Macías, el lambón mayor

Desde la posesión del presidente Duque con su discurso incendiario, el saliente presidente del Senado demostró que su único jefe es Álvaro Uribe

Por: Luisa Gúzman
julio 19, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Macías, el lambón mayor

Macías puede ser un hombre sin atributos pero como buen uribista es un hombre de palabra. Horas antes de abandonar la presidencia del Senado, dejó para la posteridad una placa en honor de su mentor, el hombre que fue capaz de convertir su mediocridad, su vida gris en Neiva, en una rutina de estrella de la política colombiana. Por eso, como si se tratara de un prócer, Álvaro Uribe ya tiene su placa en el Congreso.

Esta semana nos dimos cuenta que Uribe lo que más valora de sus subalternos es la fidelidad, a Ángela Garzón le hará pagar caro la osadía de burlarse de él. Y es probable que deje ser la ficha del Centro Democrático para la Alcaldía de Bogotá. En cambio, con este gesto Macias se asegurará, por qué no, una probable candidatura a la Presidencia en el 2022.

Macías tiene dos virtudes que seducen al elector colombiano: su discurso de odio, de guerra, de aniquilación total a la diferencia y su obediencia inquebrantable a su único jefe, ese que él ve con la solemnidad que un alumno de Derecho puede ver a Francisco de Paula Santander, su único mentor, su dios, Álvaro Uribe Vélez.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
3610

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Macías, apague el micrófono y lárguese

Macías, apague el micrófono y lárguese

Nota Ciudadana
El mal jugador

El mal jugador