Nunca fueron Petro o Uribe

"El socialconservadurismo ha sido y sigue siendo la razón del actual país donde vivimos"

Por: German Camacho
marzo 18, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Nunca fueron Petro o Uribe

Resulta interesante subrayar las particulares opiniones de quienes se oponen a un modelo progresista en el país, el cual propende la defensa de los derechos ciudadanos, educación, salud, emprendimiento, medioambiente y la disminución de la brecha social, generada históricamente por la elite gobernante.

Muchas personas conciben la necesidad de un cambio de ruta, sin pretender encasillarse en ninguna ideología, sino desde la evidencia cotidiana. Sin embargo, prevalecen las tendencias conservadoras del país, esas mismas que evitaron que Mockus fuera presidente por haber mostrado el culo y ser ateo (ese era el argumento principal), que luego mutó a “voy a votar por el que diga Uribe duélale a quien le duela”, para actualizarse hoy en castrochavismo, madurocastrismo, Petromadurismo y una larga lista de simplezas que, aprovechan, la ideología del colombiano común. En realidad, lo que se opone a una propuesta de cambio es el conservadurismo social.

Durante algún tiempo pensé que Uribe con su discurso dogmático y caudillista de derecha, era el causante de las inauditas decisiones de la ciudadanía colombiana, entre ellas la elección de Duque, o la desaprobación al acuerdo de paz. Hoy, comprendo que fue ese conservadurismo quien encontró las respuestas que buscaba, en Uribe, el expresidente terminó por convertirse en lo que esos ciudadanos querían proyectar, pero, a veces, callaban en medio de una sociedad plural.

El ciudadano conservador encontró en el discurso de Uribe, la emancipación de su propia voz: su racismo, machismo, aporofobia, arribismo, xenofobia y dogmatismo, argumentando en el infausto albur de Venezuela, donde paradójicamente los ricos siguen siendo ricos, al mejor estilo del capitalismo, sus razones para descartar toda propuesta de cambio.

Para el caso local, la moral conservadora se atomiza actualmente en diversos partidos y colores políticos, que “protegen” a la comunidad de las ofensas morales que implican cuestiones como: la liberación femenina, los métodos anticonceptivos, el laicismo, el matrimonio del mismo sexo, la abolición de las corridas de toros, el federalismo, la legalización de las drogas, por ser contrapuestas al modelo tradicional y a los valores familiares.

A lo que teme ese segmento de la sociedad colombiana no es a Gustavo Petro, es a correr el riesgo de ya no sentirse representados, de que su moral sea cuestionada, de que la promesa del cielo, obtenida con el sufrimiento ajeno, el de los 6402, los campesinos, indígenas y negros, empleados informales, madres cabeza de hogar, habitantes de calle, les sea expropiada.

El socialconservadurismo ha sido y sigue siendo la razón del actual país donde vivimos, nunca fueron Uribe o Petro.

-.
0
1500
Gabriel, el hermano de Rodolfo Hernández que se lo inventó, pero terminó abriéndosele

Gabriel, el hermano de Rodolfo Hernández que se lo inventó, pero terminó abriéndosele

El poderoso productor que descubrió a Bad Bunny

El poderoso productor que descubrió a Bad Bunny

Las poderosas mujeres que pesan en las próximas elecciones con sus millones de votos

Las poderosas mujeres que pesan en las próximas elecciones con sus millones de votos

Pobreza, crimen organizado y migración: los retos de la primer mujer presidente en Honduras

Pobreza, crimen organizado y migración: los retos de la primer mujer presidente en Honduras

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus