Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

Petróleo por agua: intereses peligrosos en el Sumapaz

Análisis de la toma petrolera del páramo

Por: Ariel Avila*
Septiembre 17, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Petróleo por agua: intereses peligrosos en el Sumapaz

Llegó a Bogotá la “marcha por el agua y por la vida”, un gran movimiento campesino que se ha gestado en la región del Sumapaz producto de la intervención de diferentes empresas petroleras, que sin importarles, que en esta zona del centro del país, se encuentra el páramo más grande del mundo han comenzado a realizar exploraciones para buscar petróleo.

De esta región entre los años 2003 y 2005, con la operación Libertad I y Libertad II, se expulsó a las FARC, allí operaban los frentes 55 y 53. El movimiento campesino sufrió durante años una estigmatización en esta región del país, por un lado las FARC los acusaban de ser agentes estatales, mientras que las Fuerzas Militares los acusaban de ser auxiliadores de la guerrilla.

Históricamente esta región produjo el nacimiento de uno de los movimientos campesinos más fuertes del país. En esta región siempre partidos de izquierda y alternativos han tenido una oportunidad. Desde los movimientos sociales que lideró Juan de la Cruz Varela hasta el movimiento por el agua y por la vida que llegó hoy a Bogotá, en el Sumapaz se han forjado las batallas más intensas  por preservar una zona de campesinado y minifundio.

sumpaz

 

La conclusión que se puede hacer después de años de intervención militarno puede ser más desoladora. Del Sumapaz sacaron a las FARC y esto fue funcional para la entrada al páramo de empresas  petroleras y los cultivos de papa, la destrucción de este gran ecosistema es visible en todo el recorrido en los municipios de San Bernardo, Pasca, Cabrera y la zona rural de Bogotá. Las autoridades siguen satanizando este movimiento mientras que como en épocas anteriores comienza a ser debilitado.

Pero del mejoramiento de la seguridad no únicamente se han beneficiado las empresas petroleras, también personas ligadas a mafias se han hecho con estas tierras productivas. Tal vez el mejor ejemplo sea el reciente caso de Luis Murcia Chaparro alías el pequines, quien murió baleado en su finca en Arbeláez Cundinamarca. En los últimos años cientos de hectáreas han sido compradas a campesinos por foráneos que han construido grandes fincas en toda la vía que lleva de Fusagasugá a San Bernardo.

Desde el mes de enero de 2014 la empresa Alange Energy corp y su contratista Vector comenzaron a realizar trabajos de exploración petrolera, ofrecían 3 millones de pesos a las Juntas de acción comunal de las veredas donde hacían procesos de exploración, a cambio de que los dejaran hacer trabajos en estas zonas. Poco a poco ante el desastre ambiental que se podría avecinar los campesinos comenzaron a convocar reuniones y marchas y desde julio de 2014 la empresa salió de la zona ante las presiones sociales.

s5

Las autoridades parecen no escuchar, la CAR del Sumapaz dice no tener competencia, o no poder hacer nada, el Ministerio del medio ambiente apenas citó una reunión relámpago en Fusagasugá en la cual no dio ninguna solución, más allá de decir que el páramo no se iba a tocar.

No se trata de negarse rotundamente a la minería o el petróleo, de lo que se trata es de crear un marco jurídico estable que de claridad y sobre todo que respete a los pequeños productores, campesinos, indígenas y comunidades negras. La consecuencia de la activación de la locomotora minera y petrolera no puede ser la destrucción de la riqueza natural del país. La realidad de los conflictos ambientales  permiten concluir que existe una necesidad que el gobierno nacional afronte este debate de forma directa y deje de hacerle el quite a una discusión profunda del marco jurídico sobre la explotación petrolera y minera.

*Ariel Avila: Politólogo de la Universidad Nacional de Colombia y magister en sociología de la misma universidad.

Twitter: @ArielAnalista 

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
Queremos seguir siendo independientes, pero no podemos solos. ¡Apóyenos! Con la tecnología de TPaga
$20.000 $50.000 $ 100.000 $300.000
Donaciones en pesos colombianos ($COP) a la Fundación Las Dos Orillas. NIT 900.615.503 para la operación de Las2orillas.co
0
6842

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
“El Estado le hace conejo a las Farc”: Ernesto Samper en entrevista con Antonio Morales

“El Estado le hace conejo a las Farc”: Ernesto Samper en entrevista con Antonio Morales

El expresidente Ernesto Samper Pizano, en conversación con Antonio Morales analiza los últimos acontecimientos de las negociaciones de paz
Pacho de Roux y su apuesta por derrotar el miedo en la Antioquia profunda

Pacho de Roux y su apuesta por derrotar el miedo en la Antioquia profunda

Hasta las montañas del nordeste, donde la huella paramilitar aún está viva, llegaron 25 jóvenes a aprender de los campesinos que han sobrevivido la guerra: VIDEO
La conexión colombiana con los Paradise Papers que salpica al presidente Santos

La conexión colombiana con los Paradise Papers que salpica al presidente Santos

Carlos Huertas, de Connectas, es el enlace con el Consorcio internacional de periodistas de investigación que ubicó 200 colombianos en paraísos fiscales
Por qué se perdió la “batalla” de Cataluña

Por qué se perdió la “batalla” de Cataluña

La apuesta por el independentismo debería haber concitado un mayor consenso en la sociedad catalana . Analisis del periodista Ricardo Angoso