Que los principios y valores de su candidato, incluyendo su pasado, guíen su voto

“Queriendo posar de garantistas y libertarios permitimos el advenimiento de teorías y posiciones que socavaron las estructuras espirituales del Estado”

Por: carlos alberto ramírez cardona
Junio 14, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Que los principios y valores de su candidato, incluyendo su pasado, guíen su voto
Es elemental y natural que el candidato que quiera acceder u ostentar la primera magistratura de una nación no solo tenga una impecable hoja de vida en lo académico, sino en valores y principios espirituales.

“Así como se refieren a su oponente, así serás tratado en caso de que llegase a gobernar”, reflexión a la que he llegado, después de ver el fragor el combate para acceder al cargo de presidente de la República.

La crianza bajo el amor y respeto a Dios, la patria y la autoridad, los hábitos, costumbres y modales en nuestras familias de origen, la tolerancia y el interés por la condición difícil del otro, nuestra solidaridad en la desgracia y el ánimo de servicio, deben ser manifiestos y estar presentes en estos prohombres; constituyéndose en una garantía adicional y necesaria de lo que sería un buen gobierno.

La irreverencia e irrespeto de estos altos ideales son recibidos con goce y disfrute por parte de los seguidores de quien los lanza, haciendo eco de los mismos, desafiantes y retadores. Creen tener la razón y que la justicia social está en sus manos.

Intelectuales, artistas, bohemios, ateos y jóvenes idílicos, y por supuesto las izquierdas, se sienten identificados y representadas por su líder o candidato. Es una posición de rebeldía frente al orden establecido, y conforme a los nuevos conceptos de “civilidad” y de “avanzada” que creen representar; pero que en verdad es decadencia y materialismo temerario e irresponsable.

Queriendo posar de garantistas y libertarios permitimos el advenimiento de teorías y posiciones que socavaron las estructuras espirituales del Estado, del ideal nacional, debilitando sus cimientos y estructuras. Básicamente, permisividad convertida en libertinaje, anarquía y disolución.

Una sociedad que así se levanta es de costumbres relajadas, laxa, ambivalente, falta de carácter, disciplina, metas, anárquica, sin Dios y sin ley. Gracias a esos valores ortodoxos y puros, que hoy son mirados con odio, desprecio y desdén por los “rebeldes” militantes de la otra Colombia, construimos una nación democrática y libertaria, que les permite y garantiza vociferar e insultar sin mordaza ni censura.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
201

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Miedo al cambio

Miedo al cambio

El presidente que necesitamos

El presidente que necesitamos

En segunda vuelta la decisión es de los ciudadanos

En segunda vuelta la decisión es de los ciudadanos

A un perro no lo capan dos veces, ¿o si?

A un perro no lo capan dos veces, ¿o si?