Materiales 100% compostables cambian el chip de la industria plástica

Por su labor, la empresa colombiana Compostpack fue reconocida por la Convención de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación

Por: Octavio Pineda
agosto 12, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Materiales 100% compostables cambian el chip de la industria plástica
Foto: Compostpack

Evitar, reducir y reutilizar son pilares de un consumo ambientalmente más responsable, sobre todo en materia de plásticos de un solo uso. Pero emprendimientos ecoamigables como Compostpack son los que a uno le gustaría ver más en el mercado y la industria, por el bien del planeta.

Si usted –como yo– separa sus residuos en la fuente, estas bolsas son idóneas para los residuos orgánicos… Y como usuario puedo dar fe de que se biodegradan en cuestión de días.

Esta joven empresa colombiana, con gran potencial para cruzar fronteras, produce no sólo bolsas bioplásticas compostables (útiles en domicilios de restaurantes o para recoger excremento de mascotas), sino resinas biodegradables para la industria plástica.

En entrevista, Freddy Carrión Rivas, fundador de Compostpack, cuenta cómo surgió este emprendimiento, sus principales similitudes y diferencias con respecto al procesamiento de plásticos tradicionales, y sus perspectivas de crecimiento.

Para esto último, les resultaría de gran ayuda más apoyo o incentivos en materia de política pública. “Para nosotros, como negocio nuevo y pequeño, como emprendimiento, podría haber un poco más de beneficios”, reconoce.

¿Cuándo se creó Compostpack? ¿Cómo surgió la idea de desarrollar y comercializar en Colombia bolsas compostables?

La idea nació en 2016, iba yo en TransMilenio y vi una noticia sobre los estragos del plástico, cómo acaba con la vida de los animales que lo ingieren, las islas de plástico en los océanos, y que es un producto cada vez más regulado en la región. Ahí dije: ‘Algo me tengo que inventar’, primero por proteger el planeta, para que los seres humanos nos comportemos de forma más sostenible, con los plásticos en este caso, y porque había una oportunidad de negocio de por medio.

¿Qué tan fácil o difícil es el proceso con respecto a plásticos convencionales (hechos a base de combustibles fósiles)? ¿Cuáles son las principales diferencias en maquinaria y equipo?

Hay bastantes similitudes. Las resinas bioplásticas, que son la materia prima, se procesan en las mismas máquinas de procesamiento de plástico, es el mismo principio. Una diferencia es el manejo de las temperaturas, ya que nuestros materiales son más sensibles, más elásticos, menos rígidos, pero la teoría es la misma.

Una aclaración importante es que un bioplástico es un material que puede ser extraído de fuentes renovables y/o que es biodegradable. En nuestro caso, muchos de nuestros materiales son extraídos de fuentes ricas en carbohidratos, plantas como maíz, pero también hay bioplásticos que se pueden extraer de fuentes fósiles y son 100% compostables y biodegradables. La clave es jugar haciendo composiciones entre todo tipo de bioplásticos para formar nuestras resinas compostables, para darles el uso adecuado.

A los llamados plásticos “oxodegradables” les adicionan químicos para acelerar su fragmentación, pero generan microplásticos y su uso se ha revaluado en varios países. En las combinaciones que mencionas, ¿sus productos no adolecen de ese problema?

Nuestros bioplásticos 100% compostables están certificados según la norma europea EN13432, que aseguran una muy rápida biodegradación al igual que la no toxicidad a los suelos (que se genera por altos contenidos de metales pesados). Nuestro material se convierte en compost y regenera y conserva los suelos. Esas son las dos principales diferencias de nuestros productos con los plásticos biodegradables tradicionales, o hasta con productos denominados “compostables” (pero que en realidad no lo son): una degradación en un corto periodo de tiempo + no toxicidad a los suelos.

De igual forma, nuestras resinas principales tienen entre 70% y 95% de contenido renovable. Los plásticos tradicionales tienen un elevado contenido de metales pesados. Y aditivos para acelerar la degradación (oxodegradable o fotodegradable) pueden empeorar la cosa.

¿Qué tanto han crecido sus ventas en los últimos años? ¿Y cuáles son sus perspectivas de crecimiento a corto, mediano y largo plazo?

Ha sido un proceso difícil al ser innovadores; al principio hubo bastante resistencia del mercado por el precio. Sin embargo, a medida que ha habido catástrofes ambientales –que desafortunadamente las habido–, la conciencia ambiental aumenta, lo que hace más notoria la necesidad de cambiar hábitos por unos más sostenibles, como es el uso de nuestros bioplásticos 100% compostables.

Y en cuanto a nuestras perspectivas de crecimiento, esperamos cada vez aportar más, pero hacerlo de manera correcta. No nos interesa crecer como locos, sino un manejo adecuado de todo lo que hacemos. La idea es ser sostenibles en todo sentido.

¿Qué tanto apoyo han recibido de Acoplásticos u otros gremios de industria y comercio para impulsar sus productos, o por el contrario han notado cierto desaire?

Trabajamos con plastiqueras, les vendemos nuestras resinas plásticas para que sean procesadas en infraestructura y tecnología de plastiqueras de toda la vida. Y los ayudamos a cambiar sus hábitos de producción plástica, para sacar productos 100% compostables con nuestros materiales.

¿Y qué tanto apoyo han recibido de autoridades como el Ministerio de Comercio o el Ministerio de Ambiente?

Sí hace falta regulación frente a estos materiales, un uso adecuado y beneficios que podríamos recibir. Para nosotros, como negocio nuevo y pequeño, como emprendimiento, podría haber un poco más de beneficios.

Aparte de la cadena Osaki en restaurantes o Carulla como canales de venta, ¿qué otras empresas conocidas han apostado por sus productos?

Así como esos clientes que mencionas, trabajamos con bastantes restaurantes, con otros distribuidores de productos ecológicos y con la industria plástica. También ya entramos a Ecuador.

¿Algo importante que quieras agregar y se nos esté quedando en el tintero?

El 5 de junio fuimos reconocidos por la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (1994) como defensores de su misión. Con la crisis mundial actual, muchos suelos ya no son fértiles o pueden volverse un desierto, y nuestra labor fue reconocida porque estamos haciéndolo bien para que eso no suceda. Y es un orgullo para nosotros, desde Colombia, estar aportando para un fin tan relevante para el mundo entero.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
202

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
La contribución del uso irracional y la mala disposición en la estigmatización del plástico

La contribución del uso irracional y la mala disposición en la estigmatización del plástico