El problema no es Norberto, son los congresistas

Más de uno está indignado porque condecoraron al peluquero, pero deberían estar molestos con quienes lo homenajearon

Por: Orlando Gaviria Giraldo
julio 27, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
El problema no es Norberto, son los congresistas
Foto: Colprensa

En Colombia, la palabra indignación ha perdido todo su valor. Al ser usada en demasía, su esencia se ha ido desvaneciendo, cual llama de veladora al viento. Con el más reciente acto de indignación nacional, la condecoración como gran Caballero al estilista Norberto, quedó demostrada la decadencia del término. ¿De verdad vale la pena rasgarse las vestiduras por un premio otorgado a un pobre anciano que lo único malo que ha hecho en la vida es mandarse a desfigurar el rostro a punta de bisturí?, ¿no les parece más bien cómico que se diga que un tipo tan feo haya contribuido a la belleza de los colombianos? Respeto todas las opiniones, pero creo que no era para tanta alharaca.

“Es que no se lo merecía”, leí por ahí que dijo un indignado. Estoy de acuerdo con él: que a uno le cobren $300.000 por una simple motilada es un descaro. Empero, a pesar de que el estilista es carero, Norberto no obliga a nadie a entrar a su chuzo. Todos van allá porque quieren…presumir de esnobistas. ¿Y qué ha hecho de bueno ese señor para merecer semejante distinción? Se quejaba una señora de pelo achilado y con horquillas, que de seguro anhela poder tener algún día las lucas para mandarse a cortar el pelo donde Norberto. Pero la pregunta no es la correcta, debió ser esta: ¿Y qué ha hecho de malo ese señor para merecer semejante distinción?  Sí, porque recibir un premio de parte de los congresistas de este moridero es una vergüenza, una verdadera humillación.

Hombre, cada quien es dueño de sus propios sueños, pero, por ejemplo, yo, que sueño con ser famoso algún día, con tener el dinero suficiente para poder entrar a Andrés Carne de Res sin que los meseros me miren rayado; que anhelo que en la calle las mujeres bonitas me piropeen y me detengan para pedirme el número telefónico y tomarse selfies conmigo; que deseo que en todas partes me digan doctor, no me sentiría honrado que personajes como Ñoño Elías, Musa Besaile, José Obdulio Gaviria, Roy Barreras, Viviane Morales, Roberto Gerlein, Paloma Valencia, por citar unos pocos, me rindieran un homenaje. A mí una distinción por parte del Congreso de Colombia me daría vergüenza. Me sumiría en una profunda depresión.

Como dije anteriormente, cada cual es dueño de sus propios sueños. Así que dejemos al pobre Norberto disfrutar de su “gran” logro en la vida. Pero si de verdad están indignados, los invito a que en 2018 les castiguemos la falta a los congresistas que no sirven para un carajo, no votando por ellos. Si los quemamos como políticos, de seguro muchos de ellos, que no saben hacer nada más, se verán obligados a pedirle trabajo a Norberto como ayudantes de peluquería. Y hombre, tenerle que ver la cara todos los días al gran estilista colombiano es castigo suficiente. Y merecido.

-.
0
2298
Los once hijos de Fidel Castro regados por el mundo

Los once hijos de Fidel Castro regados por el mundo

La cápsula que reemplaza a la incómoda colonoscopia

La cápsula que reemplaza a la incómoda colonoscopia

Las ventajas de vivir en Bogotá: conseguir neveras desde 700 mil pesos

Las ventajas de vivir en Bogotá: conseguir neveras desde 700 mil pesos

Cinecolombia, de los Santo Domingo, siguen mandando en el negocio de las salas de cine

Cinecolombia, de los Santo Domingo, siguen mandando en el negocio de las salas de cine

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus