'Piensan que estoy loca porque no me he hecho nada en la cara'

Entrevista a Meryl Streep. A sus 65 años, se estrena como roquera en la película 'Ricki and the flash'

Por: Brand Río
agosto 29, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
'Piensan que estoy loca porque no me he hecho nada en la cara'
Foto: tomada de clarin.com

En Ricki (and the Flash), Meryl Streep se convierte en una roquera que abandona a su familia. La actriz comparte protagonismo con su hija mayor,Mamie Gummer, que ha decidido seguir los pasos de su famosa progenitora. Casada con el escultor Donald Gummer, la pareja son padres de cuatro hijos, aunque solo dos de ellos continúan la tradición de la interpretación.

Para entrevistarla viajamos a Nueva York, donde apareció con su piel de porcelana, sus inconfundibles gafas gatunas, su suave voz y una arrolladora personalidad que viaja entre la simpatía, el doble sentido, la determinación y la exageración.

GONZOO: Tú, que te has hecho famosa interpretando a grandes mujeres y figuras históricas, has cambiado últimamente el rumbo hacia musicales y comedias.

MERYL STREEP: Crecí haciendo dramas serios y cuando me gradué en drama se rodaban muy buenos filmes. En aquella época tuve la oportunidad de interpretar grandes personajes, que elegía de lo que me ofrecían. Después de protagonizar The Deer Hunter y La Decisión de Sofíase me catalogó como actriz dramática y perdí mi oportunidad de rodar comedias. No tenía otra elección. Luego, cuando mis hijos crecieron, me cansé de ese tipo de papeles y le pedí a mi agente que me buscara historias más ligeras. Ahora estoy sorprendida de poder encontrar sobre mi mesa laposibilidad de escoger entre un abanico de personajes tan diferentes, sobre todo a una edad en la que la industria tiende a olvidarse de las mujeres.

G: El pasado mes de abril dijiste en la conferencia 'Mujeres en el Mundo' que se celebró en Nueva York cómo históricamente hay poca proyección de las mujeres en la literatura y en el cine.

M.S.: Desde que somos niñas leemos literatura y estudiamos historia, y es un contenido liderado con más frecuencia por hombres que por mujeres. Pero yo me siento más como Peter Pan que como Campanilla, quiero ser Tom Sawyer y no Becky.

G: ¿Qué te lleva a elegir un personaje sobre otro?

M.S.: Mi intento principal es no caer siempre en el mismo patrón, detener mis primeros instintos. Es curioso ver cuál ha sido mi camino profesional en estos últimos años, porque mi madre, que era muy ambiciosa, cantaba en conciertos privados y mi padre componía música y tocaba el piano. Tuve una gran profesora de canto llamada Bersy Parrish que me enseñó la importancia de conectar las emociones con la respiración y la música. Ella ha sido una gran inspiración en mis personajes musicales porque su técnica me ha permitido cantar y actuar interpretando sentimientos profundos. Creo que cantar es una extensión de la actuación.

G: Has conseguido grandes honores como actriz. ¿Alguna vez has sentido, como tu personaje, que tenías que sacrificar tiempo que debías dedicar a tu familia por mantener tu leyenda profesional?

M.S.: Sinceramente, creo que hay un doble rasero para los hombres y las mujeres cuando se trata de hacer sacrificios. Esa pregunta nunca se la hacen a los hombres porque se supone que ellos son los que tienen una ocupación a tiempo completo. Creo que nosotras deberíamos tener las mismas oportunidades y no cargar con el estigma de elegir entre familia y carrera. Yo he disfrutado creciendo a mis hijos y al mismo tiempo he tenido la suerte de contar con un marido maravilloso que se ocupaba de la familia en mi ausencia.

G: ¿Todavía disfrutas actuando?

M.S.: Sí. Lo mejor de interpretar es crear una escena dejándote llevar por el personaje, perdiéndote dentro de esa criatura que no tiene nada que ver contigo. Es en ese momento cuando reconoces que has triunfado como actor porque hay que trabajar duro para ser reconocido en esta profesión y esos son los mejores instantes de cualquier actor.

G: ¿Cómo te relajas del trabajo?

M.S.: Cuando mis hijos eran niños rechazaba muchos proyectos porque no quería estar mucho tiempo fuera de casa. Era una decisión propia, totalmente personal. Luego, cuando crecieron, empecé a disfrutar mi vida y mi carrera de otra manera, intentando pasar los fines de semana con ellos.Estar con mi marido y mis hijos es mi gran placer, lo que más felicidad me proporciona. Por supuesto disfruto actuando, pero ya había triunfado cuando mis hijos eran niños y no sentía la urgencia de demostrar lo que era capaz. En aquellos tiempos, además, estaba quemada de tantas reuniones con ejecutivos intentando encontrar el mejor papel, a veces me sentía miserable, por lo que decidí cortar una temporada. Cuando cumples cuarenta años, al menos en mi época, se consideraba que llegabas al principio del fin de tu carrera interpretando protagonistas.

G: Eres de las pocas actrices que interpreta su edad en cualquier tipo de género cinematográfico.

M.S.: Creo que nos estamos acostumbrando a ver a tanta gente retocada cosméticamente que cuando nos encontramos con alguien que envejece de forma natural nos sorprendemos. En Hollywood mucha gente piensa que estoy loca porque no me he hecho nada en la cara.

Tomada de Gonzoo.

-.
0
3251
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus