Mi elección es por el “tibio”

“En un país en el que muchos se acostumbraron a elegir guiados por la rabia y el miedo, yo voto por usted que representa el liderazgo desde la serenidad”

Por: Jorge Luis Solano Quintana
Mayo 17, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Mi elección es por el “tibio”
Foto: Facebook Sergio Fajardo

Resulta paradójico saber que todos los colombianos estamos de acuerdo en qué es lo mejor para el país; todos estamos hastiados de la corrupción, todos queremos la paz, que la economía tome impulso, que se proteja nuestra riqueza ambiental y que la educación sea una prioridad.

Sin embargo, al contrastar ese país anhelado en el que todos coincidimos, con las intención de muchos colombianos de apoyar proyectos políticos que distan dramáticamente de esa Colombia ideal, nos toca aceptar que somos la incongruencia hecha país; somos la Colombia del que critica a los políticos hampones pero está buscando la forma de evadir el pago de impuestos, o del que no quería hacer las paces con las Farc pero tampoco estaba dispuesto a irse a echar plomo, eso por poner dos ejemplos. Podríamos seguir así generación tras otra, diciendo una cosa y haciendo otra hasta que la insensatez nos pase cuenta de cobro o empezar a tomar decisiones propias de ciudadanos serios.

Mientras de los demás candidatos se puede decir que reciben apoyos de expresidentes nostálgicos del poder, de líderes fundamentalistas que siembran odio, de condenados por corrupción y parapolítica, que son populistas que prometen una Colombia inviable, o que quedaron atrapados por el clientelismo de su partido; del mejor candidato, lo que tienen por decir es que es tibio por no caer en el juego de la provocación.

Para nosotros, los que decidimos quién gobierna, es importante que el próximo presidente sea tajante en la lucha contra la corrupción, y para eso el tibio tiene la más acertada fórmula vicepresidencial, Claudia López, adalid de esta lucha y promotora de la consulta anticorrupción; pero además ese tibio presenta una hoja de vida intachable, como alcalde y como gobernador fue reconocido por sus buenos manejos fiscales y no tiene a los parlamentarios de su equipo haciéndole campaña porque al subir al poder vayan a ser premiados con mermelada; es tan seria la forma en que piensa atacar la corrupción, que habla de lo que va a hacer con lo que nos ahorraremos con un gobierno transparente.

Sobre la paz, el mismo tibio es enfático al decir que el proceso de paz debe respetarse y que votó y volvería a votar por el sí en el plebiscito, sin embargo también señala los errores del gobierno en cuanto a la falta de pedagogía a la hora de preparar a los ciudadanos para la posibilidad de reconciliarnos y critica el abandono en el que el Estado mantuvo a varias de las regiones más azotadas por la violencia aún después de la dejación de las armas. Los resultados del pos conflicto, al menos respecto a las vidas que se han salvado, es muy alentador, sin embargo el proceso de paz nos ha polarizado, dividió al país en dos bandos y es claro que no es alguno de los dos extremos el que va a reconciliarnos, esa posibilidad la tiene el candidato del centro que además cuenta con la mejor imagen de los 5, es el que menos rechazo genera, lo cual lo hace el mejor candidato para la reconciliación nacional.

Por otro lado, cuando empezamos a recuperarnos de la crisis económica que atravesó la región, se hace urgente pensar en un reemplazo para la locomotora en la que nos montaron los últimos gobiernos, que nos puso a depender del extractivismo olvidándonos de nuestro potencial agrícola. En lo que respecta a la economía, el programa de gobierno de la Coalición Colombia ha sido referenciado por expertos como el más conveniente para el país en materia de crecimiento, desigualdad y sostenibilidad fiscal, le apunta a  diversificar le economía para dejar de depender de esa locomotora y darle una mano a los demás sectores productivos, en el mismo sentido, propone crear un millón y medio de empleos y reactivar proyectos viales y de infraestructura. ¿Cómo no apostarle a esto?

Ahora, en un país premiado por la biodiversidad es inconcebible que se apoyen proyectos políticos que le apuestan al fracking, y que apenas mencionan lo ambiental para decir que se van a mantener los compromisos internacionales de Colombia en este asunto, ¡Eso es insuficiente! El tibio se saca un 10 en esta materia presentando un plan contra la deforestación y metas claras de reforestación, un programa ambiental calificado como el mejor por conveniente, progresista y viable, que exige licencias ambientales a actividades de alto impacto, lucha frontal contra la minería ilegal y le apunta a la producción total de energía eléctrica proveniente de fuentes limpias; parte de que vivimos en una Colombia verde, y ahí debe haber una apuesta de crecimiento en sectores de energía renovable, biotecnología y ecoturismo.

Y finalmente, es imposible hablar del tibio, sin hablar de educación, y es que en su correría por el país, no hay ciudad que visite sin ir al menos a una universidad, llevando la consigna de que “con educación, todo se puede”. La propuesta educativa de la Coalición Colombia es transversal en todo el programa de gobierno; lo primero que hará será convocar al gran pacto por la educación para comprometer a todos los sectores a hacer aportes para mejorar la calidad y la cobertura, se compromete a aumentar en diez por ciento anual el presupuesto para este renglón, a mejorar las condiciones de los maestros y a transformar ser pilo paga para que sea un programa que beneficie a más estudiantes y de paso a las instituciones públicas. Resulta que al tibio lo critican por ufanarse de ser profesor, cuando cuatro de los cinco candidatos han dictado clases, pero hay que hacer la distinción entre dedicarse a un oficio y honrar la profesión, porque no habla muy bien de la docencia hacer pactos con ilegales o hacer promesas que no se pueden cumplir, un profesor debe dar ejemplo y eso quiere ser Fajardo para Colombia.

Entonces colombianos, siendo el momento de ser congruentes, sacudiéndonos de la retórica de los discursos mentirosos, teniendo de frente el mejor programa de gobierno para la Colombia que todos anhelamos, no nos queda más que apoyarlo en las urnas. A Sergio Fajardo le agradezco por ser tibio, en un país en el que muchos se acostumbraron a elegir guiados por la rabia y el miedo, yo voto por usted que representa el liderazgo desde la serenidad.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
2071

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Todo gratis o muy costoso

Todo gratis o muy costoso

Políticos estridentes y sordos al desarrollo sostenible

Políticos estridentes y sordos al desarrollo sostenible

Voto por Fajardo, dizque flojo por moderado y respetuoso

Voto por Fajardo, dizque flojo por moderado y respetuoso

Los 10 mejores y peores gobernadores y alcaldes del país

Los 10 mejores y peores gobernadores y alcaldes del país