Los usurpadores de puntos salariales o la triste realidad de las universidades públicas

"Estas exigen resultados, pero sus propias oficinas se constituyen en talanqueras para el proceso creativo e investigativo de sus docentes"

Por: WINSTON MORALES CHAVARRO
marzo 23, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Los usurpadores de puntos salariales o la triste realidad de las universidades públicas
Foto: Pixabay

Con la producción académica de los docentes universitarios del país sucede lo mismo que con aquellos dueños de tierras que han sido obligados a dejar atrás el esfuerzo de toda una vida por culpa de los usurpadores de extrema derecha o los paramilitares. La producción académica son las tierras, los narradores, poetas y artistas los usurpados o desplazados.

Las universidades públicas, a través de sus oficinas de coordinación académica, deberían celebrar con beneplácito cada vez que un profesor de planta, sea de la facultad que sea, se atreve a crear, escribir, investigar, innovar o producir. Pero no, las coordinaciones académicas se esmeran en convertirse en talanqueras, en mecanismos soterrados de privatización paulatina (como si el dinero fuera de ellos o saliera de su propio bolsillo) para negar lo que ellos estiman que carece de connotación científica o relevancia académica.

Hace años un coordinador académico se atrevió a afirmar que un docente universitario "no puede escalafonar con cualquier cosa", como si una novela (merecedora de un premio nacional de narrativa) o un libro de poesía fueran "cualquier cosa", o tuvieran cero relevancia frente al conocimiento científico o la investigación dura y exacta.

Se sabe, desde hace muchos años, que la creación artística y literaria, consideradas desde la antigüedad Bellas Artes, no son significativas en el mundo racional, académico universitario y globalizado.

¿Para qué la poesía? ¿Para qué la dramaturgia, el cuento o la novela? ¿Para qué la música o la composición musical? ¿Para qué la filosofía o la crítica literaria? ¿Son rentables las humanidades? ¿Generan dividendos las artes? Esas son algunas de las preguntas que rondan en la cabeza de algunas «luminarias» de la academia, que igual a lo sucedido en la inquisición anulan la diferencia, niegan la polifonía de los saberes, cercenan con su tabla periódica la sensibilidad de las expresiones artísticas y creativas.

Colciencias (Minciencias), tardíamente, ha incluido en su plataforma la opción de registrar como productos de investigación y creación a las empresas creativas y culturales, los eventos artísticos, los talleres de creación, y en la producción bibliográfica a los libros de creación y a las columnas de opinión.

¿Son conscientes las oficinas de coordinación académica de estas categorías avaladas tardíamente por Colciencias? ¿Conocen los coordinadores académicos las polifonías de los saberes y de la diversidad del conocimiento o insisten en el pensamiento binario y mezquino, avalando y aplaudiendo únicamente aquellos libros derivados de propuestas investigativas y desconociendo con soberbia libros de filosofía, creación literaria y poética?

¿Qué pretenden los integrantes de los comités de coordinación académica minimizando la relevancia de las artes, las letras y las humanidades? ¿Será que la mayoría de ellos se ha afiliado a un pensamiento racional, positivista y binario, y es incapaz de reconocer una perspectiva seminal, espiritual y humanística?

Los coordinadores académicos, "en pequeña y desafortunada escala", son fichas momentáneas aspirando a la toma de decisiones ministeriales de manera inconsulta, pequeños burócratas académicos soñando con el cambio de decretos sin la validación de un acuerdo presidencial.

¿De qué hablamos cuando hablamos de acreditación y de autoevaluación? Las universidades públicas exigen resultados, pero sus propias oficinas se constituyen en talanqueras para el proceso creativo e investigativo de sus docentes.

En Colombia, definitivamente, ser pilo no paga.

-.
0
500
El paisa Federico Gutiérrez no pasó la prueba en el sur de Bogotá

El paisa Federico Gutiérrez no pasó la prueba en el sur de Bogotá

Colombia: el país más desigual de la OCDE

Colombia: el país más desigual de la OCDE

1.680 casos nuevos y 26 fallecimientos más por Covid en Colombia

1.680 casos nuevos y 26 fallecimientos más por Covid en Colombia

El misterioso Álvaro Pulido, la cabeza que más vale para EE. UU.

El misterioso Álvaro Pulido, la cabeza que más vale para EE. UU.

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus