Mi viaje con los exguerrilleros del Paisa por el Caquetá

Con cámara en mano recorrimos el río Pato en rafting y otras maravillas naturales, que antes eran disfrutadas solo por las Farc y ahora atraen decenas de turistas. Ellos fueron los guías

Por:
enero 11, 2020
Mi viaje con los exguerrilleros del Paisa por el Caquetá

Evitando las playas y las calles atestadas de turistas en plenas vacaciones, llegué tentada a las montañas del Caquetá en busca de la antigua tropa de El Paisa, que había convertido el caudaloso río Pato en el proyecto de ecoturismo CaguanExpeditions. Varios meses atrás había escuchado de ese pequeño grupo de exguerrilleros de la columna Teofilo Forero, a quienes la experiencia de lidiar con las crecientes del río durante los recios operativos contra el Ejército, los convirtió en deportistas de rafting de talla mundial, capaces de representar al país en certámenes internacionales. Quería que me enseñaran.

Después de cuadrar nuestra cita por Facebook, debía llegar con ropa de secado rápido hasta la reserva El Pescador - a dos horas de San Vicente del Caguán-, para mi inducción básica de rafting. Después de 12 horas de camino en carro desde Bogotá hasta la vereda Minas Blancas, me recibió Duberney Moreno, quien había sido uno de los hombres de confianza de El Paisa durante la guerra y quien tras la salida del excomandante lidera CaguanExpeditions. Al borde del río estaban otras 30 personas, entre turistas, campesinos de la región y el equipo de exguerrilleros, listos para arrancar el descenso de dos horas y media por el río Pato.

Foto: María Fernanda Padilla Quevedo/Las2orillas

Foto: María Fernanda Padilla Quevedo/Las2orillas

A medida que nos adentrábamos en las aguas en busca de rápidos para poner a prueba la lección, aparecían a nuestros costados montañas de hasta 100 metros de piedra, musgosas y asediadas por las largas raíces de los árboles, que desde la parte de arriba se estiran para absorber el agua. Paisaje que era tan solo interrumpido por el cruce de guacamayos rojos, verdes y azules que sobrevolaban el cañón. Un espectáculo natural que hasta hace unos años era disfrutado solo por las Farc, que tuvieron allí su retaguardia, y que ahora ha empezado a atraer decenas de turistas curiosos por recibir la guianza de los exguerrilleros.

Foto: María Fernanda Padilla Quevedo/Las2orillas

Foto: María Fernanda Padilla Quevedo/Las2orillas

“Adelante, atrás, izquierda, derecha, cabeza, alto…”, eran las ordenes que impartía Jimmy, el instructor que junto a su esposa guiaba nuestra embarcación. Ambos son pobladores de la zona de Miravalle y desde el 2016 hacen parte de CaguanExpeditions, que agrupa en total 17 personas, nueve guías: Duberney, Frellin “Pato” Noreña, Hermides Linares, Edgar Portela, John Sebastián Rivas, Lorena Leiva, Juan David Gáez Gamboa y Jimmy Charry.

Foto: María Fernanda Padilla Quevedo/Las2orillas

Foto: María Fernanda Padilla Quevedo/Las2orillas

Del descenso por el Pato fui llevada junto a los otros nueve turistas hasta el poblado Oscar Mondragon en Miravalle, donde se concetra la antigua tropa del Paisa. El plan turístico que escogí, “Remada por la paz – Cajones del Pato”, que cuesta $250.000 pesos con todo incluido, me daba otra aventura natural por la selva del Caquetá. Aunque alguien con más tiempo podría tomar otro de los cuatro que ofrecen en CaguanExpeditions, hacer el recorrido desde la parte más alta del río, de mayor intensidad, y disfrutar de otras actividades.

Al día siguiente el desayuno fueron las famosas cancharinas, hechas con harina de trigo y puestas en aceite, que marcaron la gastronomía de las Farc durante sus 53 años de existencia. Acertadamente Alfredo Molano decía "si se quisiera saber hasta dónde están las Farc, bastaría saber si la gente come cancharina". Después, nos llevaron hasta la cascada El Afiladero, una caída de unos 100 metros ubicada a 20 minutos por carretera destapada desde el poblado, en la que Duberney y el resto de sus compañeros esperan desplegar cuerdas para hacer rápel.

El resto del día fue un museo de la memoria histórica, que se le ocurrió montar al Paisa en un filo de cara a la cordillera central, para dejar inmortalizado los recorridos y la vida que llevaban junto a la Teofilo Forero en el Caquetá. Radios, escaner de comunicaciones, maletas, hamacas y una estatua de Manuel Marulanda marcan el recorrido, que lo han hecho desde víctimas de El Nogal, otros deportistas de rafting del país y una tía de Uribe, según cuentan los exguerrilleros. El único requisito para participar de la actividad es preguntar. "Preguntar lo que sea, que aquí les vamos a responder todo hasta donde sepamos", como dice Adriana, una de las líderes de la zona antes de iniciar.

Le interesaría leer:

Seis exguerrilleros del Paisa rumbo al mundial de rafting en Australia

 

-Publicidad-
0
6900
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Equipo de rafting de exguerrilleros: mejores deportistas del año

Equipo de rafting de exguerrilleros: mejores deportistas del año

La JEP muestra los dientes con El Paisa

La JEP muestra los dientes con El Paisa

El anuncio de Iván Márquez y las

El anuncio de Iván Márquez y las "nuevas" Farc: implicaciones y posibles impactos

Nota Ciudadana
Márquez y Sántrich le pusieron la lápida a los reincorporados

Márquez y Sántrich le pusieron la lápida a los reincorporados