Para la muestra: un libro de investigación. La frustración de ser un científico en Colombia

Para la muestra: un libro de investigación. La frustración de ser un científico en Colombia

“La ciudad amable, verde y compacta” es una investigación financiada con recursos propios. Pocas personas lo leerán porque los libros entraron en desuso hace rato

Por: cesar arturo castillo parra
junio 08, 2023
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Para la muestra: un libro de investigación. La frustración de ser un científico en Colombia
Nuestras ciudades se han constituido en espacios de vida supremamente contradictorios porque nos ofrecen tanto elementos de bienestar, como escenarios degradados donde la vida se vuelve todo un peligro o una desgracia. Si, en las ciudades encontramos instituciones de salud, lugares para la formación de las nuevas generaciones, recreación y el trabajo, pero no las diseñamos para garantizarles a los ciudadanos una vida placentera, sino en función de los vehículos y los intereses contractuales de los politiqueros. Hace tiempos que tengo la idea de escribir sobre la importancia social y política de defender el espacio público, pero ahora que la Universidad del Valle sacó a la luz pública el libro “La ciudad amable, verde y compacta”, me urge desviarme un poco del tema porque, presiento que con ese texto sucederá lo mismo que ha acontecido con tantos escritos que siendo resultado de procesos de investigación, pasan rápidamente al olvido. Les explico la razón. La investigación científica es algo que puede ser sumamente apasionante porque cuando el deseo de conocer se apodera de un sujeto, la falta de recursos, ni las tantas otras dificultades que se presentan a lo largo del tiempo lo pueden detener. En la historia de las ciencias, incluso hay casos de hombres que perdieron la vida tratando de demostrar sus hipótesis (lo siento, el libro se llama así: “La ciencia es cosa de hombres”). Pero cuando la gente se pone delante de una librería o una biblioteca, seguro que nadie piensa en las dificultades que tuvo que pasar el autor, en sus horas de insomnio, en las fiestas que se perdió, ni en todo el dinero que gastó tratando de hallar la información. Muchos creen que todo científico es un tipo cómodo al que una universidad le paga el doctorado y le da para su investigación, pero eso no es cierto porque hay tantos otros autores que no reciben nada, ponen incluso el dinero de sus padres, las editoriales solo les dan unos pocos ejemplares de la publicación y encima no logran ni un reconocimiento institucional. Una vez concluida la recolección de la información, viene tal vez lo más difícil, Escribir. Son horas y horas de ordenar las palabras, borrar los párrafos, volver a escribirlos, imprimir un borrador, volver a leer, corregir y aclarar los párrafos confusos. Se presenta ante un editor y si estás de buenas y te lo aceptan, toca mirar el texto nuevamente para satisfacer las inquietudes de los evaluadores. Después de que pasa el libro a manos del corrector de estilo, debe el autor volver a leerlo y hacer los últimos ajustes. Para terminar, el diseñador empaqueta el texto a un esquema, cuando el investigador o creador lo que desea es una obra artísticamente bella en todos sus detalles. Y cuando por fin lo tiene en la mano, después de tantos años de estudio, trabajo y esperas, el autor sonríe. La pasión se ve compensada en unos días de flotar en el orgullo. Un momento, la historia no termina ahí. Los amigos como los familiares quieren el libro regalado y… pues toca. Luego se deben regalar algunos ejemplares a las bibliotecas y a los que puedan hacerte algo de publicidad como los medios de comunicación. Los que no son amigos dicen “no gracias, se ve interesante pero no, ahora tengo plata”, cosa que no dicen a la hora de comprar un “wuiskicito” o una chuchería para exhibir en público.
 - Para la muestra: un libro de investigación. La frustración de ser un científico en Colombia
“La ciudad amable, verde y compacta” es el producto de una investigación financiada solo con recursos propios. Muy pocas personas lo leerán porque los libros entraron en desuso hace rato, y la mayoría de los profesores universitarios si acaso leen algo, son artículos de revistas internacionales o de reconocido prestigio para los objetivos de la productividad académica. Por ultimo, decir que el libro que estoy reseñando pronto pasará al olvido porque los pares académicos ni le darán un valor en eso que llaman: evaluación de credenciales y que suelen beneficiar es a los amigos de los amigos. Bueno, para la próxima le prometo que sí abordaré el tema del espacio público, que a nadie le importa, pero que es bien interesante. En todo caso, para los interesados: https://programaeditorial.univalle.edu.co/gpd-gpd-la-ciudad-amable-verde-y-compacta-9786287617049-6477603f2d1c5-6477603f2d268.html
Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
Inscripciones abiertas para el III Premio Nacional de Turismo Colibrí

Inscripciones abiertas para el III Premio Nacional de Turismo Colibrí "Ala de Sable Serrano"

Nota Ciudadana
Colombia: el cuarto lugar de los países latinoamericanos que no saben para qué sirve la IA

Colombia: el cuarto lugar de los países latinoamericanos que no saben para qué sirve la IA

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--