Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

¡Moñona!

En orden de aparición: empate con Brasil, cese de hostilidades Gobierno-ELN, anuncio de entrega de Úsuga, visita de Francisco. ¡Semana para recordar!

Por:
Septiembre 08, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡Moñona!
Semana llena de buenas energías que empezó con el empate contra Brasil y terminó con la esperanzadora visita de Francisco

Muy pocas veces tenemos una semana tan grata como esta que está a punto de culminar. Tuvimos eventos positivos para todos los gustos y de todas las dimensiones y eso seguramente servirá para mejorar el estado de ánimo general del país, lo que podrá por unos días apaciguar las caldeadas situaciones que nos dejó la amarga realidad de la corrupción y la pugnacidad política.

En orden cronológico la primera buena noticia fue el empate con la selección brasilera. En un partido de miedo, nadie esperaba que se le pudiera sacar un punto al mejor equipo que ha tenido Brasil en muchos años; pero los muchachos de Pékerman se sobrepusieron al mal momento que tuvieron con Venezuela y jugaron con garra, tanto que por momentos vimos posibilidades hasta de triunfar.

Del Metropolitano de Barranquilla las buenas noticias se trasladaron a Quito, donde ELN y la delegación del gobierno, encabezada por Juan Camilo Restrepo, firmaron una tregua y cesación de hostilidades bilateral por tres meses, pero con posibilidad de prórroga, ojalá indefinida.

Esta es la primera vez que cuaja una luz de esperanza con una guerrilla casi tan antigua como las Farc, pero más sectaria y con la que han fallado infinidad de acercamientos. Si llegara a progresar esta tregua y se prolongara, tendríamos la posibilidad de presenciar el año entrante las primeras elecciones en paz en más de medio siglo. El mejor homenaje a esta nueva Colombia sería hacer de esta ocasión electoral la más participativa y las más transparente que hayamos conocidos casi todos los colombianos. Esa sí que sería una magnífica noticia.

Como si lo anterior fuera poco, llegó la información de que el Clan del Golfo, o su facción Los Úsuga, una de las bacrim más fuertes y sanguinarias de la zaga de los Castaño, está considerando seriamente entregarse y negociar con el gobierno algunos beneficios a cambio de una rendición. Imagínense lo que sería si esto llegara a concretarse: eso sí que sería paz. Colombia respiraría otro aire y quien sea que llegue a la Presidencia, tendría el camino despejado para grandes trasformaciones sociales y políticas.

 

No dejemos ni siquiera que Uribe
nos robe esta alegría y esta esperanza,
nacida de una semana increíble

 

Y rematamos esta racha de buena energía con la visita del papa Francisco, un hombre de gran carisma, que ha sabido tocar las fibras del mundo para demostrar que el liderazgo religioso puede tener grandes repercusiones en lo político, lo económico y hasta lo ambiental. Miles de creyentes lo han acompañado desde el instante en que piso nuestro suelo, hemos escuchado de sus labios llamados a la reconciliación y, como les dijo a los jóvenes a su ingreso en la sede de la Nunciatura,  “No dejen que nadie les robe la alegría, ni la esperanza”. Me atrevo a parafrasear al papa, con todo respeto: No dejemos ni siquiera que Uribe nos robe esta alegría y esta esperanza, nacida de una semana increíble.

Por supuesto en Colombia las dichas duran poco y tendremos que volver a la dura realidad de la Corte Suprema, corrompida hasta los tuétanos, un Congreso desprestigiado a niveles impensables y unas campañas políticas que se avizoran como una nueva guerra. Pero precisamente por estos grandes retos es que necesitamos oasis como el que estamos viviendo, en el que nos creemos el centro del mundo y poco nos importa que en el Caribe estén a punto de desaparecer varias islas, que Maduro siga su persecución contra la dirigencia de la Mud o que el loco que gobierna en Corea del Norte esté jugando con una bomba de Hidrógeno.

Lo que vivimos esta semana fue una Moñona de buenas energías con la que habremos recargado las pilas para seguir viviendo en este país macondiano que nos tocó por hogar.

www.margaritalondono.com

http://blogs.elespectador.com/sisifus

 

 

Publicidad
0
532
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Margarita Londoño

Violencia paramilitar en campaña

Violencia paramilitar en campaña

El sacrificio de Martin Luther King y Jaime Garzón evocan el asesinato político cuando la violencia hace de las suyas en una campaña electoral para escoger nuevamente entre la guerra y la paz
Estoy confundida

Estoy confundida

Empezando por Oprah vs Catherine, los confusos hechos de género con los que inauguramos el año, tienen que ver con violencia y acoso
Un fiscal impedido

Un fiscal impedido

Néstor Humberto Martínez atornilla su posición como máximo rector de la investigación de Odebrecht con argumentos aparentemente jurídicos, pero que intentan camuflar un interés oculto hacia entidades como el Grupo Aval
La paz no es de Santos

La paz no es de Santos

No podemos caer en los errores protuberantes que estamos cometiendo, porque si la paz fracasa, fracasamos todos
Tampoco el pene tiene la culpa

Tampoco el pene tiene la culpa

Sobre las columnas de Antonio Caballero y Héctor Abad Faciolince en torno al lenguaje inclusivo
Regalo verde de Navidad

Regalo verde de Navidad

La coalición entre Sergio Fajardo, Claudia López y Jorge Robledo se hizo feliz realidad. Solo faltó unificar listas parlamentarias -para hacer una gran bancada- y que estas fueran cerradas
¡No soy asesino!

¡No soy asesino!

El genocida de los Balcanes se suicidó de cara al tribunal internacional. Frente a las atrocidades no hay que temer a la CPI: ¡que venga y se lleve a todos los Praljak!
María Fernanda: ¡estudie vaga!

María Fernanda: ¡estudie vaga!

Negar la masacre de las bananeras con argumentos más ideológicos que históricos es un ejemplo de posverdad, y de su pretensión de reescribir las luchas campesinas y obreras desde la óptica de los grandes patronos