Opinión

El dolor que tenemos porque Metallica se tome en serio a J Balvin

Ahora más que nunca necesitamos el Heavy Metal para acabar la dictadura de la subjetividad. Hay verdades absolutas y una de ellas es que tu reguetón es una porquería

Por:
agosto 19, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El dolor que tenemos porque Metallica se tome en serio a J Balvin

Maldita sea, ahora todos tienen la puta razón. Soy tildado de fascista y protonazi por decir verdades absolutas como que el reguetón es una porquería. No soy un viejo cascarrabias, miren que en televisión soy bien contemporáneo y creo que las series están aplastando a las películas. Estoy al día en Carrere, Pedro Juan Gutiérrez y los últimos genios de la literatura universal. Pero a la música se la cagó la corrección política. El único machismo que es aceptado hasta por Carolina Sanín es el del reguetón. Ahora más que nunca necesitamos la radicalidad del Heavy Metal para ensuciar consciencias.

Mi gusto por el metal es tardío. Un amigo, Alfredo Zúñiga, me regaló Master of Puppets en el 2017. Al principio lo puse y me sonó demasiado duro. Luego me fui acostumbrando. Empecé a leer. Lars Ulrich era un niño bien de Dinamarca que soñaba con ser tenista. Su papá le dio todo el amor del mundo. Se fueron a vivir a Los Ángeles, entonces se encontró con James Hetfield, con Cliff Burton y era como si se conocieran desde siempre y tocaron como posesos, tan rápidos y amenazantes como un grupo de skinheads en medio de la noche. Su primer disco, Kill 'em All, es un vinilo hermoso de poner, de verlo girar con toda su rojez mientras se desata el infierno electrónico de Cliff Burton en Anesthesia (Pulling Teeth). Metallica es mi último gusto adquirido. No puedo entender como pasé tanto tiempo por fuera de su iglesia. Debe ser porque los tiempos han cambiado.

La corrección política está muy bien, pero mató el rock. Es demasiado radical y consecuente para esta Era de centenials obsesionados por parecer inmaculados, todo lo buenos que sus malditos antepasados no pudieron ser. Por eso me aferro con todo lo que tengo al Heavy Metal. Encuentro en canciones tan potentes como Angel of death de Slayer –inspirada en el doctor Menguele-, Black Metal de Venom –inspirada en el mismísimo demonio-, en Hallowed by the name –que relata los últimos momentos de un condenado a muerte- el salvajismo que alguna vez significó ser joven. No hay nada más anárquico que la energía rebosante de un pelado que mande a la mierda todo lo que le impusieron sus viejos solo porque se le da la gana.

Adoro los parques en Bogotá, se puede caminar y el humo se disipa fácil. Corriendo en círculos, como autómatas descompuestos, los que tienen salud se ponen a tono. Todos van más rápido que yo. Nunca actúo, siempre miro. Y en mis oídos Orion. Todo el universo cabe en una canción. Hasta el más furibundo de los trotadores parece tener profundidad si lo miro a través del riff que compuso un año antes de morir Cliff Burton. Les falta contundencia a todos estos blanditos reguetoneros. Que los jóvenes abracen esta música de mierda vaya y venga. Total, ni conocieron a Dios. Pero que cuarentones de la edad de uno quieran sorprender a las peladitas con las que salen intentando tocar el culo con el piso y sentirse putamente chic y a la moda mi chino porque tararea a J Balvin, es para morirse de la rabia y de la indignación.

________________________________________________________________________________

Nos pareció un adefesio que Metallica jugara con su legado invitando a Balvin a cantar ´Wherever I may roam´

________________________________________________________________________________

Por cierto, a muchos de estos mequetrefes los sentí muy retadorcitos en sus trincheras de twitter burlándose de los que nos pareció un adefesio que Metallica jugara con su legado invitando a Balvin a cantar Wherever I may roam, señores, para los que estamos cansados de ver a gente pegada a una pantalla Metallica y su legado podría ser la última esperanza de que algún día se imponga la dictadura del rock. Para nosotros la música todavía significa algo y, cada vez que escuchamos una canción, es algo tan sagrado como para los católicos comulgar, un ritual es ver, después del porro, la versión de For Whom  the Bell Tolls en Oakland 1985, con Cliff moviendo su pelo en cada acorde en su epiléptico de los headbangings.

Metallica se empezó a ir a la mierda en 1986. Ese día, mientras el grupo andaba en un bus por las carreteras suecas en plena gira de Master of puppets, el chofer del bus, ebrio, perdió el control en una curva, Cliff Burton, bajista y miembro fundador de la banda, salió despedido por una ventana y el bus mismo lo aplastó. Murió inmediatamente. Algo se perdió con esa muerte, así vinieran joyas absolutas como el Album negro, pero a Burton le hubiera parecido una verdadera estupidez de Lars invitar a nulidades reaccionarias como Balvin a tocar clásicos para intentar mantenerse vigente entre todos esos estúpidos tibios que escuchan reguetón.

Odio a la gente que no tiene criterio. El criterio lo es todo. Y cuando dicen que para ellos toda la música es importante, mienten de puro estúpidos que son. A ellos no les gusta la música por eso les da igual lo que pueda vomitar un parlante. No les gusta el reguetón, les gusta es mover el culo. Son tan tibios que ni siquiera se pueden definir en algo tan personal, tan íntimo, como es elegir lo que uno se lleva a los oídos. Dios, si existiera, los dejaría sordos. Ojalá venga el Metal de nuevo y los arrase y de su imperio de basura no queden ni las bolsas. Entonces colgarán de los pies a los que se atrevan a nombrar de nuevo la palabra Maluma. Será una dictadura sangrienta. No quedará piedra sobre piedra.

 

 

-.
0
7800
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El insoportable ego de Daniel Mendoza, el creador de ´Matarife´

El insoportable ego de Daniel Mendoza, el creador de ´Matarife´

Las vidas que destruirán Camilo y Evaluna por culpa de su empalagoso amor

Las vidas que destruirán Camilo y Evaluna por culpa de su empalagoso amor

La traición de Uribe al Centro Democrático

La traición de Uribe al Centro Democrático

¿Por qué son tan despreciables los rolos?

¿Por qué son tan despreciables los rolos?

Caracol y RCN: las plagas que nos dejaron Ardila Lülle y Santo Domingo

Caracol y RCN: las plagas que nos dejaron Ardila Lülle y Santo Domingo

¿Entonces el trago y la marihuana hicieron más fuerte a Martin de Francisco?

¿Entonces el trago y la marihuana hicieron más fuerte a Martin de Francisco?

La falta que le hace a Coronell la marca Semana

La falta que le hace a Coronell la marca Semana

La razón por la que Alejandro Gaviria no es rival para Uribe

La razón por la que Alejandro Gaviria no es rival para Uribe