El posconflicto colombiano en la era de la posverdad

"Cuando se articula la posverdad como mecanismo que garantiza una diversificación del relato colectivo, se está tejiendo sentido social y se está promoviendo la memoria"

Por: Jeyson Rivera
junio 21, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El posconflicto colombiano en la era de la posverdad

La posverdad es una tendencia reciente, desde la que se propone que las verdades que en teoría deberían ser ampliamente reconocidas, sean menos importantes a la hora de modelar la opinión pública que las apelaciones a la emoción o creencias personales. Esto en términos un poco más claros quiere decir que a la hora de definir la verdad en la actualidad, nos encontramos con que se aferra a intereses particulares: percepciones personales que priman sobre lo que realmente sucede (Yo creo en lo que me conviene, en lo que me cuaja). Este fenómeno, ha cobrado sentido dentro de las movidas sociales actuales, especialmente en las de la política y comunicación. A partir de la posverdad, podemos entender escándalos globales como la elección de Donald Trump o el triunfo del NO en el referendo colombiano por la aprobación de los acuerdos de paz. Sin embargo, y  abandonando un poco el ámbito político, encontramos que el término, trascendentalmente se configura desde las emociones y reflexiones personales, aspecto en el que se vuelve importante hacer énfasis y es que siempre se le ha relacionado mucho con el cuento político y demás, pero... ¿Por qué no entender la posverdad desde lo sociológico?

La concepción de la posverdad desde lo sociológico se ajusta como anillo al dedo al contexto del conflicto armado colombiano, donde encontramos procesos clave  que requieren de nuestra especial atención, como lo son El posconflicto, la búsqueda de la verdad y el reconocimiento de la memoria de las víctimas, procesos que  son afectados por la posverdad más que desde lo político, desde lo sociológico.

Mi padre siempre fue un hombre trabajador y entregado a sus asuntos, ambicioso y obstinado como él solo. A mis 2 años y producto de una amenaza, pues según los personajes de camuflado y botas la machita, era un informante de los paramilitares, fue brutalmente torturado en una sucia y pantanosa cancha. Seis veces se escuchó el estallido del revólver, como para asegurar que con su muerte, también se iban esperanzas, ambiciones y proyectos; “Seis tiros bien pegados”  que se llevaron una persona con ideales, una persona que podía hacer de esto algo mejor. A mi, por supuesto que me importa el reconocimiento de su asesinato, las causas, los actores y demás precisiones, el reconocimiento ayuda un poco a sobrellevar la carga de su muerte; Por lo que se refiere a  nosotros, las víctimas del conflicto armado Colombiano, la búsqueda y reconocimiento de la verdad objetiva es un proceso de vital importancia, como un mecanismo que, en palabras del mismo gobierno: “Es garantía para la no repetición”,  Es precisamente en este punto donde las dinámicas actuales de la posverdad entran en juego. Y es que se hace difícil pensar que la posverdad, no vaya a afectar de alguna manera la aclamada verdad y reconocimiento de memoria que esperamos las víctimas de una guerra de más de 50 años. En este punto y ya habiendo entendido lo que es la posverdad, deberíamos entrar en materia y condensar, formulando preguntas como: ¿Será que la posverdad se nos va a tirar el proceso del posconflicto o será posible conciliarla con las luchas del mismo y  verla menos como una prostituta política y más como una herramienta?  

En sus tratados sociológicos, el Francés Maurice Halbwachs se refiere a la memoria colectiva como una sumatoria de memorias individuales, una construcción social al igual que la posverdad; cada uno construye desde lo que percibe, desde lo que piensa, desde sus intereses. El objetivo de entender a Halbwachs y su memoria colectiva es reconocer en qué medida se puede articular la memoria con la posverdad, pues como lo mencionaba al principio de éste artículo, la última se vale de las emociones y percepciones personales. La posverdad entonces entraría a tomar el carácter sociológico que los medios se han encargado de quitarle; podemos entenderla como una herramienta de vital importancia para la construcción colectiva de sentido en la medida en que se  apodere de la misión de las víctimas de reconstruir esas memorias del conflicto, ya no pretendiendo la verdad universal y los hechos objetivos sino defendiendo y reconociendo los enfoques particulares  de la guerra.

En el posconflicto será necesario escuchar todas las versiones, todas las historias, todos los factores. Cuando se articula la posverdad como mecanismo que garantiza una  diversificación del relato colectivo, se está tejiendo sentido social y se está promoviendo la memoria desde las vivencias, desde la configuración de identidad individual. Podemos dejar de ver la posverdad como un elemento puramente de persuasión política, como la prostituta de la política e identificar en ella, ese potencial para construir realidades colectivas y en este sentido entonces, empezar a pensar en que los consensos globales y la búsqueda de verdades objetivas, no concuerdan del todo con un modelo de sociedad que defiende la autonomía, la libertad en las versiones y en la construcción ideológica personal. El posconflicto y en especial la protección de la memoria, articulado a la posverdad, desde mi opinión personal puede ser un proceso más efectivo, incluyente y trascendental que la mera búsqueda de versiones oficiales, que los cuestionamientos y juicios arcaicos, que la identificación de factores y culpables. Es hora de pensar la posverdad en términos de Reconocimiento.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
1718

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Sobras de comida alimentan los parques de Medellín

Sobras de comida alimentan los parques de Medellín

La trágica vida de un gay y miliciano de las Farc que quiso ser escritor

La trágica vida de un gay y miliciano de las Farc que quiso ser escritor

Top 10 de las marcas más influyentes de Colombia

Top 10 de las marcas más influyentes de Colombia

Confirmada reunión de los Presidentes Santos y Maduro

Confirmada reunión de los Presidentes Santos y Maduro