Polarizaciones afortunadas y desafortunadas

Es conveniente si nos lleva a debatir con argumentos e inconveniente si se limita a la violencia y al mantenimiento del statu quo mediante el miedo

Por: Carlos David Martínez Ramírez
mayo 07, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Polarizaciones afortunadas y desafortunadas
Foto: Pixabay

Algunos manifiestan con preocupación que Colombia está muy polarizada. ¿Con qué criterios podemos afirmar que esto es bueno o malo, afortunado o desafortunado?

En una democracia real hay diferencias, el reto está en cómo se manejan esas diferencias para lograr consensos desde los disensos, para que el partido que llegue al poder gobierne para el bienestar de todos, no sólo de aquellos que simpatizan con sus ideas.

Uno de los principios de la democracia es el de pesos y contrapesos; en este contexto, resulta desafortunado cuando desde una rama de poder se acusa que otra está politizada (o polarizada) porque no se aceptan sus decisiones, cuando la realidad es que esas diferencias son naturales, normales e incluso deseables.

Desdeñar de la polarización como algo desafortunado puede tener implícita una complacencia con el status quo. Por otra parte, pedir cambios no se debe confundir con complacencia con la violencia en las manifestaciones que exigen formas diferentes de gobernar.

La tradición europea nos heredó el concepto de la dialéctica para entender que se logran síntesis convincentes cuando exponemos argumentos y contraargumentos, tesis y antítesis. Pero, en esta Colombia que teme a lo que nunca hemos tenido, entiéndase políticas socialdemócratas, la dialéctica suele asociarse con la faceta radical del materialismo dialéctico.

No sé si el monstruo del “capitalismo salvaje” esta a punto de matar el fantasma del “castrochavismo”, o si tantos errores de la “derecha” están entregando en bandeja de plata el poder a la “izquierda”; pero, de lo que sí estoy seguro es que la polarización entre izquierda y derecha resulta vacía sin considerar variables económicas reales. Incluso algunos de quienes son relacionados con la izquierda en Colombia proponen que lo que necesitamos no es comunismo sino un capitalismo que fortalezca la industria local, la productividad, la competitividad, sin corrupción, sin carteles (de los pañales, del arroz, del papel higiénico), de manera que las bondades del capitalismo sean una realidad para muchos y no solo para una minoría privilegiada.

Si la polarización entre liberales y conservadores del siglo XX trajo violencia a nuestro país, la “solución” con el Frente Nacional nos heredó una tragedia que hoy llamamos mermelada: la solución de las diferencias con repartijas burocráticas (entiéndase puestos y contratos), comisiones, cupos indicativos, entre otras prebendas, en lugar de buscar consensos mediante argumentos y deliberación.

Deberíamos hablar de la diferencia entre la burocracia, entendida como la repartija de puestos y contratos, y la burocracia weberiana que plantea la importancia de legitimar el poder de manera técnica y racional; esta última sería una burocracia conveniente e incluso deseable, para no caer en la búsqueda de la legitimidad del poder en función al carisma personal (lo que hoy denominamos caudillismo), lo cual es síntoma de una democracia premoderna, en términos del mismo Weber.

La polarización es conveniente y afortunada si nos lleva a debatir con argumentos, resulta inconveniente y desafortunada si se limita a la violencia y al mantenimiento del statu quo mediante el miedo a los cambios que realmente necesitamos.

-.
0
300
Irina Karamanos, la feminista que aceptó ser primera dama de Chile en medio de críticas

Irina Karamanos, la feminista que aceptó ser primera dama de Chile en medio de críticas

Luis Pérez, el aliado de los paramilitares y Petro

Luis Pérez, el aliado de los paramilitares y Petro

“Daniel Quintero es demasiado burdo para esta ciudad a pesar de su carita de ángel”: Alonso Salazar

“Daniel Quintero es demasiado burdo para esta ciudad a pesar de su carita de ángel”: Alonso Salazar

El primer exfarc en lograr una alcaldía le puso agua a su pueblo: Turbaco, Bolívar

El primer exfarc en lograr una alcaldía le puso agua a su pueblo: Turbaco, Bolívar

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus