Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

“Que se pueda ir a pescar de noche”

Delio, a sus 84 años de edad recuerda que ha vivido siempre en el Patia. En el Cauca caliente

Por:
Abril 29, 2016

Delio, a sus 84 años de edad recuerda que ha vivido siempre en el Patia. En el Cauca caliente. No conoce mucho más y sabe esperar. No tiene empleo, cada día trae su afán y está seguro que algo bueno le llegará. Pronto. Cuando llegue la paz, de la que oye y todavía no siente. Pasa horas rehaciendo poco su casa, mejorándola, para cuando llegue la paz.


En el Cauca, indígenas, afros, mestizos, campesinos, todos han vivido largas décadas atrapados en la muerte, acorralados por las amenazas y el miedo. Un capítulo doloroso de sus vidas que quieren cerrar. Dejar atrás las lágrimas, los entierros, las huidas en mitad de la noche, los estruendos de los bombardeos. Sus mentes están ahora puestas en otra dirección: la de la paz. Hablan poco. Esperan.

Sanar Narrando es una oportunidad para que los colombianos que han soportado heroicamente años de violencia, transformen su dolor en relatos de vida; como lo han hecho con sus propias existencias. Los protagonistas de estos relatos son pescadores, modistas, maestros y pobladores de los Montes de María, la región Pacífico, el Magdalena Medio, el Catatumbo, aquellos lugares donde la gente ha resistido con tesón y fortaleza. Su sabiduría es una luz para los caminos de reconciliación que necesita recorrer Colombia.

Publicidad
0
279
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
“Aquí estoy parado, peluqueando ahora con mis siete balazos adentro”

“Aquí estoy parado, peluqueando ahora con mis siete balazos adentro”

Cuando Poncho, un duro de Puerto Tejada, cierra sus ojos, se ve con una máquina de afeitar dibujando cabezas en vez de una 9 mm. Video
Las raperas del Catatumbo, lejos de ser las guerrilleras que señalaban

Las raperas del Catatumbo, lejos de ser las guerrilleras que señalaban

Las primas Manosalva en plena guerra paramilitar en Tibú se refugiaban en la música para enfrentar el miedo con canciones
Picachu, el tragafuegos de las comunas de Medellín

Picachu, el tragafuegos de las comunas de Medellín

"Yo canto para los que no tienen pan; yo canto para que mi mamá sonría", y así desafía el riesgo de las duras esquinas y las pesadas calles
Con alabaos traemos a los que se nos ha llevado la guerra

Con alabaos traemos a los que se nos ha llevado la guerra

A Jaily le tocó dejar Buenaventura cuando era una niña y encontró abrigo en Cali. Tenía 13 hermanos, todos dejaron su tierra, ya no sabe cuántos quedan vivos