Lucumí, el mejor soldado de Colombia en la semifinal del Desafío de Caracol

El estado físico al que se hizo combatiendo al Bloque Oriental de las Farc, lo tiene compitiendo entre las estrellas que rodean a Catalina Aristizabal

Por:
Septiembre 10, 2018
Lucumí, el mejor soldado de Colombia en la semifinal del Desafío de Caracol

En el 2003, primer año de la seguridad democrática, hubo mas de 300 combates del ejército con las Farc. Recién había terminado la zona de distención de San Vicente del Caguan. Las Farc se habían hecho muy fuertes. Controlaban hasta los alrededores de la capital. En los llanos se movía el bloque Oriental, creado por Manuel Marulanda Vélez y que se convirtió en 36 frentes que hicieron del Yarí una zona inexpugnable para el ejército. La ofensiva del ejército ordenada por Uribe desde el mismo día que se posesionó, el 7 de agosto del 2002, lo sintió la guerrilla. Sobre ellos se creó un cerco. Sobre todo en los llanos donde la guerra fue más cruenta. Desde el 2003 el soldado profesional Wismar Wbeima Lucumí Plata fue uno de los guerreros más destacados.

Venía de un territorio agreste: Cimitarra Santander, un lugar en donde la guerrilla se había afincado desde hacía décadas creando una de las primeras Zonas de Reserva Campesina del país. Allí, a sus 20 años, entró como voluntario. Le hacía daño el clima húmedo, ardiente, de ese lugar al lado del Río Magdalena. Había nacido en Bogotá pero buena parte de su vida había transcurrido en Puerto Tejada de donde era su familia paterna. Del 99 al 2003 se convirtió en soldado profesional.

Su familia vivía con el credo en la boca. Los combates arreciaban. La guerra era total. Lucumí estaba hecho de acero. Cuatro años duró en el Batallón de Contraguerrillas No 30. Era un portento no solo de precisión sino de fortaleza físico. Era alto, macizo y a sus habilidades naturales se sumaba un gran espíritu de lucha y resistencia física. Fue cuestión de tiempo para que lo llamaran al Batallón de Comandos, la fuerza élite más despiadada para enfrentarse a grupos armados. Lucumí estuvo nueve años. Toda su labor se vio recompensada con una distinción: en el 2016 fue galardonado como el mejor soldado de Colombia.

Era tan bueno que lo postularon para que participara en las olimpiadas Fuerza Comando de Colombia. Fueron 15 pruebas donde participaban los mejores tiradores y los mejores hombrs de asalto urbano, tiro de campo, tiro nocturno, asecho, blancos en movimiento y oportunidad, tareas críticas y de precisión, además participan en marchas de 20 kilómetros, natación, trote y polígono de 800 metros. Cada prueba tiene puntuación y Lucumí sacó las mejores durante dos años.  Así ganó premios internacionales como el Force Skills Competition en la provincia del Sinaí. Ganó competencias en Guatemala y Perú.

Ahora es uno de los semifinalistas del Desafío de Caracol que llegó a sus 15 años. Hace parte del equipo de los Cachacos y aunque no es el más pinta de todos los concursantes, su valentía le ha dado para empezar a destacarse en el programa más visto de la televisión colombiana. A sus 42 años ya no siente temor porque una pipeta de gas o un balazo ciegue su vida. Él lo que pretende es llegar a la final, no sólo para demostrar que sigue siendo el mejor soldado de Colombia sino para dejar en alto al Ejército, la institución que lo hizo grande.

Publicado originalmente el 1ro de junio de 2018

Publicidad
0
59232
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Osmin: El insoportable cubano entrenador en el Desafío

Osmin: El insoportable cubano entrenador en el Desafío

¡RCN: No olvidarás mi nombre …no olvidarás el rating!

¡RCN: No olvidarás mi nombre …no olvidarás el rating!

El triunfo de la fuerza bruta en los canales privados

El triunfo de la fuerza bruta en los canales privados

La felicidad de Margarita Rosa en Marruecos

La felicidad de Margarita Rosa en Marruecos