Opinión

Nos mordemos la cola

Subir el salario mínimo será una necesidad pero nos hace daño a la larga. Negarse a subirlo resultaría una estupidez

Por:
noviembre 03, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.

Hace unos días le oí decir a Camilo Herrera de Raddar que el inevitable aumento del salario mínimo es una mala tormenta para el país porque fundamentalmente disparará la inflación el año que viene. Pero el que resulte inevitable no es porque el gobierno sea de izquierda o porque las presiones de los mercados mundiales lo obligan,  sino porque terminamos, gracias a la digitalización, poniendo límites máximos y mínimos a  nuestras vidas y a  no pensar en la dura realidad que estamos afrontando. Todos sabemos que la inflación tiene por lo menos dos golpes que provienen del salario mínimo, la del aumento de la capacidad de compra y la del mayor costo en la producción. Enredadas una con otra termina creando la mala tormenta de que hablaba Raddar y como los perros nos veremos obligados a mordernos la cola.

En Colombia la inflación no es por emitir exceso de billetes, el Banco de la República no ha caído en esa tentación y ningún ministro de Hacienda de los últimos tiempos lo ha presionado así. Pero a lo que no nos hemos podido negar, y por consiguiente recibimos sus garrotazos, son al alza del dólar y a los fenómenos económicos internacionales que nos repercuten. El dólar subió no solo porque es la moneda que más se ha fortalecido con la guerra de Ucrania y la estupideces de Rusia y la Otan para salir airosos, obligando a todas las monedas a devaluar, sino porque en Colombia el dúo dinámico del presidente Petro y la Ministra de Minas asustaron al país con su prohibición a los pozos petroleros y gasíferos y el resto del gobierno con la avalancha de reformas improvisadas terminaron por regarlo en todas las venas y arterias de la economía nacional.

Subir el salario mínimo será una necesidad pero nos hace daño a la larga. Negarse a subirlo resultaría una estupidez. Ya, afortunadamente solo quedan amarrados a ese salario mínimo las tarifas del soat, la del impuesto de registro y algunas multas pequeñas. Las otras tarifas que estaban amarradas lo quedaron no al salario mínimo sino a la inflación. Pero esa inflación ya sea más alta o más baja  que el mínimo que  se decrete, la abonamos a la tempestad y  aumentará la velocidad con que nos mordemos nuestra propia cola.

 

-.
0
1500
Con plata robada a pensionados, los estafadores de Estraval vivían a lo grande en EEUU

Con plata robada a pensionados, los estafadores de Estraval vivían a lo grande en EEUU

Los Pachón, la familia que inventó el helado de lechona, el postre de moda en Bogotá

Los Pachón, la familia que inventó el helado de lechona, el postre de moda en Bogotá

El guerrillero asesino  de las farc que acabó con Romaña, el Paisa y Santrich

El guerrillero asesino de las farc que acabó con Romaña, el Paisa y Santrich

Con latas de cerveza y en una terraza de Bogotá, se hacen prótesis dentales a 120 mil pesos

Con latas de cerveza y en una terraza de Bogotá, se hacen prótesis dentales a 120 mil pesos

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus