logias latinoamericanas me dejen sin trabajo, quiero que sepan que este era un hombre ejemplar.  Solo que históricamente la fiebre libertadora propia o utilizada por otros que abrasaba a este hombre nos terminó llevando por delante a todos nosotros.

Lo que hizo es loable. Por brazo propio o ayudado por los manejos que fuese desterró al ejército mejor entrenado del mundo haciendo uso de la propiedad de cabalgar por días enteros. Culo de hierro le decían. Lo que era señal de la obsesión que lo consumía por desterrar a los españoles de la América. Y convertido en la pesadilla de los Borbones los devolvió para el otro lado del mar. Bien ahí Bolívar Palacios. El problema fue lo que vino después.

"Por sus frutos los conoceréis" Decía en su momento el Maestro del Cristianismo. Y después de doscientos años (Ya cumplidos y sufridos) los frutos de la hazaña libertadora dejada en manos de las clases altas de lo que quedaba de una colonia en piltrafas son menos que apetecibles. Con Bolívar ya en el otro patio (Con perdón) los criollos repartieron a diestra y siniestra. Un pedazo enorme a los ingleses. Otro a los franceses. Otro a los del norte. Y ahí fue troya. Pasamos de tener a un tal Antonio Ignacio de la Pedrosa y Guerrero Juan de Sámano como virrey a que nos gobernaran los gerentes de la nosequé & Co. Mal ahí Bolívar Palacios.

Dice nuestro himno nacional "el rey no es soberano". ¿Entonces quién es soberano?, ¿el pueblo? ¿De qué me hablas viejo?

Creo como muchos de mis compatriotas que a Colombia hay que darle la oportunidad de tener un nuevo gobierno fruto de una conciliación nacional anticorrupción. Y si ese gobierno falla, solo entonces (y aquí es dónde muchos dejan de leer) es mejor que hagamos esto de nuevo. Entreguemos esto al rey y empecemos de cero. Ojo, al Rey, no a España. Al fin y al cabo la aristocracia era el gobierno perfecto de Platón.  O es que ¿Tienes una solución mejor? A menos que sea la segunda venida de Jesús o algo por ese estilo no se me ocurre que pueda ser.

¿Es que era tan mala la cosa? La ilustración se forjó dentro de las monarquías constitucionales, lo mismo que la revolución industrial. La Monarquía no es igual a oscurantismo. Y muchos me dirán que eso es ofender a los indígenas.  No es mi intención, al fin y al cabo la situación de los indígenas está por mejorar y espero que mejore desde hoy. Que lo diga la minga.

Sí, he propuesto lo de arriba. Que vuelva el rey si lo de la nueva opción no funciona. A este país se lo llevó el putas. Se les quemó el pan, salió mal el experimento social de Bolívar y sus aliados. Nos jodimos bien jodidos y vivimos gobernados por unos politicastros crecidos que se creen el falo de Zeus.

¿O es que en ocho años de gobierno van a recomponer el estado de cosas? No, para eso se necesita más tiempo y meter mucha gente a la cárcel. Se necesita un gobierno eterno y te lo digo desde ya, antes de que sea un dictador mejor que sea el rey.

Este es el momento preciso, la gente habla de que las monarquías han cumplido su tiempo. Y eso no es verdad. Si no fueran útiles, el capitalismo no permitiría su existencia, tan simple como eso. Y no me refiero a una aristocracia como la del Rama X. Esas monarquías orientales están lejos de ser sanas o siquiera moral, ética o estéticamente admisibles.

Pues ya lo he dicho: ¡Que vuelva la verdadera aristrocacia! Que no me priven a mí, que nací obrero, el placer de ver a las aristócratas pasear por el parque Simón Bolívar. Aristócratas de verdad, no pobres ricachonas nuevas.

¡Mandas huevo, Robespierre!

-.
0
700
Leonidas Iza: el indígena que tiene en jaque al presidente Lasso de Ecuador

Leonidas Iza: el indígena que tiene en jaque al presidente Lasso de Ecuador

El racismo, lo más duro que enfrentó Francia Márquez en su campaña

El racismo, lo más duro que enfrentó Francia Márquez en su campaña

Los diseñadores de las pintas de los Petro Alcocer

Los diseñadores de las pintas de los Petro Alcocer

Un cura misionero, el guía espiritual de Petro

Un cura misionero, el guía espiritual de Petro

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus