Nos quieren devolver la página

"Basta con recordar, que a miles de niños y adolescentes Urabaenses les fue vulnerado su derecho fundamental a la educación por una mala planeación"

Por: Yédison Cárdenas Aristizábal
marzo 14, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Nos quieren devolver la página

El sueño de abrir las puertas de las oportunidades con los parques educativos empezó en el Municipio de Peque. A través de un proceso de convocatoria pública, la Gobernación "Antioquia la más Educada", movilizó a las comunidades desde los rincones más apartados y humildes del departamento, ¡hasta la Alpujarra se impregnó de la cultura de las regiones!, en un sueño sin precedentes, el cual, buscaba construir un sitio público, digno y de encuentro para desarrollar las capacidades de las personas y transformar territorios que antes, por el flagelo de la violencia o el descaro de la corrupción estuvieron aislados del desarrollo.

Ya sabemos que el actual Gobernador no cree en los parques educativos -contrario a lo que pomposamente dijo en campaña para cautivar incautos-, y que promovió la derogación de la ordenanza que garantizaba su funcionamiento y con ello los recursos financieros destinados a generar oportunidades de ciencia, tecnología, cultura, emprendimiento y educación para los antioqueños.

Frente a ese panorama me surge -como ciudadano y joven político-, una profunda inquietud ¿será que en detrimento de la transparencia, estamos nuevamente frente a un modelo clientelista de administrar los recursos públicos?, con preocupación creo que así es; además, puedo decir -de forma jocosa- que estamos ante un ejercicio bastante "recreativo" de administración de los recursos públicos de Antioquia; basta con recordar, que a miles de niños y adolescentes Urabaenses les fue vulnerado su derecho fundamental a la educación por una mala planeación contractual de la administración departamental.

En contraste con el modelo actual, la gobernación anterior escogió los municipios que tendrían parques con un concurso, con reglas claras y un jurado externo al gobierno que evaluó las propuestas. Varias voces reconocieron el valor del proceso. Ver más.

Pienso también en todas las personas que trabajaron y se movilizaron mucho tiempo para tener su parque educativo; recuerdo la decepción que me llevé cuando las mayorías y algunas minorías -que por asuntos de filiación no mencionaré- de la Asamblea Departamental sepultaron la política pública de parques y ciudadelas educativas y con ello la voluntad ciudadana; sin embargo, también encuentro que falta solidaridad y energía en la sociedad antioqueña, cabe cuestionar ¿dónde están las empresas, arquitectos e ingenieros, universidades, líderes de opinión y políticos locales que participaron en el concurso y ayudaron a construir y materializar los programas en los parques educativos? que no se han sumado masivamente a esta causa.

Una lucha que va más allá de reivindicar el proyecto bandera del ex gobernador, sino, que busca proteger unos espacios donde pueden nacer y adquirir forma ideas tales como el interés público, la justicia social, los valores comunes o la ética ciudadana y sobre todo, potenciar las capacidades de las personas para gozar de sus derechos y libertades individuales.

Puede ocurrir que quienes resten importancia o estén en desacuerdo con lo que digo en este escrito, sostengan que las acciones del actual gobernador son "impolutas" y coherentes o que citen en contradicción a estos argumentos la falacia del "salvador" que no permitió la inminente "quiebra" de la Gobernación de Antioquia y que revistan mi opinión con otras cortinas de humo.

Creo que esas crisis fabricadas con argucia y populismo no son la forma más adecuada de justificar la inseguridad en que se encuentran las comunidades hoy. Que las respuestas y soluciones a esta situación solo se pueden encontrar promoviendo escenarios de deliberación pública y que esos espacios no surgirán por iniciativa de la administración departamental, también soy consciente y es obvio -parafraseando la acertada expresión de Zygmun Bauman- que no conseguiremos que la mosca de la inseguridad se desprenda de la miel de las oportunidades si no recurrimos a la política, si no empleamos el vehículo de la agencia política y si no señalamos la dirección que ese vehículo debe seguir. Lo anterior quiere decir que uno de nuestros mayores retos como antioqueños es retomar la dirección.

Quiero terminar con una reflexión: pasar la página de la violencia y escribir la de las oportunidades exige sobreponernos a las desdichas y caprichos individuales, tener presente que las acciones que emprendamos para defender espacios públicos como los parques educativos y otros, permiten respetar la voluntad del pueblo, que por medio de la construcción colectiva ha querido dotar al departamento de herramientas que nos permitan avanzar en el reconocimiento de la dignidad de una Antioquia diversa, la igualdad y garantía de derechos.

Ser valientes y defender el interés público puede ser un antídoto muy poderoso para sanar nuestra sociedad de esa impotencia colectiva que nos ha dejado la violencia, la corrupción, la ilegalidad y, que aprovechan algunos políticos de turno para someternos nuevamente, hacernos creer que en los territorios más apartados o humildes el desarrollo es una utopía y finalmente devolvernos la página.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
1945

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus