María Isabel Rueda, la refrita

Rueda afirma que ya está bueno de tener a Petro como ganador de las encuestas, que no lo soporta más. Que cómo ha llegado al 54% de la intención de voto...

Por: Carlos Tamara
abril 26, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
María Isabel Rueda, la refrita

María Isabel Rueda, pretende impedir que lleguemos al Mundial. ¿Por qué reincide? Es increíble la forma cómo la mayoría de columnistas de El Tiempo han sucumbido uno tras otros a tomar el partido de Todos contra Petro. No se sabe si eso es producido por la censura o por la autocensura.

Incluso Yamid Amat, otrora un entrevistador relativamente imparcial realiza regodeos, todo un ritual retórico, en sus preguntas para lograr que desconceptualicen a Petro. Por ahora concentrémonos en María Isabel. Parece que todos conocen muy bien al dueño del periódico.

María Isabel se me está pareciendo a esas matronas que se ganan la vida al borde de los caminos de Colombia que en un caldero inmenso repleto, fritan durante todo el día, incluso de noche, toda clase de productos: buñuelos, caramañolas, empanadas, papas chorriadas, bofe, hígado, arepas de huevo, kibbes, tripa de cerdo, chicharrones, albóndigas, ajos, cebollas, etc., etc., con una sola bachada de aceite, margarina o manteca de cerdo, vaya a saberse, pudiendo ser de la que quedó del día anterior.

Es posible que ellas hagan eso por necesidad, no es el caso de María Isabel. Ella podría estar posando ya casi como la reina del refrito. Es tan osada su pretensión que tiende a igualarse en el partidor automático con Néstor Humberto Martínez. Es posible que no lo haya advertido, por eso la conminamos aquí.

Simultáneo a la campaña electoral, cualquiera puede darse cuenta, viene realizándose una contienda entre columnistas de El Tiempo por quién agrede más y quién es capaz, según María Isabel, de mermarle teflón a Petro. Debería hacerse una encuesta que averigüe quién es más notorio.

Tomaré la columna del domingo pasado como un dechado de refritos de María Isabel. Es suficiente con la simple mención. Afirma Rueda en su palangana de bofe intitulada: Petro gana en las encuestas.

1-Ya Petro sabía a qué se atenía cuando aceptó entre sus filas a Piedad Córdoba.

2-La identificaban como Teodora Bolívar desde las épocas de:

3-Los cotejos de las computadoras incautadas en las operaciones “Sodoma”, “Alfonso” Cano”, y en la “Odiseo”. ¿Dónde aparece toda esa información? No lo dice.

4-Las coincidencias con los computadores de “Raúl Reyes”, cuyo contenido fue declarado ilegal por la Corte; se ve obligada a reconocer la misma María Isabel.

Cabe preguntarse, ¿sabría de todas esas operaciones e incautaciones Gustavo Petro tan al dedillo contra Piedad Córdoba? En lo anterior las comillas no son nuestras.

Y de todo esto sonsaca con artes del birlibirloque: “en ellos estaba claritico que Piedad Córdoba había sido rebautizada por “Reyes” como Teodora Bolívar. Y, obvio, Petro lo sabía”.

Si es tan claritico, cómo es que todavía no está en la cárcel y, sobre todo, mediando un Gobierno de tan clara tendencia como el actual. Acotamos, sin embargo, por lo menos una de tales pruebas para ese bautismo es ilegal según la Corte Suprema de Justicia.

Y ateniéndonos al refrito que queremos demostrar, desde cuándo no se sabe y cuántas veces no ha aparecido en prensa una y otra vez tales asuntos, cada que Piedad da muestras de querer rehabilitar su carrera política. Y después suelta María Isabel esta andanada retórica (intenta hacerse la creativa literariamente):

“Teodora Bolívar” y Piedad Córdoba llegan al tiempo, el 16 de septiembre de 2007, a la poco habitual hora de las 4 de la madrugada, a Caracas. Las dos, Teodora y Piedad, vuelven a encontrarse el 27 de octubre, a la misma hora, en Venezuela. Teodora y Piedad coinciden juntas el 30 de octubre siguiente con “Simón Trinidad”, en Washington. Y el 4 de noviembre, Teodora y Piedad cancelan un viaje a España que tenían programado, ambas invitadas al mismo foro humanitario, porque dizque las llamaban a las dos sus deberes humanitarios con Venezuela”

Obsérvese que con cada repetición uno puede pensar que mete una y otra vez el cucharón ¿de palo? para entresacar el frito y ponerlo en una bandeja a enfriar y que le chorreé la manteca. Mientras tanto queda “clarito” que María Isabel nunca ha llegado a su casa a la nada habitual hora de las 4 de la mañana. ¡Nunca una canita al aire! ¡Cuánta desgracia! ¡Qué aburrición! ¿Le ganará en esas artes María Fernanda?

