Opinión

Negativismo y negación

Si malo es el pesimismo peor es que quienes ejercen el poder nieguen que existan los males y se dediquen a buscar culpables

Por:
junio 26, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Negativismo y negación
Si por buscar responsables y adelantar confrontaciones insistimos en desconocer el lamentable momento que vivimos, ni siquiera llegaremos a intentar superarlo.

Se cuestiona mucho -y probablemente con razón- el negativismo que en buena medida caracteriza a nuestros ciudadanos.

Se entiende por negativismo el ver la realidad desde una perspectiva pesimista en la que solo se ve o se enfatiza el lado o aspecto negativo de las cosas; el enfoque crítico que al opinar no busca una solución sino una descalificación.

El famoso ver siempre el ’vaso medio vacío’ cuando igual se puede considerar medio lleno.

Es verdad que ese pesimismo desmoraliza y en últimas obstaculiza la posibilidad de concentrar esfuerzos para cambiar lo que se requiere para corregir los defectos que buscamos acabar.

Que el país está mal sobra repetirlo. Es difícil -aún si uno ensaya- encontrar alguien que no se queje de la situación que vive y de lo que ve. Es posible que sea ‘percepcion’ según dIcen lo que defienden la necesidad del optimismo. Pero el hecho es que el dicho de que ‘un pesimista es un optimista bien informado’ parece cumplirse entre nosotros.

Sin embargo lo que sí es peor y más dañino que el negativismo es el negacionismo; el negar la realidad sea con argumentos de un lado o del otro. Porque la realidad es que raras veces está el vaso medio lleno o medio vacío. Y cuando de administrar y tomar decisiones se trata, lo más importante es partir de un diagnóstico correcto.

Por supuesto cuando se vive una mala época es aún más grave el negar o desconocer los problemas y las dificultades que existen.

Infortunadamente eso parece exacerbado en estos momentos. Los cuestionamientos que desde la izquierda o desde la derecha, desde la oposición o desde el supuesto ‘partido de gobierno’ se plantean son motivo de negación, rechazo y contradicción por parte de las autoridades.

Si se menciona el empantanamiemto de los compromisos del Acuerdo de Paz, sostienen que todo se está cumpliendo; si se señala que los órganos internacionales ven un mal panorama en lo que tiene que ver con los Derechos Humanos (sea la ONU o Human Rights Watch o la Fiscalía de la Corte Penal Internacional) se responde que están en un error; si difícilmente se encuentra un analista o un simple ciudadano que sienta que el país vive una bonanza económica, el encargado de la economía nos trata de convencer que todos estamos equivocados; si nos escandalizamos con los asesinatos de líderes sociales, nos explican que son ‘líos de faldas’; en fin, que aquí todo es normal y estamos divinamente…

 

 

En otra forma de evadir el reconocer la situación, se acude al debate
sobre a quién se le atribuye la culpa, si al Gobierno anterior o al Gobierno actual,
si al Dr. Santos o al Dr. Uribe

 

 

En últimas, en otra forma de evadir el reconocer la situación, se acude al debate ya no sobre cuál es la realidad que vivimos sino a quién se le atribuye la culpa, si al Gobierno anterior o al Gobierno actual, si al Dr. Santos por haber abandonado todos los temas diferentes de la Paz, o al Dr. Uribe por la obsesión de volver a su ‘Seguridad Democrática’ saboteando cualquier otra propuesta.

Mientras la actitud de quienes hoy ejercen el poder y tienen la responsabilidad de sacar el país adelante sea la de negar los males que existen y la mala situación que vivimos, muy pocas probabilidades tenemos de salir del empantanamiento en que nos encontramos.

La actitud negativa puede afectar el ánimo para luchar por salir de la encrucijada en que estamos. Pero si se niega directamente la existencia de una situación de caos generalizado, de institucionalidad perdida, de desintegración del tejido social, de violencia y anarquía, de corrupción y de desorientación; o si por buscar responsables y adelantar confrontaciones insistimos en desconocer el lamentable momento que vivimos, ni siquiera llegaremos a intentar superarlo.

 

 

-Publicidad-
0
2709
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
No solo hay ‘fake news’, también ´fake lenguaje´

No solo hay ‘fake news’, también ´fake lenguaje´

Por pasos contados hacia un conflicto bélico

Por pasos contados hacia un conflicto bélico

Dos errores de Iván Márquez

Dos errores de Iván Márquez

¿Hay o no hay Acuerdo de Paz?

¿Hay o no hay Acuerdo de Paz?

La importancia de revisar la historia

La importancia de revisar la historia

¿De quién es la culpa?

¿De quién es la culpa?

La obligatoriedad de la doble instancia

La obligatoriedad de la doble instancia

Ahora todos nos odiamos y graduamos enemigos

Ahora todos nos odiamos y graduamos enemigos