Opinión

No se pierda lo mejor

Una mirada a cada una de las obras de Leonardo da Vinci que se encuentran en diferentes museos, una película en la que observará cada detalle como jamás podrá verlos

Por:
febrero 15, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
No se pierda lo mejor
Leonardo da Vinci, La última cena
Del 27 de febrero al 1 de marzo, Cine Colombia presentará la mejor versión del artista más grande del mundo.  Se trata de una mirada completa de cada una de las obras que se encuentran en museos de  diferentes países, Rusia, Alemania, Francia, Italia, Estados Unidos, Escocia y Polonia. No se pierda esta exposición especial en pantalla grande. Allí  conseguirá observar cada detalle como nunca jamás podrá verlos.

Es un encuentro casi místico donde su director Phil Grabsky le muestra respetuosamente y con tiempo necesario, cada obra de este gran hombre del Renacimiento italiano. Al final de su propia expedición, expertos y curadores realizan un pequeño análisis de las obras y las preocupaciones de este humanista que, como anota uno de los comentaristas, veía lo visible y lo invisible. Uno disfruta cada instante de la película mientras recorre una nueva y exhaustiva mirada de las joyas que son sus pinturas acompañadas por la música de la época.

Su vida comienza en 1469 en el pequeño pueblo de Venci en la Toscana italiana. Era hijo natural lo que, seguramente, habrá dejado huella en su personalidad. Su pasión por el dibujo convence al padre quien lo lleva al taller de  Andrea del Verrocchio  el gran maestro de la época. Allí,  el talento de Leonardo empieza a investigar sobre el campo de la perspectiva, el ritmo, el claro oscuro, y el movimiento. Llega el momento en que maestro y alumno pintan juntos, Tobías y el ángel. El cuadro El Bautismo de Cristo, es el momento en que el alumno supera al maestro y el maestro se da cuenta. Leonardo pinta el ángel que se encuentra a la izquierda de la imagen y modifica el paisaje. En ese momento, entra en la historia como el único grande.

La Anunciación,1472

En 1470, Leonardo recibe su primera comisión del embajador de Venecia en Florencia, el retrato Ginebra de Benci, una joven rica que representa su amor platónico, su amor imposible.  La pinta melancólica y grave, mirándonos de frente con ojos perdidos. Con ella Leonardo rompe con toda la tradición florentina de los retratos de perfil. Esa bella mujer la podrá ver en su enorme magnificencia en esta película.

Están también obras que le comisionaron en Milán como La Virgen de las Rocas en la que comienza un bello estudio de la gestualidad de las manos que permanecerá en el resto de su obra,  y un tratamiento del amarillo cobre en el centro del cuadro que vendrá a ser un punto focal en algunas de sus pinturas.

Monalisa, 1503-1506

La última cena tiene su lugar especial en la película. Lástima que cuando se filmó el mural no estaba restaurado porque se pierden detalles, pero se puede ver el ritmo y la gestualidad de cada apóstol cuando Cristo anuncia que uno de ellos lo traicionará. Todo en esa obra es movimiento. Obviamente no falta la Monalisa o el discutido retrato Salvador del mundo. Leonardo da Vinci muere el 2 de mayo de 1519 acompañado de  Francisco I, rey de Francia en el Castillo de Saint German en Laye. Así acaba la película.

ResponderReenviar
-Publicidad-
0
2900
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El mundo de los pop

El mundo de los pop

La geografía de la soledad

La geografía de la soledad

El retrato de la soledad

El retrato de la soledad

El volumen de Botero

El volumen de Botero

El significado del comienzo

El significado del comienzo

Doble secreto

Doble secreto

¡Oh sorpresa!

¡Oh sorpresa!

La errancia de Luis Fernando Peláez

La errancia de Luis Fernando Peláez