Y de todo eso, estimamos, Petro debió estar sabido antes de darle entrada a la bancada que terminó siendo mayoritaria en las elecciones pasadas. Será esto, de paso, lo que le arde. ¿Ese pringo de manteca hirviente habrá rozado la piel aterciopelada de María Isabel?
Aquí parece que Petro se benefició y no lo contrario de Teodora, alias, Piedad Córdoba; decimos así porque María Isabel acepta que fue rebautizada. De casualidad, en esa partida de bautismo, ¿aparecerá como padrino Gustavo Petro?

Y entonces María Isabel incurre en más refritos. Dice que supuestamente Piedad Córdoba malinterpreta una misión, ante las FARC de entonces, ordenada por Álvaro Uribe. Semejante angelito. Da tanta lástima que solo falta que María Isabel lo acune en su voluptuoso seno de Abraham. Los senos de las fritangueras son voluptuosos porque ellas son madres que han amamantado.

Claro que de todo eso era sabido por Petro. Que Piedad Córdoba, es que digo, Teodora, había sido calificada como monstruo por Ingrid Betancourt. Y de allí en adelante María Isabel con sapiencia de periodista y manejadora de urdimbres de opinión pública empieza una cantaleta sobre el teflón de Petro que ya casi la aburre.

Intenta armar que ya está bueno de tener a Petro como ganador de las encuestas, que ya no lo soporta más. Por favor, qué es eso de que haya llegado supuestamente el 54% de la intención de voto y el segundo apenas alcance el 24,7%. Que ojalá se caigan sus crecientes audiencias antes de la primera vuelta. Con esta última parte cabe pensar que María Isabel cocina con dos pailas y por eso los ingresos podrían ser de una campeona del refrito, es lo que quiero decir.

En una refrita a Teodora y a Piedad Córdoba. En la otra, su cantilena sobre el fenómeno electoral Petro. Menos mal que el teflón es resistente a las altas temperaturas de cocción por su composición de grandes masas… moleculares. Claro, María Isabel no dice que Petro viene trabajando su perfil político desde hace mucho. Que ya obtuvo 5 millones de votos. Que es jefe de bancada mayoritaria. Recién ahora está recogiendo sus frutos y, si se le dan las cosas, todavía da para mucho más. Intenta con sus uñas arañar a Petro, o con el palote con que zangolotea la fritanga.

Cabe preguntarse entonces, cuántas veces más tendrá María Isabel Rueda que referirse a Petro como el sabihondo de la vida de Teodora y de Piedad Córdoba juntas.

Recuerdo que, en Mil Mesetas, Gilles Deleuze y Félix Guattari peroran sobre los diversos devenires, considerándolos como la forma múltiple en que se expresan los seres, incluso corporeizándose, deviniendo cual ratas, incluso encarnándose y llevando sobre sí las viejas casas donde uno ha crecido…

Acá María Isabel deviene fritanguera, lo cual sería un lujo, diríase, pues esas mujeres contra todos los devenires no tienen sino ése.

La verdad no podría ser implacable contra María Isabel. Lo único que nunca le perdonaría es que insistiera en parecerse en sus refritos a Néstor Humberto. Por favor María Isabel conduélete de nosotros, simples mortales. Te lo suplico, nunca refrites en la misma olla que Néstor Humberto. ¡No lo hagas! Nunca te refieras a Odebrecht. Nunca refrites eso. Mira que Luis Carlos es el dueño de El Tiempo. ¡No lo hagas!

No creo que por el hecho de Petro haberle solicitado a Teodora, es que digo alias Piedad Córdoba dar un paso al lado, los votantes de esta dejarán de acompañarlo. María Isabel taca burro por punta y punta.

-.
0
2000
La vida de lujo de la hija mayor de Hugo Chavez: una princesa en Manhatan

La vida de lujo de la hija mayor de Hugo Chavez: una princesa en Manhatan

El tío de Angélica Lozano no para de contratar con el Distrito

El tío de Angélica Lozano no para de contratar con el Distrito

El refugio mayor de Julio Gerlein: el afecto de sus nietos

El refugio mayor de Julio Gerlein: el afecto de sus nietos

La guardia negra que protege el pueblo donde nació  Francia Márquez

La guardia negra que protege el pueblo donde nació  Francia Márquez

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus