No más puentes peatonales, ¡qué viva el peatón!

"Tal vez la solución sea un semáforo peatonal, donde los conductores de los vehículos tengan que parar y los peatones tranquilamente (...) puedan cruzar la calle"

Por: Juanvial Juan Carlos Parra Sanabria
julio 19, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
No más puentes peatonales, ¡qué viva el peatón!
Foto: bogotahumana.gov.co

Todos los colombianos nos hemos declarado defensores de los derechos humanos algún día de nuestras vidas. En todos los escenarios políticos que se abran y se le de la oportunidad a un hijo de la patria cafetera de que coja el micrófono este se despachará en prosa y saltarán los epítetos, adjetivos y figuras literarias para dar a conocer a su estupefacto auditorio que los derechos humanos son el objetivo fundamental de cualquier campaña proselitista.

Pero la realidad es otra, lastimosamente tenemos que reconocer que en la esencia del ser humano hay un gran abismo entre lo que piensa y en lo que hace, bien lo dicen las voces populares que del dicho al hecho hay mucho trecho, eso es cierto y les voy a dar el mejor ejemplo: mi mamá y mi abuelita son peatones cotidianos, son usuarias de las vías peatonales, no por convicción sino por necesidad, pues no tenemos carro en nuestra casa.

Yo por mi parte he sido un educador vial desde mis 19 años y solo doce años mas tarde, cuando mi abuela rondaba los cien años de edad me di cuenta de que yo era promotor de la peor de las injusticias humanas dentro del sistema de la movilidad, especialmente de las ciudades modernas. Me llené de vergüenza y prometí no volver a caer en la trampa y hacer todo lo posible para promover el fin de los puentes peatonales en la mayoría de las ciudades del mundo civilizado.

Las razones son muy sencillas: la primera por costos, un puente peatonal fácilmente puede costar entre cuatrocientos y cinco mil millones de pesos, pues debemos recordar que debe cumplir con todas las exigencias de la norma para garantizar una movilidad universal, eso quiere decir que se deben construir rampas con una inclinación leve que permita el acceso a personas de movilidad especial que van en muletas, sillas de ruedas o simplemente como mi abuela, despacio y con dolor en las rodillas; pero no es más sencillo, pregunto, poner un semáforo peatonal y que todo el mundo tenga un escenario propicio para cruzar la calle sin obstáculos, sin huecos, sin sardineles y sin necesidad de subir a un puente.

No les parece a ustedes que es muy injusto, desaforadamente inequitativo, que inviertan cientos de millones del erario público, o sea platica de todos, en puentes peatonales, para que el señor que va conduciendo el vehículo, sentado, sin sudar, moviendo su piecito solo para acelerar, tenga la vía libre sin obstáculos y sin ni siquiera tener que parar mientras escucha música. Eso es la joya en la corona del ejercicio de las desigualdades sociales.

Continuo justificando la destrucción de un paradigma, porque a usted como a mi nos enseñaron a repetir en el colegio que los peatones tienen que pasar por los puentes peatonales, luego en el centro de enseñanza automovilística nos obligaron a compartir y dar por aprendido que el puente peatonal es la panacea para los problemas de la seguridad vial de los peatones, pero por favor, quién ha subido a un puente peatonal en la noche. En la misma Bogotá asesinaron a un policía por robarle una bicicleta en uno de estos monumentos al despilfarro de los recursos públicos.

Los invito a revisar en cada ciudad sus puentes peatonales y se darán cuenta que la gran mayoría están solos, nadie pasa por allí. Tal vez la solución sea un semáforo peatonal, donde los conductores de los vehículos tengan que parar y los peatones tranquilamente sin subir rampas, escaleras o cualquier otra idea de sacrificio  puedan cruzar la calle.

Convoco a toda la ciudadanía y en especial a la Agencia Nacional de Seguridad para que promuevan la movilidad sostenible y reconozcan en el ser humano el centro del sistema de locomoción y se garanticen los derechos de los peatones con plenas garantías y con dignidad. Debemos garantizar el desplazamiento a todos los ciudadanos, no a unos pocos.

Por favor dejemos ese culto al vehículo particular y hagamos de nuestra ciudad un espacio para disfrutarla no para sufrirla

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
1830

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Metro elevado no es más barato que el subterráneo

Metro elevado no es más barato que el subterráneo

Un millón de carros parqueados: el regalo de Medellín al planeta Tierra

Un millón de carros parqueados: el regalo de Medellín al planeta Tierra

Vías terciarías para el desarrollo campesino de Antioquia

Vías terciarías para el desarrollo campesino de Antioquia

Nota Ciudadana
Colapso en las obras inconclusas de Transmilenio

Colapso en las obras inconclusas de Transmilenio