Más sobre: “La estafa de los fondos privados de pensión”

“Señor Montenegro, creo que su nota no da cabalmente respuesta a los reclamos de la profesora y omite mencionar cuestiones importantes”

Por: Jaime Romero León
Marzo 16, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Más sobre: “La estafa de los fondos privados de pensión”
Foto: Archivo larepublica.com

Respetado señor Montenegro:

Es comprensible su incomodidad por la nota “La estafa de los fondos privados de pensión” de la profesora María del Rosario Vázquez publicada en este portal el 2 de marzo, y es probable que en la misma haya alguna imprecisión por aclarar. Sin embargo creo que su nota no da cabalmente respuesta a los reclamos de la profesora y omite mencionar cuestiones importantes de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP). Antes de mencionarlas, aclaro que –como la profesora- no soy experto en pensiones sino un ciudadano común, cotizante en una AFP privada, cada vez más interesado en el tema al aproximarme a la mitad de mi “vida útil” laboral. Sabrá disculpar mi desconocimiento de los términos técnicos, pero trataré de ser lo más claro posible.

Las Administradoras de Fondos de Pensiones han defraudado a sus afiliados

Una de las acepciones del verbo defraudar es “decepcionar o desilusionar [algo o alguien] por no ser como esperaba”, y creo que aplica para el sentimiento de muchas personas hacia las AFP: el principal reclamo de la profesora Vázquez es que la pensión a la que podemos aspirar los usuarios de las AFP es irrisoria en comparación con nuestros salarios u honorarios (excepto quienes devengan el salario mínimo, porque recibirán lo mismo), que esa pensión sería mayor si estuvieran afiliados a Colpensiones, y que las AFP omitieron informar -o engañaron- sobre esto, cuando afiliaron a los trabajadores o cuando éstos intentaron retirarse por algún motivo. Muchos llegan a la edad límite establecida para cambiarse a Colpensiones, sin haber sido informados de su derecho a hacerlo. Su argumento de que a los afiliados a las AFP les va mejor en caso de no cotizar el número mínimo de semanas no desmiente en nada el reclamo de la profesora, como tampoco lo hace su recuento de los grandes costos que implica el régimen público de prima media.

Según el extracto trimestral de mi AFP (Porvenir) de cada $100 que aporto, algo más de $32 no entran a mi cuenta individual porque se usan para comisiones, seguros, previsiones. La normativa define tasas explícitas para algunos de esos rubros, pero para otros solo define un tope máximo. Y luego de todo, por lo que he ido entendiendo, también hay unos gastos admisibles que ni siquiera se muestran en el extracto, y que dieron origen a una recolección de firmas en las redes sociales donde se les denomina “costos ocultos”. ¿Quién controla que todas estas comisiones y costos sean los menores posibles, en lugar de los máximos permitidos? ¿Hay alguna evaluación independiente que nos permita a los afiliados saber si, de acuerdo con criterios de mercado, nos están cobrando demasiado? ¿A cuánto ascienden esos “costos ocultos”? ¿Cuánto de esto es para pagarle a empresas relacionadas con los accionistas mayoritarios de las mismas AFP?

Las Administradoras de Fondos de Pensiones no son transparentes

Al concluir su nota en Las 2 Orillas, propone una discusión basada en “evidencia, datos e información objetiva”. Eso es lo mínimo que esperaría la ciudadanía respecto de un asunto tan sensible como el de la protección en la vejez, pero es imposible por la opacidad con que las AFP manejan la información. Voy a ilustrarle esta afirmación con un par de ejemplos sencillos:

Las normas establecen que en la asamblea general  de afiliados que anualmente realiza cada AFP se elija a dos de ellos como representantes en la junta directiva de la entidad (con voz pero sin voto). Sin embargo en ninguno de los canales de comunicación de las AFP hay información al respecto: fechas, procedimientos, requisitos, actas… nada. Ni siquiera por medio de derechos de petición ha sido posible conseguir esa información, lo cual habla claramente del poco interés de las AFP por cumplir sus propios códigos de buen gobierno corporativo. Y si esto ocurre con algo tan simple como el desarrollo de unas asambleas, es aún peor con los datos técnicos: tuve la oportunidad de conocer respuestas a derechos de petición elevados ante las AFP por una investigadora del tema pensional, en las que le dan información parcial o distinta a la solicitada, cuando no se la niegan argumentando que corresponde a contratos de la AFP con terceros o que tiene tratamiento de secreto industrial.

Las Administradoras de Fondos de Pensiones tienen intereses económicos en la reforma pensional

Hay una confusión frecuente en la opinión pública: no distinguir entre los fondos (los ahorros de los afiliados) y las empresas que los administran (las AFP). Asofondos no hace mucho para aclararlo, pues en sus declaraciones públicas suele obviar esa distinción. No es un asunto menor, porque los intereses de afiliados y AFP son bien distintos: a los primeros les conviene que les descuenten lo menos posible de sus aportes para maximizar sus ahorros, a las segundas les conviene cobrarles el tope que permita la ley para maximizar sus utilidades. Los primeros esperan de sus ahorros una rentabilidad claramente superior a la de otras inversiones con menores costos de administración, las segundas solo se preocupan por ofrecer una rentabilidad (comparativamente) mediocre para hacerse acreedoras a tales remuneraciones.

Asofondos, aunque su nombre se preste a equívocos, representa los intereses de las AFP, no de los afiliados. Es natural (y legítimo) que cualquier propuesta de reforma pensional apadrinada por Asofondos busque mejorar las utilidades de las AFP, y que para promoverla apelen a cualquier argumento que las soporte. Por ejemplo, la propuesta de liquidar a Colpensiones, o reformarla para que sea menos atractivo para un trabajador poner su pensión allí, dando razones macroeconómicas. Lo que es grave es que que usted como representante de Asofondos omita una declaración de intereses cada vez que expone sus propuestas en medios de comunicación o eventos académicos.

Por último una observación: quizás si el frecuente llamado que hace Asofondos a sacrificios por parte de los trabajadores viniera acompañado de sacrificios similares por parte de las AFP, incluyendo una gestión más transparente, reclamos como los de la profesora Vázquez tendrían menos eco. En cambio, mientras los ciudadanos comprobemos que nuestros sacrificios solo alimentan las enormes ganancias de las AFP (y del sector financiero en general), los medios se verán inundados de reclamos cada vez más airados y frecuentes, seguramente perjudicando los intereses de la agremiación que Ud. preside. Sobre todo ahora, que la gente empieza a jubilarse y a darse cuenta de los engaños a los que fueron sometidos.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
22915

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Respuesta a la nota ciudadana, “La estafa de los fondos privados de pensión”

Respuesta a la nota ciudadana, “La estafa de los fondos privados de pensión”

Festín de los fondos privados y el gobierno con las pensiones

Festín de los fondos privados y el gobierno con las pensiones

Nota Ciudadana
La estafa de los fondos privados de pensión

La estafa de los fondos privados de pensión

Nota Ciudadana
Soy otra afectada por los fondos privados de pensión

Soy otra afectada por los fondos privados de pensión