¡Qué oso! La ridícula canción de la farándula colombiana en tiempos de Coronavirus

Los famosos colombianos demostraron cuán estúpidos pueden llegar a ser con una vergonzosa canción como si esto pudiera curar la pandemia

Por: Álvaro Velandia
marzo 22, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡Qué oso! La ridícula canción de la farándula colombiana en tiempos de Coronavirus

Un vídeo se hizo viral en Twitter. Y no precisamente por bueno o por inspirador. En un intento, que no fue muy claro de qué, algunos famosos de la farándula colombiana hicieron un estruendoso ridículo. Entiendo que el objetivo pudo ser brindar algo de esperanza en tiempos de pandemia. Para hacerlo interpretaron la canción "Color Esperanza". No obstante, algunos de ellos fueron tan descoordinados y tan desafinados que la canción, como dijo Adolfo Zableh, quita las ganas de vivir.

Ciertamente, habiendo tanto por hacer, es una falta de respeto con los médicos y todos aquellos trabajadores que no pueden quedarse en casa que nuestros famosos estén haciendo este tipo de payasadas. Quienes tienen influencia en redes sociales por cuenta de su exposición mediática podrían usarla mas bien para difundir información útil en estos tiempos. Nuevamente, comprobamos lo hueca y vacía que puede llegar a ser la farándula. El Coronavirus nos corrobora algo que ya sabíamos.

-.
0
6402
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Sigan como si nada...

Sigan como si nada...

Se expande el coronavirus en Colombia

Se expande el coronavirus en Colombia

Urgente: tres sectores no pueden caer en la indigencia

Urgente: tres sectores no pueden caer en la indigencia

Nota Ciudadana
Las economías sí pueden resucitar, los hombres no

Las economías sí pueden resucitar, los hombres no