¿Malos alcaldes, pero buen presidente?

"¿Por qué a Duque se le perdona todo, pero a estos mandatarios que sacan medidas para proteger a la gente les salen al paso los gremios y los periodistas?"

Por: Manuel Enrique Estevez Moscoso
febrero 05, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Malos alcaldes, pero buen presidente?

¿Por qué será que los alcaldes de Bogotá, Medellín, Cali y Cartagena son tan perseguidos y criticados por la prensa?, ¿por qué les crean un mal ambiente ante la población que los eligió y donde tienen gran aceptación? ¿Será qué hay una persecución sistemática por lo que no son afectos al gran presidente que tenemos? ¿Por qué a él se le perdona todo por la pandemia y hasta sus abusos de poder son bien vistos, pero a estos alcaldes que sacan medidas para proteger a la gente les salen al paso los gremios (que por norma general son gobiernistas inmediatamente) y los periodistas inmediatamente les hacen la resonancia?

Ya cumplen un año Claudia López, Daniel Quintero, William Dau y Jorge Iván Ospina. Para quienes pretenden dominar la opinión pública, sus gestiones han sido un fracaso y, además, con la ayuda de la prensa quieren cambiar la opinión de los ciudadanos que los eligieron. Los esfuerzos de estos “malos alcaldes” no le sirven al gobierno nacional, ni a su séquito de aduladores. Ellos creen que lo de la pandemia que sí les tocó iniciando la gestión y que ha alterado todos los planes de todos es cosa fácil.

Es muy diferente lo del gobierno del presidente Duque, que antes de este desastre mundial tenía una opaca opinión favorable (que rondaba en un 22%) y a punta de periódico (como los aguacates verdes de Petro) ha logrado subir ayudado por su Aló Presidente, al que (para no parecerse al del difunto, pero muy recordado Hugo Chávez) bautizó Prevención y acción, cuyos resultados prácticos no se ven por ninguna parte, pues las cifras que él mismo señor presidente nos da diariamente no nos dejan duda alguna.

¿Pero cómo le van a pedir a Claudia que esté de acuerdo con Duque si sus pensamientos y políticas son diametralmente opuestas al uribismo? Además, ella es una mujer de los barrios del sur de Bogotá hecha a pulso y él, un niño criado en Estados Unidos que llegó al Congreso de la mano de un nombre que lo puso allí para que cuidara los intereses de su extremista partido. ¿Ya se olvidaron de los debates donde en más de una vez ella le dio sopa, seco y postre al Dr. Uribe? Sería una incoherencia monumental que hoy fuera uribista. Así mismo, por su pensar no le sirve a los gremios que la tildan de demente y tampoco a la prensa influyente (encabezada por María Isabel Rueda y Julio Sánchez de la W, quienes en concierto con el uribismo de RCN y Semana de Vicky básicamente están siempre al acecho).

Qué decir de Daniel Quintero, alcalde de Medellín, quien se le metió al rancho al mismísimo Dr. Uribe en su ciudad del alma y, para completar, se le amarró los pantalones a los intocables de EPM y les destapó el guardado de Hidroituango. Entonces, comenzó la apretadera a este joven a quien no lo critican por su orientación sexual o su posible tormentoso pasado político (que no lo tiene), sino por la casa donde vive (que hasta la filmaron y la difundieron), el toque de queda, la prohibición de la pólvora en la traqueta alborada... que apagó las luces navideñas, que la pandemia, que la eliminación del Nacional y del Medellín del campeonato de fútbol, etcétera.

Y el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, no se queda atrás. Dicen que es un loco despilfarrador, que el colmo la Feria de Cali Virtual, que eso no era así sino asá, que tiene pareja o que no la tiene, y se les olvida que él es un médico y sabe más de pandemias que el señor presidente.

Pero el que más lleva del bulto es el alcalde de Cartagena William Dau, a ese sí que lo tienen jodido, que es inexperto, que nombró a una señora con un sueldo que no se merecía, que no ha tumbado el edificio Acuarela, que ha manejado mal la pandemia, etcétera. Ya se les olvidó que Cartagena es ingobernable, pues en los anteriores seis años ha tenido once alcaldes y quieren que este abogado en un año tan atípico haga milagros.

Como conclusión, tenemos que en todas las ciudades mencionadas se adelantan procesos de revocatoria para sus burgomaestres con la ventaja a favor de que cualquiera de ellos tiene una opinión pública más favorable que la del señor presidente. Ellos y todos sus menos criticados colegas han tenido que abandonar de tajo sus programas de gobierno propuesto y solo los podrán implementar en dentro de no sabemos cuánto tiempo, pues la emergencia está peor que al comienzo y no le vemos un pronto fin.

Qué bueno que algún día los cuatro alcaldes pudieran armonizar en el programa diario de las seis. Por lo menos ese día se subiría el rating, dando además una señal de unidad entre el presidente y los alcaldes de cuatro de las principales ciudades del descuadrado país. Mientras tanto, a unos y a otros nos toca la ley del aguante.

-.
0
1700
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El gobierno colombiano no ha protegido a los líderes sociales: Informe HRW

El gobierno colombiano no ha protegido a los líderes sociales: Informe HRW

Nota Ciudadana
Daniel Quintero y Alfredo Ramos empiezan a medir sus fuerzas en Medellín

Daniel Quintero y Alfredo Ramos empiezan a medir sus fuerzas en Medellín

Nota Ciudadana
Quintero y el uribismo, ¿una relación distante o cercana?

Quintero y el uribismo, ¿una relación distante o cercana?

Ángela Garzón se puso la camiseta de la Alcaldía de Medellín

Ángela Garzón se puso la camiseta de la Alcaldía de Medellín