Presidente Iván Duque: el bien germina ya

“Ha llegado la hora de un país bajo el liderazgo de una nueva generación motivada por el ejercicio público, la justicia social y la seguridad”

Por: Rafael Calles Moreno
Agosto 10, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Presidente Iván Duque: el bien germina ya
Foto: Presidencia

Por espacio de 52 minutos los colombianos tuvieron la oportunidad de soñar en grande, de imaginar el futuro promisorio que a partir del 7 de agosto se convertirá en una realidad. Escuchar la voz de un verdadero líder que con su característica elocuencia pronuncia el camino sobre el cual trazará los pasos de este país en los próximos cuatro años no deja más que gratitud y esperanza, en un país donde la resiliencia y las ganas de luchar son eje fundamental de la sociedad.  La fría y ventosa tarde bogotana rumoraba tiempos de cambio para el país, mismos que se fundieron con el discurso del señor presidente al pronunciar que “las palabras que algunos promueven no pueden dividirnos, porque todos somos Colombia”. Una hora de ejemplificantes conceptos para disipar las dudas de quienes critican su supuesta inexperiencia, tiempo prudencial para reafirmar a sus electores los postulados que lo llevan a la casa de Nariño, minutos de sobra para demostrar la preparación, el ímpetu y las ganas para dirigir a un país que a partir de ahora inicia una carrera hacia el futuro con paso firme, mirada altiva y manos limpias para asumir las riendas de esta histórica nación.

Es claro que muchas cosas cambian con la llegada del nuevo mandato; ver asumir al presidente más joven de la historia, la primera mujer vicepresidente en los registros del país al igual que un gabinete igualitario son síntomas claves de que algo bueno está pasando. Un cambio trascendental es lo que ocurre en el poder ejecutivo del país cuando su máximo funcionario cumple a cabalidad con sus deberes constitucionales como base probatoria, y por añadidura la promoción del entendimiento, el trabajo en equipo y la construcción de consensos se convierten en postulados a seguir a carta cabal. La libertad de odios y mezquindades como también la diplomacia con principios y el poder sin autoritarismo son compromisos claros del presidente Duque, las cuales ha comunicado desde su primer día de campaña y que se han convertido en los baluartes de su consecuencia y coherencia.

El poder para el presidente Duque es sinónimo del pacto por Colombia, es actuar de manera inmediata para solucionar los más profundos problemas que enfrenta la sociedad. Combatir la corrupción mediante una reforma inmediata a presentar al Congreso de la República, mejorar la economía con un programa de responsabilidad fiscal que elimine gastos innecesarios, que saque adelante las industrias creativas y el campo para un crecimiento económico superior al 4%. Además, hacer de la educación una herramienta transformadora donde el emprendimiento sea la carta de presentación para cambiar los nefastos remoquetes de “cabecilla” y “criminal” por meritorios casos de creativos, científicos y profesionales será una tarea de pleno trabajo en el próximo cuatrienio.

Mantener lo que funcione, corregir lo necesario y construir un entorno genuino de justicia social da cuenta de un presidente con miras al futuro, capaz de reconocer los aciertos de gobiernos anteriores porque el futuro del país se construye sobre estructuras y no bajo coyunturas. Hacer del país una tierra grande pasa por mantener importantes medidas como verdad, justicia, reparación y no repetición para las víctimas del conflicto armado, en cuanto a que llegar al objetivo también requiere brindar valentía y fervor a las fuerzas militares que enfrentan la crueldad de los criminales y la codicia del narcotráfico; dejando claro que los violentos nunca van a ganar espacios en la democracia.

En los próximos cuatro años la tesis inamovible no será el pensar igual, siendo el presidente  el primer elemento en promover la capacidad de darle vida a los consensos, como parte de una nación que cambie las soluciones por agresiones sin caer en la tentación del aplauso transitorio. La sostenibilidad y protección del medio ambiente al producir conservando y conservar produciendo, la construcción de la paz bajo la premisa de que la seguridad y la justicia van de la mano, la reducción de la pobreza con una economía de mercado con enfoque social, una reforma pensional para el adulto mayor, cero hostilidad hacia los sectores productivos, equidad para vivienda y el ministerio del deporte reflejan el clima promisorio de retos y oportunidades que este gobierno tiene por delante en favor de unos ciudadanos que pasarán por el alto la izquierda y la derecha, caminando hacia el futuro en una sola dirección: la unión.

Ha llegado la hora de un país bajo el liderazgo de una nueva generación motivada por el ejercicio público, la justicia social y la seguridad, que mira a los ojos de los ciudadanos para tender la mano del progreso y rechazar cualquier forma de dictadura y autoritarismo. Citando a Darío Echandía, padre de la democracia en Colombia, el presidente Duque replicó la excelsa frase de ¿El poder para qué? Más adelante con su discurso fue evidente observar que con el sitial que asume dispondrá del poder para  gobernar la nación con valores y principios que superen divisiones anacrónicas, para avanzar con el espíritu de construir y nunca destruir; para abandonar los egos de factores dogmáticos y trabajar unidos como un pueblo indetenible capaz de lograr proezas que ni el realismo mágico es capaz de imaginar.

La tarea del presidente Duque inició a muchos kilómetros de la casa de Nariño. San Andrés y Providencia fue el primer departamento en recibir a un gobierno con todos y para todos, que hará presencia en cada región y llegará a cada colombiano creyente en un futuro de legalidad, equidad y emprendimiento. A partir del pasado martes la casa del presidente Duque tiene 1.141.748 km² porque su palacio se encuentra a lo ancho y largo del corazón del pueblo colombiano.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
965

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El proyecto en el Congreso en favor de la dosis mínima que Duque lideró

El proyecto en el Congreso en favor de la dosis mínima que Duque lideró

Nota Ciudadana
El modelo económico al que debe transitar Colombia en el próximo gobierno

El modelo económico al que debe transitar Colombia en el próximo gobierno

Duque, una vida en fotos

Duque, una vida en fotos

Nota Ciudadana
El fantasma que ronda al Centro Democrático

El fantasma que ronda al Centro Democrático