¿Por qué los países deben oponerse al fracking?

El 80% de los químicos vertidos en el proceso regresan a la superficie

Por: Alvaro Julian Diaz Charry
Noviembre 07, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Por qué los países deben oponerse al fracking?
dw.de

La manera en la que se viene adelantado la actividad minera en el país, la multiplicidad de anomalías, los terribles efectos medioambientales y el poco o nulo control de las autoridades sobre las explotaciones (legales o no) son dicientes de una situación que puede agravarse en el corto y mediano plazo como consecuencia del impulso que está recibiendo la implementación en el país del llamado “Fracking” esto gracias al intenso lobby que las compañías multinacionales que desarrollan esta actividad han realizado ante las autoridades nacionales especialmente en los últimos meses, por lo que ya se anunció el inicio de explotaciones bajo esta modalidad a partir del próximo año. A lo que muchos han respondido con entusiasmo viendo en ello, no una oportunidad de llenarse los bolsillos (faltara más) sino una de crecimiento económico para el país.

Pero ¿qué es el fracking y porque suscita tanta polémica y rechazo en ambientalistas y conocedores del tema minero energético?
El fracking o fragmentación hidráulica es una modalidad de explotación de petróleo y gas que consiste como su nombre lo indica en la fragmentación y disolución de rocas del subsuelo profundo permitiendo la extracción de estos materiales. Pero para hacer esto posible se requiere de más de 3 veces la cantidad de agua necesaria para producir un barril de petróleo de manera convencional, además de la utilización de decenas de aditivos químicos entre los que se encuentran: el queroseno, benceno, tolueno, xileno y otros formaldehídos contaminantes sospechosos de producir enfermedades entre ellas el cáncer.

Este tipo de explotación puede ser tanto o más nefasta para el medio ambiente (del cual el ser humano es parte integrante) que la explotación aurífera, debido a que esta no solo contamina acuíferos y suelos ya que hasta un 80% de los químicos vertidos en el proceso regresan a la superficie. Sino que el gas también escapa produciendo contaminación atmosférica, (colándose incluso por las tuberías de agua) sin contar la que se produce una vez el petróleo es utilizado.

Así las cosas. Por la utilización indiscriminada de materiales peligrosos, por los graves riesgos que hacen que los costos de subsanar las anomalías sean por mucho superiores a los potenciales beneficios. Debemos afirmar que el famoso fracking, en vez de ser el tan promulgado motor de desarrollo para el país, se constituirá no solo como un factor que merma la calidad de vida de los habitantes principalmente en las zonas directamente intervenidas, sino además en un verdadero problema de salud pública.

Llego hasta este punto únicamente para decir que lo anteriormente expuesto no es realmente la “nuez” del porque debemos oponernos a esta práctica. La verdadera nuez del asunto es que el mundo no puede continuar en la racionalidad torpe y suicida de basar su desarrollo y bienestar en la producción de combustibles fósiles y sus derivados. Porque así extraigamos hasta la última burbuja de gas atrapada en la última roca, (mientras nos ahogamos en nuestra propia peste). Estos recursos algún día se agotaran, y entonces más temprano que tarde este modelo de desarrollo y de civilización colapsará.

Desde mediados del siglo XIX ha habido logros en el campo de la producción de energías limpias: solar, eólica, incluso existe el mito de que el motor de energía libre fue creado por Tesla y saboteado por Rockefeller y su Standard Oil Company. Sea esto cierto o no, el caso es que los gobiernos deben caer en cuenta de que ha llegado el momento de decirle adiós a la energía fósil y se debe poner todo el esfuerzo en la masificación de las energías alternativas, hasta que sea esa; la fósil, la única energía alternativa.

Pero estos cambios, esta evolución, esta revolución si se quiere. No la van a realizar los mismos que han provocado la crisis cediendo a las presiones de petroleros y carboneros. Este cambio solo se logrará a través de una ciudadanía crítica y activa que lo exija. Una ciudadanía que sea capaz de plantarse delante de los poderosos para que estos asuman su responsabilidad histórica, y desde esta esquina de Latinoamérica ¿por qué no?, producir esta trasmutación de modelos y formas que se torna tan urgente dado el desolador panorama que nos aguarda de no tomar acción ya.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
2112

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Más sobre el fracking, video: “La tierra del Gas”:

Más sobre el fracking, video: “La tierra del Gas”:

Nota Ciudadana
Sobre la fracturación hidráulica

Sobre la fracturación hidráulica

Sopa de fracking

Sopa de fracking

Cuentas de MinHacienda no cuadran con las del FMI

Cuentas de MinHacienda no cuadran con las del FMI