Montelíbano es hoy la tierra del chorizo, el jugo y el evangelismo

"Los bajos precios del níquel convirtieron a esta ciudad de Córdoba en una tierra de desempleo campante"

Por: Luis Andrés Hernández
febrero 25, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Montelíbano es hoy la tierra del chorizo, el jugo y el evangelismo
Foto: eluniversal.com.co

“Cuando haya sangre y miedo en las calles, compra propiedades”, decía el Barón de Rothschild. Y en Montelíbano, Córdoba la gente salió a comparar mesas, licuadoras y sillas plásticas. Los bajos precios del níquel se tradujeron en un desempleo campante que convirtió a la alguna vez llamada capital niquelera de América, en la capital del chorizo, el jugo y las iglesias evangélicas. La caída del valor de las propiedades y el abundante capital humano bien cualificado, no es suficiente escenario para la inversión privada.

Más de 30 años de derroche, corrupción y malversación de las regalías provenientes de la explotación de ferroníquel, solo generó una economía rémora, que destruyó el aparato productivo rural y urbano, con complicidad de una clase dirigente ineficiente, incapaz y con falta de planeación a largo plazo. El problema de los commodities  es que genera una inercia mental cuando los precios están altos: en el productor, el empleado y  el Estado. Se piensa que la bonanza seguirá, y decrece el ahorro y aumenta la deuda. Jocosamente lo explica un comerciante del pueblo: “se sabe que el pueblo está llevado por la escasez de putas y el número de clientes en las cantinas”.

En menos de dos años se disparó el chorizo, el jugo callejero y el negocio de la Fe, porque como buenos colombianos el rebusque sin innovación es lo nuestro. El fallido pensamiento de que "si al otro le funciona a mí también" es el pan de cada día. Y este pensamiento es recurrente y decadente, se repite una y otra vez sin transformaciones positivas económicas y socialmente, comenzó con el  café internet, el minutero, el moto-taxi y ya vamos en el negocio de la Fe. Lo más preocupante es que ni para “vender a Cristo” en esta parte caliente del Caribe hay una pizca de innovación. Las atracciones turísticas de Montelíbano se sintetizan en el  tamaño del chorizo, en la altura de la jarra de jugo y en la “bodega del pastor”.

Cuando la fiesta estaba en su apogeo, la lujuria por el seudo-bienestar de salarios altos y de una “economía pujante” nos hacía olvidar del administrador de la casa, y permitíamos dejaciones y abusos por parte de una clase dirigente que vio la oportunidad de saquear los recursos, mientras los parlantes de la abundancia minera hacían eco en las vida de los pobladores. Cuando el dueño de la fiesta empezó a bajar el volumen del equipo, a limitar la entrada a la fiesta, y la concupiscencia económica terminó,  la utopía de un pueblo próspero se desvaneció.

Albert Einstein decía que la crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. Como todas las cosas que suceden en el Caribe, aquí estamos más cerca a la “relatividad cuántica del anti-progreso” que a las sabias palabras del pensador alemán. Y es tanto así que la última administración pública  maquillo el municipio con parques, calles pavimentadas y mercado público, alimentando el falso ideal de desarrollo en una población acostumbrada a comer caviar en calles polvorientas.

La fiesta se acabó y solo es posible prender la verbena de nuevo, dejando tanta demagogia pública, y canalizando recursos que generen inversión privada. El gasto público tiene que reorientarse a abonar el camino para la llegada o creación de nuevas empresas. Porque al ritmo que vamos en Montelíbano se venerará a Jesucristo no con vino ni hostias, sino con jugó de tamarindo y chorizo. Como diría Juan domingo Perón la única política pública que no es demagogia: es poner a trabajar a la gente.

-.
0
12634
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
En Quindío tres municipios repudian la megaminería

En Quindío tres municipios repudian la megaminería

El pueblo de Córdoba donde amarran al que no cumpla la cuarentena

El pueblo de Córdoba donde amarran al que no cumpla la cuarentena

Los amigos que llevaron a la gobernación de Córdoba a Edwin, el hermano de Musa Besaile

Los amigos que llevaron a la gobernación de Córdoba a Edwin, el hermano de Musa Besaile

Nota Ciudadana
El Tigre no es como lo pintan en Tierralta

El Tigre no es como lo pintan en Tierralta