Más que artistas del hambre

El problema de seguridad alimentaria en Colombia trasciende la falta de comida en las mesas. ¿Por qué somos una despensa agrícola, pero estamos tan mal alimentados?

Por: Esteban Montañez
agosto 05, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Más que artistas del hambre

Todos hemos tenido hambre en nuestra existencia, con la gran diferencia de que unos pueden solventar dignamente esta necesidad básica. En el momento en que el hambre llega a ser tortuosa y hay una falta de recursos para saldarla es cuando se conoce y empieza a sentir la problemática que aqueja a 3,2 millones de familias en Colombia.

Este país, a pesar de ser una despensa agrícola capaz de producir diversidad de alimentos, se hace la mofa irónica con el texto de Kafka: un artista del hambre. Allí, aquel ejecutante del acto, a pesar de tener a su disposición ricos manjares, se negaba a consumirlos, ya que su espectáculo era el de resistir el hambre casi hasta la muerte. Pero en este punto nuestra analogía hace una inflexión, mostrando que, en el país del sombrero volteado y la ruana, en vez de ser un solo artista del hambre son millones. En este territorio donde se dispone de miles de manjares, las personas mueren y aguantan hambre.

El problema no solo radica en la falta de alimento en las mesas colombianas; también está la mal nutrición. En cada hogar hay un alto consumo de carbohidratos y alcohol, lo cual trae consigo enfermedades como la hipertensión, problemas cardiovasculares, diabetes mellitus tipo 2, entre otras. Estas dificultades de salud generan un alto costo a la paupérrima calidad asistencial del sistema de salud; las cuales pueden ser prevenidas con la implementación de hábitos saludables y una buena alimentación.

La pregunta es: ¿las personas podrían suplir, adquirir alimentos saludables? Las cuestiones ya mencionadas se juntan con el poco control del Estado sobre los productos ultraprocesados y bebidas azucaradas, mostrando en sus etiquetas información poco sucinta. Los hábitos nocivos y no saber qué consumimos van de la mano.

En las campañas electorales se escuchan gran cantidad de discursos en los que brindan soluciones a contratiempos futuros y existentes con respecto a la seguridad y soberanía alimentaria, pero en el momento de actuar la situación cambia drásticamente; al tratar de saldar este meollo, la imaginación se queda corta.

Hay quienes fijan su mira en que el problema está en los TLC o las importaciones de alimentos. Aunque el asunto va más allá que una baja demanda: falta apoyo estatal para el agro, existen pocos ingresos en la población, dificultades en la comercialización, dificultades de infraestructura vial para sacar los productos… Lo cierto es que hay una problemática densa y una tarea larga para solventar los embolados del sector agrícola.

Boyacá cuenta con un inconveniente de desnutrición grande. Y aunque los gobiernos de turno se refieran a este flagelo con planes alimentarios básicos, el problema sigue existiendo. Esto muestra que como, ya se mencionó, el problema no solo radica en la falta de comida, sino en la baja calidad de este. Esta problemática persistirá hasta que la cultura se adapte a hábitos que sean favorables para consigo mismo.

-.
0
200
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
¡Presidente, tome ya las medidas críticas estructurales!

¡Presidente, tome ya las medidas críticas estructurales!

Nota Ciudadana
Hambre y desmantelamiento del Estado social

Hambre y desmantelamiento del Estado social

Nota Ciudadana
Si hay desabastecimiento, la culpa es de Uribe

Si hay desabastecimiento, la culpa es de Uribe

Nota Ciudadana
'Bogotá Sin hambre' en tiempos de pandemia

'Bogotá Sin hambre' en tiempos de pandemia