Opinión

Negociación en La Habana: ¿Farc 6 - Víctimas 0?

Por:
diciembre 23, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Sin desconocer el gran esfuerzo del Gobierno por lograr la terminación del conflicto para que las nuevas generaciones de colombianos puedan habitar un país menos violento, y los importantísimos avances en varios de los puntos de la agenda, quiero resaltar la habilidad negociadora de las Farc y algunos de los argumentos que les ha permitido obtener casi todo lo que han querido en la mesa de La Habana.

Para muestra un botón: hace meses Gobierno y Farc acordaron que el punto de las víctimas seria el centro del eventual acuerdo de paz y que sus derechos a la verdad, a la justicia, y a la reparación integral estarían garantizados. Hoy vemos con preocupación que no es así.

  1. Las Farc no han reconocido a sus víctimas. Ni siquiera la responsabilidad que les corresponde por delitos de lesa humanidad —secuestros, desplazamientos forzados, reclutamiento de menores, uso de armas no convencionales contra la población civil, entre otros— y por crímenes de guerra como las masacres de Bojayá, Urrao, la de los Diputados del Valle y tantas otras registradas en la historia nacional de la infamia.
    Se niegan a hacerlo argumentando que ellos también son víctimas (y efectivamente lo son por lo menos en el repudiable genocidio de la Unión Patriótica).
    Como expertos negociadores utilizan estrategias para diluir y negar su responsabilidad con propuestas como aquella de realizar un Nuevo Censo Nacional de Víctimas (el que adelanta con éxito la Unidad de Víctimas, que a hoy registra 6.950.000, inclusive reparando administrativamente a cientos de miles de ellas, no les sirve), o como aquella otra de que hay que reconocer como víctimas a todos los afectados por la desigualdad como causa principal del conflicto; en ese orden todos los 45 millones de colombianos somos víctimas, y con esta fórmula ellos sofísticamente dejan de ser victimarios.
  2. Las Farc no han dicho la verdad ni reconocido la responsabilidad que les corresponde por sus crímenes, tampoco han pedido perdón a ninguna de sus víctimas (y no lo van a hacer), y justifican su negativa porque saben y tienen claro que eso equivaldría a una confesión en términos penales, y en esa materia aún no tienen garantías que les evite terminar juzgados por la Corte Penal Internacional.
  3. Por la misma razón las Farc no han reparado ni van a reparar a ninguna de sus víctimas, (a pesar de que tienen como y con que hacerlo). Desconocen el principio universal de derecho según el cual " El que daña paga", y pretenden que el Estado asuma solo tremenda responsabilidad.
  4. Las Farc argumentan que no son un ejército derrotado, que al sentarse de tú a tú con el gobierno en La Habana automáticamente adquirieron estatus político, que en esa condición (actores políticos) están negociando las bases y el futuro de la nueva sociedad colombiana, y que por ello no tienen por qué pagar un solo día de cárcel ya que nadie deja una causa de 50 años y se entrega para terminar otros 50 años en la cárcel.
  5. Con el relevo de negociadores (que es normal en cualquier proceso de esta naturaleza) las Farc han logrado sacar de la selva (y del inminente riesgo de morir en la guerra) a sus más importantes comandantes, algunos de ellos enfermos. ¿Cuántos se quedarán en el exterior disfrutando de mejor vida? (Supongo que también ellos tienen derecho a jubilarse y a tener una vejez tranquila).
  6. Las Farc se dan el lujo de poner a casi toda la institucionalidad contra la que atentaron durante décadas al servicio de sus intereses —con el irrefutable argumento de la paz como valor supremo de una nación—. Entonces vemos a algunas autoridades mirando con recelo a las víctimas por hacer reclamos de verdad y de justicia, a medios de comunicación silenciando a todo aquel que tenga observaciones al proceso, y hasta al propio fiscal general de la Nación haciendo lobby en la Corte Penal Internacional en busca de fórmulas para hacerle un esguince al Tratado de Roma (el logro jurídico más importante de la posmodernidad que además forma parte de nuestro bloque constitucional) para evitar que los señores de las Farc paguen un solo día de cárcel por los delitos atroces que han cometido.

Cuánto valoraríamos los colombianos que la balanza de la justicia estuviera del lado de las víctimas y no de los victimarios. Cuánto valoraríamos los colombianos que este partido de La Habana, donde otros juegan y deciden por las víctimas, no lo estuviéramos perdiendo por goleada. Cuánto valoraríamos los colombianos que el señor fiscal general de la Nación se pusiera la camiseta de las víctimas para impedir que crímenes de guerra como las masacres de Bojayá, Urrao y la de los diputados del Valle, entre otras, quedaran en la impunidad. Cuánto valoraríamos los colombianos ver al señor fiscal general de la Nación, con todo su saber y trayectoria jurídica, luchando para evitar que nuestros derechos a la verdad, a la justicia, a la reparación integral y a las garantías de no repetición sigan siendo burlados por los victimarios.

@sigifredolopez

Fecha de publicación original: 28 octubre de 2014

-.
0
1122
Los jóvenes que lograron mover más de un millón de votos

Los jóvenes que lograron mover más de un millón de votos

El mal ejemplo de la CAR-Cundinamarca con el Parque Ecoturístico Río Neusa

El mal ejemplo de la CAR-Cundinamarca con el Parque Ecoturístico Río Neusa

El ascenso de Camilo: de atender la tienda de su papá a ser el más grande de Hispanoamérica

El ascenso de Camilo: de atender la tienda de su papá a ser el más grande de Hispanoamérica

Perú: el Congreso decide si abre un proceso de destitución contra Pedro Castillo

Perú: el Congreso decide si abre un proceso de destitución contra Pedro Castillo

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus