Opinión

Petro y el Twitter

Petro y Uribe han hecho de Twitter su trinchera política. Son igualitos, no nos dejan descansar ni 1 minuto, no le dan tregua a quien consideran enemigo y hacen campaña para todo

Por:
abril 24, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Petro y el Twitter
En las obsesiones de Petro está su ego, representado en la Bogotá Humana y la Colombia Humana, de la que nos perdimos cuando perdió en segunda vuelta

No sé qué tipo de virus transmite el Twitter, ese pajarito que trina sin descanso con todo tipo de mensajes algunos de amigos, otros de personas que admiramos, otros de medios de comunicación; en fin, hasta de personas que no nos gustan o gente a la que despreciamos. En Twitter hay de todo como en botica. Claro, uno tiene la potestad de bloquear o no seguir lo que no le gusta. Sin embargo, quienes somos opinadores tenemos la responsabilidad de seguir muchas cuentas así no nos gusten y más ahora en este encierro.

Una de las repercusiones negativas de pegarse al Twitter es recibir mensajes que definitivamente nos molestan o saturan como los de Álvaro Uribe (aunque hay que reconocer que últimamente anda callado) o los de su contradictor Gustavo Petro. Ambos trinan tanto y de tan distintos temas que realmente se vuelven, perdonen la expresión, “mamones”.

Petro parece un obsesivo patológico con algunos temas. Últimamente se la tiene dedicada a Claudia López. No se sabe si por celos, porque Claudia ha arrancado con pie derecho su alcaldía cuando Gustavo terminó bastante cuestionado en la suya. Al inicio de la pandemia casi nos enloquece con el tema del Hospital San Juan de Dios o la Hortua. Que si Claudia derrumbó lo que él había hecho, que si Claudia lo privatizó, que si le quitó los respiradores, que si se gastó equis o ye plata en reconstruirlo, etc. etc. Una seguidilla de trinos obsesionados con demostrar que la alcaldesa había actuado mal. Contra esos no cabía argumento posible, solo ataques y ataques.

___________________________________________________________________________

Últimamente se la tiene dedicada a Claudia López. No se sabe si por celos o porque Claudia ha arrancado con pie derecho su alcaldía

____________________________________________________________________________

Otra de sus obsesiones es Fajardo. Cualquier aparición que hace el excandidato de los Verdes es inmediatamente seguido por tuits de Petro contradiciéndolo, recordándole que votó en blanco, adjudicándole el triunfo de Duque, trayendo a cuenta su viaje a ver ballenas etc. etc. aquí nuevamente no caben argumentos, solo demeritar a quien, según Petro, ayudó a ganar a al fascismo representado en Duque y Uribe.

En la lista de obsesiones está su ego, representado en la Bogotá Humana y la Colombia Humana, de la que nos perdimos cuando él, Petro, perdió en segunda vuelta. No hay la mínima autocrítica hacia su gestión como alcalde de Bogotá, que dicho sea de paso tuvo bastantes cuestionamientos. Tampoco hay la menor revisión sobre sus postulados para dirigir a Colombia que, nuevamente según él, si estuviera en sus manos viviría en las mieles de la prosperidad, la paz y la justicia social. Para regímenes de izquierda ni una sola crítica así sean los cuestionados Kirchner, Maduro, Correa, Evo o Lula.

Tanto Petro, como Uribe, han hecho de Twitter su trinchera política. En eso son igualitos, no nos dejan descansar ni 1 minuto, no le conceden descanso a quien consideran su enemigo y no han parado de hacer campaña para todo y a cualquier hora desde que pasaron las elecciones. Tanto el uno como el otro tienen un coro de acólitos, verdaderos o falsos, que les siguen de inmediato reenviando y comentando lo que ellos han dicho. Y no paran un segundo sin que cuestionen o insulte a cualquiera que ellos consideren adverso.

Los dos políticos, sientan cátedra sobre salud, economía, seguridad, gasto público, o lo que se les venga a la cabeza con tal de demostrar que, el uno y el otro, serían mucho mejores gobernantes que a los que se enfrentaron.

En el caso de Petro, hay un problema adicional. Es que un trino lo puede repetir innumerables veces. No sé cómo lo consigue si supuestamente este programa bloquea una opinión que ya ha sido expresada, precisamente para evitar repeticiones.

No lo siga, me dirán los seguidores de Petro acompañando sus trinos con insultos. Y para mi salud mental debería de hacerles caso. Desafortunadamente, soy obsesiva (con Petro y con Uribe) porque ese par de loquitos si nos descuidamos se quedan eternamente en la política y en el poder. ¡Y ahí sí que nos fregamos!

www.margaritalondono.com

 

-Publicidad-
0
3000
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
¿Cultura ancestral o barbarie?

¿Cultura ancestral o barbarie?

Los de derecha toman hidrocloroquina…

Los de derecha toman hidrocloroquina…

Hacia el abismo

Hacia el abismo

El Golem de Uribe

El Golem de Uribe

El teatro de la pandemia

El teatro de la pandemia

Contagiados de soberbia

Contagiados de soberbia

Como un tren

Como un tren

El trapo rojo

El trapo rojo