Opinión

Qué desastre de país

Lo que no se quiere aceptar es que tenemos un modelo económico, político, y social que genera el desastre que vivimos

Por:
enero 02, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Qué desastre de país
El fracaso de nuestro sistema político es total: fallan los partidos, fallan los congresistas, no existe liderazgo por parte del presidente, no sirve el Consejo Nacional Electoral. Foto: Twitter/Iván Duque

Suena duro pero es lo que uno siente cuando oye las noticias.

Por supuesto que la lista de cosas buenas existe: sus paisajes, su ubicación geográfica, lo que genéricamente se llama su gente, su buen talante etc.

Pero lo que las noticias divulgan borra cualquier asomo de optimismo en cuanto al orden que nos rige.

Más que ‘corrupción’ lo que nos lleva al estado lamentable que vivimos es la organización estatal que tenemos. Lo que no se quiere aceptar es que tenemos un modelo económico, político, y social que genera el desastre que vivimos.

Pero la verdad es que donde está el mal es en el tipo de relación que existe entre el mundo económico y el político. O más exactamente en la dependencia del sistema político del poder del dinero.

Toda aspiración a un puesto público pasa por un intercambio de favores. Hace rato que la meritocracia no existe y son muy pocos los cargos que se llenan con personas por ser idóneas si no llenan antes la condición de la ‘recomendación’, y en cambio son inmensa mayoría aquellas que responden a lo segundo pero no cumplen para nada lo primero.

El fracaso de nuestro sistema político es total: fallan los partidos, fallan los congresistas, no existe liderazgo por parte del presidente, no sirve el Consejo Nacional Electoral. No se diga la situación de la Justicia: nadie cree en ella y con razón; la politización convertida en corrupción: las altas cortes enredadas en el Cartel de la Toga: el hacinamiento en las cárceles violando todos los Derechos Humanos; ahora el Fiscal en entredicho; el fiscal delegado para la corrupción extraditado por corrupto en EE. UU.

La economía en una incertidumbre total y manejada por quien ha demostrado poco sentimiento ético en cuanto a diferenciar actividad privada y sector público. Un modelo económico que ha cumplido todos los desastres previstos y ninguna de las expectativas que lo justificaban. Consecuencia: fracasados los sistemas de salud, de pensiones, de educación, etc.

La culpa no es de Oberbrecht como pareciera hoy, cuando resulta que quien haya recibido cualquier dinero de esa empresa -o prácticamente tenido contacto con ella- es un ‘corrupto’.

La institucionalización de ese engendro incestuoso de dinero, política y favores viene increscendo de hace rato porque se volvió natural que las campañas giraran alrededor de los apoyos financieros. Y como dijera Carlos Gaviria “quien pide dinero para subir, sube para pagar”.

No solo la compra de votos directa – sin pasar por el lavado de cerebro de la publicidad- se institucionalizó.

 

La institucionalización del engendro incestuoso de dinero, política y favores
viene ´increscendo´
desde que las campañas giraran alrededor de los apoyos financieros

 

 

Tan natural se volvió el aporte de los grandes empresarios a las campañas que alguna vez Andrés Pastrana volvió pública su protesta porque el Grupo Santo Domingo no le dio las cantidades que esperaba, y sacó un anuncio notificando que tenía que vender su mercedes por el incumplimiento de ese conglomerado.

La sentencia contra Fernando Botero y su participación en el proceso 8.000 contra Ernesto Samper fue por haber desaparecido u ocultado (o confundido) el ingreso de recursos enviados de Panamá por el Grupo Cafetero y el Grupo Santo Domingo con los dineros que también recibieron del Cartel de Cali. En ese entonces Darío Hoyos, quien prácticamente era vocero o relacionista de los Rodríguez Orejuela informó que la otra campaña también se había beneficiado de la generosidad de esos señores.

Los terratenientes apoyaron las campañas de Uribe destinando las platas a amontar el paramilitarismo.

Las grabaciones de Prieto con el presidente Santos confirman que Oderbrecht financió los famosos carteles, y por supuesto el viaje de Duque para hablar con la cabeza de esa empresa tenía que ver con la campaña de Óscar Iván Zuluaga.

Extendida esta costumbre a todos los niveles hoy vemos senadores, representantes,  alcaldes, gobernadores, ministros, secretarios de los despachos, etc, todos los que recibieron aportes, siendo investigados como crimínales, cuando simultáneamente se sabe, se permite, y se regula que el llegar a cualquiera de cargos depende de conseguir desproporcionadas sumas de dinero (que deberán ser pagadas con favores).

El argumento de que es delito porque la plata viene de una empresa extranjera (lo que prohíbe la Ley) no sería sino una forma de legitimar que el sistema siga funcionando: el problema es del poder político vendido al mejor postor, no de quien queda involucrado en ello.

 

Publicada originalmente el 28 de noviembre de 2018

 

 

-Publicidad-
0
8681
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Imposible no opinar sobre Uribe

Imposible no opinar sobre Uribe

Se están acabando los machos

Se están acabando los machos

El ‘fracking’: catástrofe ecológica, catástrofe económica, o algo peor

El ‘fracking’: catástrofe ecológica, catástrofe económica, o algo peor

No solo hay ‘fake news’, también ´fake lenguaje´

No solo hay ‘fake news’, también ´fake lenguaje´

Por pasos contados hacia un conflicto bélico

Por pasos contados hacia un conflicto bélico

Dos errores de Iván Márquez

Dos errores de Iván Márquez

¿Hay o no hay Acuerdo de Paz?

¿Hay o no hay Acuerdo de Paz?

La importancia de revisar la historia

La importancia de revisar la historia