Opinión

Pedro Sánchez en la encrucijada

De paria político a ganador absoluto de las elecciones, se enfrenta al dilema de formar gobierno con la izquierda de Podemos y los nacionalismos o la derecha de Ciudadanos

Por:
abril 30, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Pedro Sánchez en la encrucijada
Sánchez tiene una firmeza de carácter y una capacidad de revertir a su favor situaciones francamente adversas, que le distingue del resto de los líderes políticos españoles. Foto: Twitter/Pedro Sánchez

Pedro Sánchez es el  ganador absoluto de las elecciones generales en España. Y no solo lo digo porque haya sido el candidato más votado y que en votos y curules haya duplicado al Partido Popular, el  rival histórico de los socialistas durante los 40 años que ya dura la monarquía parlamentaria en la península. Ni solo porque  gracias a dicha victoria tenga la reelección en el bolsillo, como suele decirse. Lo digo también  porque quien es actualmente  presidente de Gobierno, hace apenas dos años era un paria político. Lo habían echado de la Secretaría General de su partido y había sido forzado a abandonar su curul por negarse a acatar la orden de  su partido de votar en blanco para permitir la reelección de Mariano Rajoy, líder del PP y entonces presidente de Gobierno.

Esta firmeza de carácter y esta capacidad de revertir a su favor situaciones francamente adversa, que ciertamente le distingue prácticamente del  resto de los líderes políticos españoles,  va ser sin embargo sometida  a nuevas y seguramente más duras pruebas.  En primer lugar porque  como no  cuenta con una mayoría parlamentaria absoluta sino  simplemente con una  relativa  sólo podrá ser reelegido aliándose con otros partidos. Tiene eso sí  la posibilidad  de forjar alianzas por la izquierda o por la derecha. Las alianzas por la izquierda parecen las más obvias y son desde luego las preferidas por  su  propia militancia. Si  Sánchez opta por esta opción contará seguramente, en la sesión de investidura, prevista para el 6 de junio, con los votos de Unidas Podemos - encabezado por Pablo Iglesias-   probablemente con los del PNV- el partido de  nacionalistas vascos- y los ERC – la Izquierda republicana de Cataluña- y por lo menos con la abstención de Juntos x Cataluña, la derecha del nacionalismo catalán.  Pero mantener la unidad de estos apoyos va a ser una tarea difícil por dos motivos principales. El primero, la cuestión social. Unidos Podemos, a pesar de haber perdido en estas elecciones casi la mitad de sus diputados, va utilizar los 42 que le quedan para insistir en que el presupuesto de 2020 los gastos en educación y salud  públicas y en seguridad social recuperen por lo menos los niveles que tenían antes de que Mariano Rajoy aplicara a rajatablas los devastadores ajustes del gasto público dictados desde Bruselas por la Comisión Europea.  Algo, que dada la situación de ralentización de la economía española, solo puede conseguirse subiendo los impuestos a las grandes empresas y a las grandes fortunas. O sea a esos “poderes fácticos” que tienen muchos medios para acosar a un gobierno, entre los que sobresalen la prensa y el poder judicial. Pero si esta fuente de  conflictos es preocupante lo es todavía más “la cuestión catalana”. O sea  el  traumatismo causado al actual régimen político español por la irrupción en los últimos años de un poderoso movimiento que en Cataluña reclama tanto la independencia como la república. Un movimiento que - pese de tener a una veintena de sus dirigentes en la cárcel o en el exilio  y  de ser objeto de una implacable campaña mediática en su contra-  en vez de empeorar mejoró notablemente  en estas elecciones  sus resultados electorales. De hecho, ERC -el más consistente de los partidos que luchan por la república catalana– ha pasado de 8 diputados a 14 en estas elecciones.

 

Sánchez va a asumir la “cuestión catalana” desde la doble negativa previa
a realizar un referéndum sobre la independencia de Cataluña
y conceder el indulto a los líderes catalanes en juicio por rebelión y sedición

 

Estos son  hechos y son tozudos y Pedro Sánchez va a asumirlos y encajarlos desde la doble negativa previa a realizar un referéndum sobre la independencia de Cataluña y a conceder el indulto a los líderes políticos catalanes que están siendo juzgados por los delitos de rebelión y sedición y que probablemente serán condenados. Necesitará de todo su talento político para lograr la cuadratura de este círculo. O para cambiar de opinión y convocar el referendo o al menos indultar a los políticos catalanes.

La alianza con Ciudadanos lo libraría de estos dolores de cabeza pero le traería otros. Le costaría desde luego el desafecto de muchos de sus propios votantes y de los votantes y diputados de Unidas Podemos, así como de los de  ERC. Algo que disminuiría seriamente su capacidad de resistir o al menos modular  las dos demandas básicas del partido liderado por Albert Rivera. La primera: echar mano de nuevo del artículo 155 de la  Constitución española para disolver  al gobierno catalán y respaldar las previsibles condenas que esperan a los líderes catalanes. Y la segunda: mantener la estrategia neo liberal encaminada a desmontar definitivamente al Estado de Bienestar.

Sobra añadir que de la decisión que tome Pedro Sánchez en los próximos días depende en gran medida  el futuro político de España en los próximos años.

-Publicidad-
0
725
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El embajador del millón de dólares

El embajador del millón de dólares

El centro es el infierno

El centro es el infierno

El neoliberalismo en crisis

El neoliberalismo en crisis

Evo Morales

Evo Morales

Ucrania o los dilemas del subalterno

Ucrania o los dilemas del subalterno

Guaidó. El presidente que no pudo ser

Guaidó. El presidente que no pudo ser

El FMI al desnudo

El FMI al desnudo

Macri, populista

Macri, populista