Me muero por el Anónimo

El bar en Puentelargo es el último foco de resistencia de los melómanos en el Norte de Bogotá.

Por:
diciembre 03, 2019
Me muero por el Anónimo

Lo conocí hace unos años. Tocaba el León Pardo, el mejor trompetista de este país. El Anónimo no sólo tiene el misterio de su desnivel, de su espacio en forma de sótano que incita al desorden y a la rumba brava. Ya no hay bares así. En un mercado dominado por Bogotá Beer Company, cada vez los bares independientes, los bares realmente melómanos van desapareciendo y lo que queda es una filial, algo parecido al McDonalds en donde se vende una sola marca de cerveza, una imposición que aceptamos sumisos.

Pero yo me cansé y por eso abrazo este santuario donde toda la nueva música colombiana arrancó. Ahora en las Fiestas, repletos de conciertos, no queda otra que abrazar el Anónimo, abrazarlo hasta que su efluvio nos llene de buena energía.

-.
0
504
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Dueto Buriticá, embajadores de la música popular

Dueto Buriticá, embajadores de la música popular

Nota Ciudadana
La mala hora del vallenato en Colombia

La mala hora del vallenato en Colombia

Cuatro estrellas del porro, vallenato y pasillo ponen a bailar a Colombia el 31

Cuatro estrellas del porro, vallenato y pasillo ponen a bailar a Colombia el 31

Nota Ciudadana
¿Dónde diablos quedaron las raíces musicales?

¿Dónde diablos quedaron las raíces musicales?