Me duele el Sinú

"Las lógicas de sobrevivir en estos municipios están reguladas por los grupos armados y las bandas criminales que operan en la zona"

Por: ROBERTO CARLOS PETRO
julio 31, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Me duele el Sinú
Foto: Vgallego66 - CC BY-SA 4.0

Bandera cordobesa

despliégate triunfal.

Las huestes de tu suelo

te aclaman sin cesar

(Himno de Córdoba)

Córdoba quizás ha sido uno de los departamentos de Colombia que más ha sufrido la violencia por parte de los grupos armados ilegales, desde la aparición de los paramilitares aquella noche 03 de abril del año 1988: mientras los pobladores del municipio Mejor Esquina bailaban al son de porro y fandango, fueron sorprendidos por las ráfagas de fusiles que dispararon indiscriminadamente contra la población civil; como consecuencia de este acto de barbarie quedaron tendidos por toda la plaza del pueblo 27 cadáveres... desde ese entonces narran los sobrevivientes que no se han podido recuperar de la trágica escena que vivieron.

No habían pasado cinco meses desde que el departamento lloraba nuevos muertos cuando hechos trágicos ocurrieron en el municipio de Canalete, corregimiento del Tomate. La masacre dejó un saldo de 16 personas asesinadas y 22 casas quemadas. Desde ese momento el experimento militar sembrado entre los departamentos de Córdoba y Antioquia no dejó de atemorizar a los sinuanos y antioqueños. Ellos vieron cómo se les arrebató la pala, el hacha y el machete de sus manos para instaurar la cultura de la violencia. Jóvenes con sueños fragmentados fueron lentamente reclutados por los grupos ilegales para desplazar y asesinar a su misma gente.

Comentan los jóvenes que están perdiendo toda posibilidad de crecer en un departamento donde existen pocas oportunidades de educación técnica y profesional, y donde nunca faltan las ofertas de los grupos armados ilegales. De hecho, uno de los pocos ofrecimientos que reciben una vez terminan su ciclo escolar es prestar el servicio militar. Sin embargo, una vez terminen con su ciclo obligatorio en el Ejército Nacional, ¿para dónde agarran todos estos jóvenes con entrenamiento militar? Ese es un interrogante que aún la autoridad política departamental no ha podido responder debido a la falta de iniciativas en políticas públicas.

Además, un destino incierto es preocupante para todas las familias que habitan en estos municipios al sur de Córdoba, que solo se sabe de su existencia cuando ocurren están trágicas noticias. No podemos dejar que los nuevos jóvenes se formen bajo las iniciativas traquetas y paramilitares que están imponiendo la delincuencia en el departamento.

Las lógicas de sobrevivir en estos municipios están reguladas por los grupos armados y las bandas criminales que operan en la zona. Son ellos los que están definiendo e imponiendo las condiciones tanto políticas como económicas en el territorio. Esto se puede constatar con la noticia que surtió efecto en todo el país cuando las bandas criminales prohibieron el levantamiento de un cadáver que permaneció por más de tres días en zona rural del municipio de Planeta Rica sin que nadie pudiera hacer nada. Este es el pálido reflejo de un territorio sin gobernanza institucional.

En la medida que pasan los días y en medio de una pandemia el departamento se consternó nuevamente con los asesinatos de seis personas en menos de 24 horas, esta vez ocurrió en el municipio de San José de Uré. Como consecuencia de esto se ha incrementado el desplazamiento forzado de los habitantes de la zona, cosa que pone aún en mayor peligro a la comunidad en medio de una pandemia.

Si el gobierno nacional no interviene oportunamente, el futuro del departamento será incierto. Cada día que pasa las bandas criminales se fortalecen más en la zona y la disputa territorial se hace más fuerte. De esta manera han llegado al departamento o se han transfigurado los grupos paramilitares en nuevas estructuras criminales (conocidas por las autoridades competentes como el Clan del Golfo, los Caparrós y las Autodefensas Gaitanistas). Frente a estas circunstancias se le hace un fuerte llamado al gobierno nacional para que desmonte de una buena vez cualquier iniciativa que ponga en peligro la tranquilidad y el desarrollo del departamento.

Lo único que queremos que suene en la sabana y las orillas del río Sinú son los bellos y encantadores fandangos de nuestras bandas folclóricas y bailar al unísono María Varilla. Es el imperativo categórico que todo cordobés debe recordar como la pieza magistral que dignifica la lucha y el empoderamiento de la comunidad sinuana. De hecho, toda esta situación nos recuerda la letra y composición del maestro Pablo Flores, hoy la cumbia está herida.

-.
0
402
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Capturadas las propietarias de la Universidad del Sinú: Mara Bechara y María Fatima

Capturadas las propietarias de la Universidad del Sinú: Mara Bechara y María Fatima

Nota Ciudadana
Video: el verdadero hombre orquesta vive en San Carlos, Córdoba

Video: el verdadero hombre orquesta vive en San Carlos, Córdoba

Nota Ciudadana
La paz quedará en el papel

La paz quedará en el papel

Nota Ciudadana
¿La mano de Lyons sigue activa en Monteria?

¿La mano de Lyons sigue activa en Monteria?