Marcus Chong: la triste historia del actor que se quedó atrapado en 'Matrix'

El intérprete no pudo desconectarse de los eventos que rodearon la película, lo que significó el fin de su carrera. Muchos fans aún se preguntan qué sucedió con él

Por: Christian Hernandez Amaya
septiembre 28, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Marcus Chong: la triste historia del actor que se quedó atrapado en 'Matrix'

En la primera entrega de Matrix el actor Marcus Chong encarnó a uno de los pocos humanos no cultivados por las maquinas: Tank, uno de los tripulantes de la nave que salvó a Neo (Keanu Reeves). A pesar de ser secundario, muchos lo recuerdan por la excelente actuación de Chong, que le dio a su personaje un carácter expresivo y alegre que contrastaba con lo gris del resto del reparto.

El desenlace de la película, rodada en 1998, terminó por darle realce a Tank, al ser quien acabó con la amenaza de un tripulante traidor (Cypher). Ahora bien, al participar en una película exitosa con un personaje de alta recordación, todo parecía dado para que Marcus Chong ingresara a las grandes ligas.

Sin embargo, la sorpresa para los seguidores de Matrix llegó en 2002 con la noticia de la ausencia de Tank en las secuelas. Se filtraron rumores de que su salida se debía a que hubo un desacuerdo de salarios y que adicional a eso el actor había protagonizado algunos eventos bochornosos durante su participación en la primer película.

Durante la producción de las secuelas algunos fans exigieron el regreso de Tank porque, además de la simpatía de su personaje, los reclamos del actor sobre el abuso de poder de los estudios, los malos sueldos y las prácticas antisindicales se hicieron públicos y parecían justos.

Mientras la segunda película estaba en cartelera, Marcus Chong saltó nuevamente a los titulares al demandar a Warner Brothers y a sus antiguos jefes por difamación y por retenerle regalías que le correspondían. A la par que el actor denunciaba un rompimiento de un contrato que le aseguraba participar en las secuelas, el estudio declaró que se le había hecho una oferta de 400.000 dólares por dos películas adicionales que el actor rechazó.

Con el tiempo Chong entró en el infame listado de actores que habían torpedeado sus propias carreras: según la versión más difundida, Tank había sido demasiado ambicioso y había exigido un millón de dólares por participar en las secuelas, además de ser una persona muy complicada para trabajar.

Pasó el tiempo y Matrix dejó de estar de moda. Parecía que nunca se iba a saber a ciencia cierta qué había sucedido con el polémico actor que después del 2000 parecía vetado de los estudios de Hollywood: fueron pocas sus apariciones y en producciones de muy poco reconocimiento.

Sorpresivamente, en 2015 Chong rompió su silencio y dio una entrevista para aclarar lo sucedido. Durante ella [1] el actor se enfrascó en un extraño monologo sobre eventos que habían sucedido en 2000: a pesar de su tono jocoso, la versión que dio lo dejó como una persona irascible e irracional, lo que explicaba por qué las negociaciones de las secuelas culminaron con el breve arresto del actor en ese año, detalles que muchos no conocían.

No contento con esa mala jugada, Marcus Chong continuó su campaña para “denunciar los abusos de Hollywood”, que dejó claro que los rumores sobre su salida de la trilogía se habían quedado cortos: no solo había sido su mal comportamiento durante su participación en Matrix, sino que la amargura por lo que creía haber sufrido también era la causa de su desaparición de las pantallas. Dos décadas después, no había podido superar esos eventos.

En 2017 sus pocos seguidores en Twitter se encontraron con afirmaciones dignas de un teórico de la conspiración: “Esperando para denunciar a Warner Brothers, Wachoskis y Keanu ante el FBI y la CIA”. Las denuncias del actor se volvieron inverosímiles, incluyendo una en contra de Keanu Reeves por supuestamente robarle el sueldo a él y a departamentos enteros de empleados que participaron en la producción de la trilogía.

En 2018 Chong publicó un “documental” [2],  que difícilmente merece ese nombre: es un simple video mal hecho con el ahora descontinuado Movie Maker. Según el actor, es: “El primer documental en exponer el lado oscuro de Hollywood. Es evidencia revolucionaria en contra de las más ponderosas elites”. En realidad el video es una mezcla de autobiografía muy mal contada, grabaciones sin contexto y quejas sobre la grabación de Matrix que derivan en lo ridículo.

Para completar el espectáculo de su propia desgracia, Chong publicó el libro Kill Off en 2019, donde declara “Mi experiencia en Matrix con los eventos que ocurrieron pueden ser el ejemplo más extremo, tal vez en toda la historia de Hollywood, de acabar y destruir la vida de un actor, su carrera y su reputación”. En el texto describe su participación en Matrix de una forma paranoica y lastimera, donde insinúa ser la única víctima de una conspiración internacional (con una trama que resulta bastante absurda).

El patetismo de la situación del actor no permite saber si fue mejor o peor para él que el público ignorase completamente sus publicaciones. Lo que queda claro es que lo mejor que pudo haber hecho fue pasar la página aceptando sus errores y seguir adelante, pero el actor se quedó atrapado en Matrix.

[1] The Matrix Actor Marcus Chong Finally Breaks His Silence

[2] The Marcus Chong Story#MatrixGate what really happened to Tank the Operator in the original Matrix

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
206400

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus