¿Para cuándo funcionarios respetuosos con la situación de los líderes sociales?

En lugar de aceptar y reconocer que la institucionalidad carece de recursos y medios eficaces, optan por mirar para otro lado

Por: LUIS EDUARDO MARTINEZ ARROYO
Julio 11, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Para cuándo funcionarios respetuosos con la situación de los líderes sociales?
Foto: Pixabay

El desinterés raya en la irresponsabilidad con la que voceros oficiales abordan los casos de asesinatos de líderes sociales en Colombia. En otro país, con un mayor grado de decencia y de respeto a las formalidades institucionales, estos hechos hubieran producido cuando menos la salida de esos servidores de la función pública.

Los reiterados desatinos de ministro Villegas y del fiscal Martínez Neira, el primero con su revictimización a la lideresa de Cáceres (Antioquia), Ana María Cortés y de atribuir ciertos homicidios de esas personas a “líos de faldas”, y el segundo con su “teoría” de la falta de sistematicidad (2016), tienen un precedente trágico: el asesinato de Bernardo Jaramillo Ossa, dirigente de la UP, en 1990 después de que el ministro de Gobierno de ese entonces, Carlos Lemos Simmonds, casi en tono de festejo había manifestado que el país derrotó en las elecciones a Congreso, asambleas, concejos y alcaldías de ese año a la UP, que fungía como brazo político de las Farc.

Un Estado que a través de sus funcionarios minimiza y trivializa crímenes de esta naturaleza se acerca un poco a la situación que la Arendt denominó la banalidad del mal; que ella creyó ver personificada en Adolf Eichmann, el criminal de guerra nazi que había hecho de esa actividad algo rutinario. Y eso constituye un acicate para los homicidas, aunque esa no sea la intención de los servidores públicos aquí mencionados.

En lugar de aceptar y reconocer que la institucionalidad carece de recursos y medios eficaces para combatir esta modalidad supresora de la vida de vieja data en quienes tienen la legítima vocación de defender sus derechos, los voceros gubernamentales optan por mirar para otro lado u ofrecer respuestas como las aquí criticadas. Un ministro de Defensa respetuoso de sus obligaciones con la ciudadanía y sus subordinados debería prestar atención inmediata a las denuncias gravísimas que hizo la madre de la asesinada lideresa Ana María Cortés, del municipio de Cáceres, según las cuales las amenazas contra esta, previas a su muerte, habían salido del teléfono del comandante de Policía de esa población.

La sociedad colombiana supo en carne propia el efecto devastador que tuvieron las declaraciones altisonantes de su gobernante entre 2002-2010, AUV, cuando se refirió a quienes osaron criticar su gestión. No es que el tono de los actuales funcionarios del gobierno de JMS frente a las víctimas sea el del “no estarían cogiendo café”, pero el desatino de sus expresiones no está sometido a duda.

Se ha propuesto por el profesor Rodrigo Uprimny en varias ocasiones la suscripción de un pacto entre los partidos políticos colombianos para detener los crímenes contra líderes sociales, pero esa propuesta parece que va rumbo al fracaso. Nada han dicho las coaliciones que hicieron posible la llegada de Duque a la presidencia, que deberían ser las más interesadas en demostrar que se pretende gobernar ajustados a la Constitución. No debe el presidente Duque enredarse en pretender llevar a Maduro a la CPI, la situación colombiana no está para hacer un uso oportunista y maniqueo de la defensa de los DDHH.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
193

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Las voces que van callando

Las voces que van callando

Nota Ciudadana
El negacionismo político del ministro Villegas

El negacionismo político del ministro Villegas