Marta Lucia Ramírez, la única candidata viable

"Es claro porque Marta Lucia Ramírez, es una mujer intachable, que representa el espíritu de la mujer colombiana"

Por: Camilo Villarreal
febrero 13, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Marta Lucia Ramírez, la única candidata viable
Foto: Archivo eluniversal.com

Entre todos los posibles presidenciables de Colombia para el 2018, la ex candidata conservadora Marta Lucia Ramírez es la única que no se ha visto envuelta en escándalos de corrupción, es la única candidata viable, tiene experiencia en cargos públicos de los cuales salió sin ningún tipo de vocerío público y menos privado. Fue senadora y tuvo a su cargo dos ministerios, entre ellos uno de los más grandes y por lo tanto que más dinero y contratos mueve; el gabinete de Defensa en pleno gobierno del ex presidente Álvaro Uribe y su seguridad democrática.

En ese orden de ideas, me atrevería a decir que además de Juan Lozano, es de las pocas figuras públicas y actuales líderes de opinión que hicieron parte del gobierno Uribe (en ambos periodos) que no se han visto envueltos en ningún tipo de escándalos.

Eso es una pequeña muestra de la personalidad y autoridad moral de Marta Lucia, pero sobre todo consecuente con su actuar, muchos aun la relacionan con el uribismo, pero ha sido de las pocas que se atreve a cuestionar, presentar sus posturas aparte y no seguir a ojo cerrado, como otros, las indicaciones del líder del Centro Democrático.

Con el escándalo que se desato la semana pasada por las declaraciones del Fiscal General Néstor Humberto Martínez donde pide investigar si la campaña “Santos presidente 2014-2018” se vio favorecida por dineros procedentes de los sobornos de la firma Odebrecht, e igualmente la campaña de Oscar Iván Zuluaga, donde se dice que la firma brasilera inyecto cerca de un millón de dólares.

Ambas campañas rivales a la de Marta Lucia, que a pesar de las zancadillas de los congresistas conservadores que hasta intentaron tumbar su candidatura por los azules y posteriormente el juego sucio por parte del Consejo Nacional Electoral, donde no pudo hacer campaña por cerca de tres meses en una candidatura que llevaba cuatro, aun así logro conseguir la tercera votación detrás de los cuestionados Santos y Zuluaga con alrededor de dos millones de votos. Para el propio Consejo De Estado era evidente el propósito de afectación a la campaña de Ramírez.

Es incuestionable la desigualdad de condiciones en las que compitió Marta Lucia y su equipo, que estaba conformado en una inmensa mayoría por jóvenes entre 20 y 28 años, como se publicó en este mismo portal en 2014 bajo el título “La ola azul que derroto a los veteranos caciques conservadores”.

Otra razón más para creer que la abogada Javeriana es la única candidata viable, fue una de las personas más críticas al proceso de paz con argumentos válidos, sin apasionamientos y sectarismos, con cuestiones que hacía llegar a los negociadores sin buscar figurar o réditos políticos y electorales.

Temas como la entrega de los niños reclutados por las FARC y las garantías electorales en igualdad de condiciones, fueron sus mayores inquietudes frente a los acuerdos y hoy en día se encuentran en el ojo del huracán, además de la bandera de su campaña que fue combatir la corrupción, como el mayor mal de Colombia, banderín que actualmente muchos usaran como caballo de batalla para las presidenciales, pero callan frente a algunos actos de corrupción a conveniencia.

Es claro porque Marta Lucia Ramírez, es una mujer intachable, que representa el espíritu de la mujer Colombiana, el tesón de las madres, una candidata viable y preparada, con su conciencia tranquila, al igual que la de sus colaboradores y seguidores, porque los problemas del país no se resuelven a punta de discursos e ideologías, si no con honestidad y efectividad, dos cualidades que necesita Colombia, Odebrecht es solo la punta del iceberg de la corrupción que consume al país.

Por eso la campaña presidencial pasada de Marta Lucia Ramírez y esta nueva oportunidad de llegar a la casa de Nariño en el 2018, nos da esperanza a los jóvenes y al país, porque fue y es un ejemplo de transparencia y disciplina, cosa que en la política colombiana es algo de lo que pocos pueden presumir.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
3996

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿Qué clase de presidente necesitan los vallenatos?

¿Qué clase de presidente necesitan los vallenatos?

Nota Ciudadana
Vicepresidenta, si vio que lo que necesitamos son psicólogos

Vicepresidenta, si vio que lo que necesitamos son psicólogos

La mano de la vicepresidente en la Misión de Sabios

La mano de la vicepresidente en la Misión de Sabios

Nota Ciudadana
El fantasma que ronda al Centro Democrático

El fantasma que ronda al Centro Democrático